Eleonore Zugun un caso de Fenómeno de Psicoquinesis Espontánea

203
Eleonore Zugun un caso de Fenómeno de Psicoquinesis Espontánea #7777

En 1926, Elenore Zugun, una niña rumana de 13 años que creía que estaba poseída por el diablo, fue llevada a Londres por una condesa vienesa. Durante las pocas semanas de su estancia, Harry Price, el famoso investigador de lo paranormal, y sus colaboradores pudieron observar los fenómenos más impresionantes.

Eleonore nació en Talpa, Rumania, el 24 de mayo de 1913. En febrero de 1925, a la edad de doce años, la niña dejó la casa de sus padres, ambos campesinos, y se mudó a vivir con sus abuelos que vivían en Buhai.

En el camino, descubrió algunas monedas a un lado de la carretera y, naturalmente, las recogió. Luego, cuando llegó a Buhai, compró tantos dulces como su dinero le permitía y se los comió todos sin excepción.

Una vez que llegó a la aldea, Eleonore le contó a su prima sobre su feliz hallazgo, pero su abuela escuchó su conversación e inmediatamente gritó horrorizada que el Dracu había dejado caer este dinero en el camino para tentarla, y que ella nunca podría escapar de él.

Unos días más tarde, pareciendo que tenía razón, una lluvia de piedras cayó sobre la pequeña casa, rompiendo varias ventanas. Poco después, una gran piedra, un trozo de porcelana y medio ladrillo hicieron volar algunas de las ventanas restantes, deteniéndose inexplicablemente a los pies de Eleonore.

Después de eso, un anillo de hierro, que normalmente estaba pegado a la estufa, se desenrolló hacia ella, seguido por una pequeña taza que se alejó volando del tocador. Sus abuelos, que eran gente sencilla, pensaron que la niña había sido embrujada, o peor aún, poseída por el diablo, y decidieron devolverla inmediatamente a sus padres.

Eleonore es devuelta a casa

Eleonore Zugun un caso de Fenómeno de Psicoquinesis Espontánea # 0004

 

De vuelta a casa, Eleonore estaba en la cocina, comiendo con sus padres cuando de repente una piedra entró por la ventana y se estrelló frente a ella. La piedra estaba húmeda, redonda, similar a la del río cercano.

Sus padres, preocupados, llamaron a un sacerdote que, una vez allí, marco la piedra con una cruz y la arrojó al río. Pero, de una manera increíble, unos instantes después, la misma piedra, aún decorada con la marca del sacerdote, fue arrojada de nuevo a la casa.

Muy asustados, decidieron enviar a su hija a la casa de una vecina, pero desafortunadamente, las manifestaciones la siguieron y los aldeanos, pensando que el diablo estaba con ella, amenazaron con encerrarla en un manicomio.

Aterrorizada, Eleonore regresó rápidamente a la casa de la familia, pero acababa de pasar por la puerta principal cuando grandes patatas salieron de debajo de la cama, golpeando violentamente los hombros de su padre.

Buscando la ayuda divina

El Sr. Zugun decidió entonces llevar a su hija a un sacerdote y a la mañana siguiente, acompañado de otros catorce aldeanos, todos campesinos como él, condujo a Eleonore hasta un hombre llamado Macarescu, un sacerdote impotente de unos 80 años de edad que solía ocuparse de la parroquia de Zomostea.

Pero poco después de que la niña entrara en la habitación del sacerdote, un jarrón de hierro, que estaba sobre un soporte, se rompió en varios pedazos e inmediatamente después, un jarrón de arcilla que estaba sobre la chimenea, estalló en varias piezas de la misma manera.

Los fragmentos fueron recogidos, pero apenas fueron lanzados al patio cuando las dos ventanas interiores se rompiesen, causando que una lluvia de vidrio cayera al suelo. De una manera sorprendente, las ventanas exteriores habían permanecido intactas.

En ese momento, el viejo sacerdote, Teodorescu, el maestro y su hijo , salieron corriendo de la habitación, pero una vez fuera, mirando por la ventana, el maestro vio el gran cofre contra la pared moviéndose de un lado a otro, sin que nadie lo estuviese tocando.

La situación dejaba muchas cosas por ver

Solo, Joan Ostafi, un joven, no se había escapado de la habitación y vio cómo se movía el baúl. En ese momento, una tabla, que estaba colocada en un rincón, se abalanzo hacia él y cayó sobre sus espaldas, hiriéndolo ligeramente.

Los hombres regresaron a la sala y uno de ellos propuso una peregrinación en honor de San Juan al convento de Suczava. Pero tan pronto como se pronunció el nombre del santo, un proyectil cruzó la habitación a una velocidad alocada, y golpeando el cuadro del santo colgado en la pared, lo destruyó. La piedra había sido proyectada con tanta fuerza que estaba incrustada en la pared.

Después de este incidente, sólo el profesor tuvo el valor de quedarse en la sala. Se sentó frente a un banco en el que se colocó una lata de agua, pero de repente, esta lata comenzó a levitar, se elevó a 45 cm, describió un semicírculo y bajó hasta el otro extremo del banco sin derramar ni una sola gota de agua…

El sacerdote organizó una misa para expulsar al diablo que era dueño de Eleonora, así como la peregrinación. Desafortunadamente, la misa fue ineficaz, al igual que la peregrinación. Después de la Misa y de la peregrinación, los acontecimientos eran cada vez más frecuentes y violentos.

Nuevos examenes y oraciones

La niña fue enviada al convento de Gorovei, cerca de Talpa, y durante este período los sacerdotes celebraron misas, trataron de exorcizar a Eleonore, fue examinada por psiquiatras, sometida a varios experimentos pero nada logró calmar las increíbles manifestaciones.

Entonces la Universidad de Czemowitz investigó el caso, sin más resultados, así que después de tres semanas en el convento, Eleanor fue declarada demente y recluida en un manicomio. Pasó todos sus días allí sola, confinada en una habitación oscura. Pero el caso atrajo la atención de la prensa.

Los periódicos afirmaban que toda la historia era un fraude, otros que la chica estaba loca, y otros que todos los hechos denunciados eran auténticos.

Alguien que la quiso ayudar

Fritz Gruneweld, un famoso ingeniero berlinés que también realizó investigaciones psicológicas, siguió con interés estas controversias, así como la evolución de los acontecimientos.

Deseando arrojar luz sobre el caso, visitó todos los lugares donde se había alojado la niña, entrevistando a cientos de personas y viendo muchos fenómenos por sí mismo. Sin dejarse intimidar por la necesidad de una investigación a fondo, logró convencer a su padre de que la sacara del manicomio y se le confió a Eleanor.

La llevó de vuelta al convento de Gorovei, donde pudo observarla. Del 9 al 18 de mayo de 1925, tomó notas detalladas de los fenómenos que se publicaron después de su muerte.

La mayoría de las demostraciones consistían en objetos en movimiento, que iban desde el simple movimiento de una gran olla sobre el horno hasta la proyección, a veces violenta, de diversas cosas sobre las personas.

A veces Eleonore fue abofeteada por una fuerza invisible, se oyeron golpes en los muebles, los objetos se materializaron repentinamente y los fósforos se encendieron por sí solos.

En julio de 1925, fue a Berlín para hacer los arreglos necesarios para la niña, a quien quería dejar con la familia de algunos de sus amigos, pero de repente, mientras estaba en el vestíbulo de su apartamento, cayó muerto, sufriendo un ataque al corazón. Como vivía solo, tardaron 12 días en descubrir su cuerpo. Tenía entonces 41 años.

El retorno, enfrentamiento y una tutora

Eleonore Zugun un caso de Fenómeno de Psicoquinesis Espontánea # 0002

Después de la trágica muerte de su benefactor, Eleonore regresó a Talpa, a la casa de sus padres, donde tuvo que enfrentarse de nuevo con los aldeanos. No sabía que la condesa Zoë Wassiliko-Serecki estaba interesada en su caso, lo que la salvaría.

La condesa vivía en Viena y estaba fascinada por la investigación psíquica. Cuando visitó a la niña por primera vez, la encontró descuidada, sucia y aterradora, pero también fue testigo de fenómenos fascinantes que la convencieron de su autenticidad.

En septiembre de 1925, después de complicadas negociaciones, la Condesa logró traer a Eleonore de vuelta a Viena y la instaló en su casa. La niña, feliz por primera vez en mucho tiempo, comenzó a florecer. Aunque su estado emocional era más estable, las manifestaciones continuaron incansablemente, dejando perplejos a los científicos austriacos.

La Condesa llevó un diario de los acontecimientos, dividiendo el fenómeno en varias categorías y durante la estancia de Eleonore, enumeró 1070 incidentes. Ocasionalmente, se producian golpes en los muebles y, a veces, se escuchaban voces. Las manifestaciones más frecuentes eran los movimientos de objetos.

También sucedió que los objetos desaparecieron inexplicablemente, entre los que más apreciaba la condesa. La mayor parte de las veces nunca los volvió a ver, pero a veces algunos de ellos le fueron devueltos, rotos o dañados.

Todo esto no era nada comparado con los rastros que aparecieron en el cuerpo de Eleonora, que acusaba al diablo de atormentarla. La niña fue arrojada de la cama, abofeteada, le tiraron del cabello, le arrojaron objetos y, a veces, encontró sus zapatos llenos de agua.

Sus manos parecían constantemente picadas, como por agujas invisibles, y también era posible que las agujas reales descansaran en su carne.

Un estudio mas cientifico

Portrait of British physic researcher Harry Price as he sits in a library, surrounded by his ‘ghost’ hunting equipment, 1944. (Photo by David E. Scherman/The LIFE Picture Collection via Getty Images)

El 30 de abril de 1926, Harry Price, el creador del Laboratorio Nacional de Investigaciones Psíquicas, llegó a Viena para estudiar a Eleonore. Durante la investigación preliminar, mientras hablaba con la Condesa, la niña gritó de repente de dolor y su benefactora la ayudó a quitarse la manga izquierda de su corpiño.

En la parte carnosa de su antebrazo, había profundas marcas de dientes. Vio cómo las huellas se ponían rojas, luego blancas y finalmente se hinchaban. Estas marcas podrían haber sido obra de Eleonore, pero el investigador no había notado ninguna acción sospechosa por su parte.

Si se había mordido a sí misma, la niña tenía que hacerlo a través de su manga, por lo que buscó rastros de humedad en su corpiño, sin éxito.

Durante su estancia, Harry Price fue testigo de muchos fenómenos que le habían impresionado mucho y había podido examinar docenas de lesiones. Harry Price podría haber llenado páginas enteras sobre los fenómenos que presenció.

Teorías varias, explicaciones simples

Se presentaron varias teorías para explicar el fenómeno. Los investigadores descartaron todo tipo de enfermedades, luego la posibilidad de una entidad, y finalmente concluyeron que sus orígenes eran indudablemente psicológicos.

La explicación fue muy simple, cuando aparecieron las primeras manifestaciones del poltergeist, los aldeanos amenazaron a la niña con los peores abusos. Le habían dicho tan a menudo que el diablo vendría a atormentarla que le había aterrorizado.

Obsesionada con la idea del demonio y sus crueles castigos, su subconsciente reprodujo los estigmas de los golpes que tanto temía. En octubre de 1927 la niña tuvo sus primeras reglas y el fenómeno del poltergeist desapareció repentinamente.

Sin previo aviso ceso todo

Eleonore Zugun un caso de Fenómeno de Psicoquinesis Espontánea # 0003

A finales de 1927, el fenómeno paranormal había cesado completamente, pero la Condesa pensó que era su deber cuidar de Eleonore para que pudiera volver a una vida normal. Le permitió estudiar peluquería y después de enviarla a una escuela de formación profesional, la colocó en un salón de peluquería para su aprendizaje.

Eleonore tenía talento y le gustaba lo que hacía, pero poco después, el Sr. Klein le ofreció un lugar en Czernowister y la chica aceptó. El 30 de marzo de 1929, la Condesa llevó a Eleonore a la estación, y las dos mujeres se separaron con gran pesar. Toda su vida se mantuvieron en contacto.

Más tarde Eleonore se casó con un hombre llamado Georghiu, con quien no tubo hijos. Su esposo murió en 1960, y algún tiempo después, Eleonore regresó a Talpa para vivir con su hermano y sus sobrinos. En 1969, fue a Viena a visitar a su ex benefactora, la condesa, pero había olvidado hace mucho tiempo el idioma alemán y la conversación era difícil.

Sorprendentemente, durante esta reunión, se escucharon ligeros golpes contra una pantalla, recordando a las dos mujeres que si las cosas cambiaban, nada desaparecería realmente.