Una Hipótesis que Persiste, Faraones en América

37

Rastros de nicotina y cocaína en momias egipcias. Estamos en 1992, en el Museo Egipcio de Munich. Svetla Balabanova, toxicóloga y científica forense, examina la momia de Henoubtaoui, una sacerdotisa de la dinastía 21 (1085-950 a.C.).

Con asombro, observó que el examen reveló rastros de nicotina y cocaína. Sin embargo, estas dos sustancias sólo serán conocidas en el Viejo Mundo después de la expedición de Cristóbal Colón, ¡más de 2500 años después!.

Su presencia en una momia egipcia es por lo tanto totalmente imposible. Para estar segura, repitió una serie de pruebas que, en contra de todas las expectativas, confirmaron la primera: se trataba de nicotina y cocaína.

Convencida de que se trata de un error de manipulación, Svetla Balabanova envía muestras a otros laboratorios. Los nuevos análisis corroboran los suyos. Esta vez, la duda ya no está permitida: la momia de Henoubtaoui contiene rastros de dos sustancias que sólo aparecerán en Egipto veinticinco siglos después, por lo menos.

Para compartir su sorprendente descubrimiento, Svetla Balabanova publicó un artículo que relanzó inmediatamente la controversia. La reacción no tardó en llegar. Recibe muchas cartas amenazantes, incluso insultos. Se le acusa de falsificar las pruebas.

Para los arqueólogos e historiadores, viajar a América antes de Cristóbal Colón es una imposibilidad total. Nuevas pruebas confirman la presencia de nicotina y cocaína Svetla Balabanova entonces considera otra posibilidad. Tal vez la momia ha sido contaminada externamente.

La toxicóloga es cautelosa y realiza un nuevo tipo de examen. Trabajaba para la policía como médico forense. Se utiliza un método infalible para determinar si una persona fallecida realmente ha tomado drogas.

Todo lo que tienes que hacer es analizar el ganglio capilar. Esto último realiza un seguimiento de las moléculas correspondientes durante meses, o de forma indefinida en caso de fallecimiento. Este proceso, que ya ha llevado a la confusión de los delincuentes, es reconocido por los tribunales.

Una vez más, el increíble resultado es obvio: la parte capilar de Henoubtaoui contiene nicotina y cocaína. Por lo tanto, la hipótesis de contaminación externa no es válida.

¿De dónde sacaron los egipcios el tabaco?

Tabaco egipcio, ¿para qué uso?. Svetla Balabanova continúa su investigación y hace una observación sorprendente: la cantidad de nicotina detectada en el ganglio capilar demuestra un consumo enorme, que, normalmente, debería haber causado la muerte del consumidor.

A menos que ese consumidor ya esté muerto. Luego hizo otra hipótesis: el tabaco era parte del proceso de momificación. Esto siempre fue mantenido en secreto por los sacerdotes, y los detalles de esta operación, y especialmente las sustancias que se utilizaban, son todavía desconocidos hoy en día.

Pero este descubrimiento habla a favor del uso del tabaco en Egipto mucho antes de Cristo. ¿De dónde sacaron los egipcios el tabaco?. Se sabe que los egipcios consumen drogas como mandrágora, cáñamo, opio y hachís, principalmente por sus propiedades medicinales.

En la antigüedad, es muy posible que existiera una planta, cercana al tabaco, que causara los mismos efectos y que desapareciera por el consumo excesivo. Es probable que este tabaco provenga de otra parte. Pero, ¿de dónde?.

Esta planta es nativa de Sudamérica. Pero también hay variedades en Oceanía y Polinesia. ¿Fue este tabaco el que llegó a Egipto, después de seguir las rutas comerciales del Lejano Oriente, India, Persia y Mesopotamia?. Esto implicaría que ya existían vínculos comerciales con estas tierras lejanas en ese momento.

Esta hipótesis se ve corroborada por el hecho de que los hilos de seda se encontraron en una momia egipcia en Louqsor. Sin embargo, esta seda sólo podía venir de China. ¿Qué hay de la cocaína?. Si el rompecabezas del tabaco se puede responder con la hipótesis de una planta que falta o de una importación de Oriente, estas dos explicaciones no se pueden aplicar a la cocaína.

Hay plantas en África que son similares a la coca, pero ninguna de ellas contiene drogas. Para los botánicos, la presencia de una planta similar a la coca americana en África en la antigüedad es una herejía. Entonces, ¿había entonces alguna relación entre el Mediterráneo y las Américas?. Se han descubierto jarras de una galera romana en la costa de Brasil.

¿Coincidencias?

Los sitios amerindios, especialmente las tumbas, revelaron algunas coincidencias sorprendentes. Así, en La Venta y San Lorenzo, las dos principales ciudades olmecas, datadas respectivamente en los siglos IX y XII a.C., tienen cabezas gigantes con rasgos claramente negroides.

Entonces, ¿conocían los africanos a América en ese momento?. A ambos lados del Atlántico, era costumbre colocar figuras en los sarcófagos. Los Ushebti egipcios (pequeñas estatuas) debían hacer las tareas de los muertos.

Por otra parte, no sabemos la función de las figurillas nativas americanas. Otra coincidencia: los fenicios, como los amerindios, deslizaban monedas o bolas de jade para que el difunto pudiera pagar su pasaje al reino de los muertos.

Las tres razas representadas en un florero… En Campeche, en el país maya, un florero extraído de una tumba tiene tres categorías de personajes. Algunos tienen piel de cobre, otros tienen piel blanca, otros tienen piel negra. ¿Cómo podrían los amerindios imaginar estos tres colores de piel sin haber conocido a hombres con estas características?.

En varias civilizaciones amerindias, las estatuillas representan personajes barbudos. ¿Cómo podría un pueblo cuya gente prácticamente no tiene barba imaginar esta característica?. También podemos mencionar los reposacabezas, comunes a algunos pueblos mediterráneos y mexicanos. Los cráneos alargados de los fenicios……

Algunos elementos se refieren más claramente a los fenicios. Así, estas personas utilizaron, por razones presumiblemente religiosas, rodear las cabezas de los recién nacidos con el fin de causar un alargamiento del cráneo.

Esta práctica también se ha observado entre los mayas. El primer nombre Isah-Bel, o Ishe-Bel, de origen fenicio, tiene su reflejo en el país maya: Ixshe-Bel. En ambos idiomas, Isah, Ishe o Ixshe significa mujer. Del mismo modo, las palabras Bel o Bal significan “maestro”, “señor”.

Los africanos en América…… Sin relación con los fenicios ya que más tarde, tampoco debemos olvidar la leyenda de Musa. En Malí, este sultán del siglo VII habría enviado un centenar de barcos para explorar las “islas más allá del gran mar occidental”.

El misterio planteado por el dios Quetzalcóatl.

No hay constancia escrita de esta leyenda, transmitida sólo por tradición oral, como todas las leyendas africanas. Esto no significa que no tenga base histórica. Según se informa, sólo un barco regresó, lo que confirma la existencia de tierras lejanas.

Curiosamente, los españoles parecen haber conocido a hombres de piel negra cuando llegaron a Venezuela.

Además de estas sorprendentes coincidencias, algunas de las cuales no necesariamente pueden ser explicadas por los contactos entre civilizaciones, queda el misterio planteado por el dios Quetzalcoatl.

La “Serpiente emplumada”, el “Dios de la aurora y del cielo”, existe bajo diferentes nombres en todas las mitologías amerindias: Kukulkan en Venezuela, Bohica en Colombia, Viracocha en Perú, entre los Incas. Siempre se le describe como “un dios barbudo de piel blanca del este”.

Es poco probable que los barcos egipcios intentaran cruzar el Atlántico. Los egipcios, acostumbrados al Nilo y al cabotaje, no estaban bien preparados para la navegación en alta mar. Por otro lado, otro pueblo pudo lograr la hazaña: los fenicios.

El periodista alemán Gerhard Herm se especializó en el estudio de este pueblo, formado, alrededor del siglo XIII a.C., a partir de los cananeos y de esta franja de la población llamada los Pueblos del Mar.

Estos navegadores perdidos no son muy conocidos. Se cree que se originaron en el Mar Egeo, pero algunos historiadores creen que procedían del Norte, lo que está confirmado por un texto de la época de Ramsés III.

Así que podrían ser los antepasados de los vikingos. Una cosa es cierta: estas personas sabían navegar y no tenían miedo de enfrentarse a alta mar. Los fenicios se aseguraron así la clientela de todos los grandes personajes del mundo de la época.

Sus clientes eran solventes y la mercancía no ocupaba un lugar importante. Como resultado, se podía transportar una cantidad significativa, cuyo valor aumentaba cuanto mayor era la distancia recorrida.

En el 146 a.C., los romanos destruyeron Cartago. Con ella desaparecieron los fenicios. Dos siglos más tarde, comenzó la era cristiana. Muy rápidamente, los cristianos impusieron su errónea visión del mundo: la Tierra era plana, bordeada por océanos que terminaban en un pozo sin fondo y custodiada por monstruos aterradores.

Todas las ideas opuestas se oponen sin piedad. Las hipótesis de la Antigüedad están desapareciendo, y el mundo está experimentando un declive tecnológico de varios siglos.

Dejenos su Comentario