Yezidismo… Los Yezidis y su Mitologia

48
Yezidismo... Los Yezidis y su Mitologia #01111

Los Yezidi, a veces Yazidis o Edizis (se llaman a sí mismos “Dasni”), de habla kurda (Kurmanji), que viven al norte de Mosul en Irak, Alepo en Siria, Turquía, Irán, Armenia, Georgia y el sur de Rusia, han conservado una religión sincretista, llamada yezidismo, que incorpora elementos de paganismo chamánico, mazdeísmo, zoroastrismo, mitraísmo, maniqueísmo, judaísmo, nestorianismo e islam.

Según algunos, su nombre se refería al califa Yazid I (Abû Khalid Yazid ben Muawiya, muerto el 11 de noviembre de 683), que reprimió la revuelta de los partidarios de Ali y asesinó a Husayn, nieto del profeta Mahoma, en Kerbela el 10 de octubre de 680; para otros, la palabra yazidi provendría del protoiraníaco “yazatah”, que significa “ángel o ser supremo” 1.

Este grupo religioso se reunió en torno a los refugiados omeyas, y uno de ellos, el jeque Adî ibn Mustafa, un maestro sufí que murió en 1162 en Laish (los yezidi peregrinan a su tumba todos los años), fundó una orden religiosa, el Adawiya, que adoraba a los santos, entre otros, Husayn ibn Mansur al-Hallâj, un místico particularmente odiado por los chiítas, que fue torturaro en Bagdad en el 922.

Al-Hallâj, fue unánimemente condenado por los médicos por su doctrina de la deificación a través del amor divino, fue considerado por los primeros escolásticos ascaritas (Bâquillânî, Isfarânî y Juvaïni) como un maldito servidor de Iblis (Satanás) que, según los musulmanes, se condenó a sí mismo por su amor ferviente y exclusivo a la idea pura de la Deidad.

Por otra parte, otros teólogos ascaritas, Gorgâni y Qushayrî, sostuvieron que el amor santifica y canoniza a al-Hallâj y a Satanás, ambos condenados por el amor puro. El Iezidi hizo a al-Hallâj el séptimo y último de los santos apotropianos, el Heraldo del Juicio Final. Ellos nombraron a uno de sus grandes ídolos de bronce en honor al pavo real (sanjak).

La mitología y los Angeles

Yezidismo... Los Yezidis y su Mitologia #3333

Según la mitología Yezidi, Dios nació en la Perla. De su esencia emanaron sus siete compañeros, los siete ángeles, que le ayudaron a crear el mundo. A intervalos irregulares, estos ángeles aparecen en forma humana para enseñar a los hombres la verdadera religión.

La historia sagrada de los Yezidi es la de las encarnaciones de estos ángeles

Los Siete Ángeles, o los Siete Secretos, cuyo líder es Malak Tâwûs (o Melek) (el Ángel del Pavo Real) debido a los coloridos espirituales que ha recuperado, gobiernan el mundo; entre ellos, Ezi Melek, en quien se reconoce al Califa Yazid.

Para los Yezidi, el Paon-Angel se negó a adorar a Adán, pero lejos de ser castigado, fue alabado por Dios, quien le dio a cargo el mundo físico para que lo representara allí. La conexión Iblis o Shaytan-Taus es por lo tanto real, pero es un error hacer del Malak Tâwûs de los Yezidis una figura demoníaca.

Al contrario, es una figura gnóstica. Es el mundo físico el que es maligno o “oscurecido”, no su Ángel. Y como con el resto de los gnósticos, el bien y el mal existen en cada alma y depende del hombre deshacerse de las tinieblas para elegir la luz.

La doctrina Yezidi recomienda considerar a Iblis como un Arcángel caído, luego perdonado (arrepentido, extinguió el infierno con sus lágrimas), a quien Dios a dejado desamparado con el gobierno del mundo y la transmigración de las almas que conduce.

El pavo real y la inmortalidad

Yezidismo... Los Yezidis y su Mitologia #4444

En la iconografía cristiana, el pavo real representa la inmortalidad (o más bien una especie de resurrección). En el arte persa, dos pavos reales, colocados a ambos lados del Árbol de la Vida, simbolizan la dualidad psicológica del hombre, mientras que en la tradición budista, ilustra la compasión.

En la India, los pavos reales son venerados y están estrechamente asociados a la fertilidad. Su danza simboliza el despertar de la naturaleza y el acercamiento del monzón.

También es el pavo real un emblema de la dinastía solar birmana, el hijo de Agni (el dios del fuego), Kumâra (Skanda), cuya montura es un pavo real, se identifica con la energía solar (hay una representación de ella en Angkor-Vat); el pavo real de Skanda es el destructor de serpientes (es decir, los apegos del cuerpo y el tiempo).

La belleza de su plumaje se supone que se produce por la transmutación espontánea de los venenos que absorbe destruyendo serpientes; en la India, el propio Skanda transforma los venenos en una bebida de inmortalidad.

En el Bardo-thödol (Libro de los Muertos Tibetanos), el pavo real es el trono de Buda Amitabha al que corresponden el color rojo y el elemento fuego.

Una leyenda sufí, probablemente de origen persa, dice que Dios creó el Espíritu en forma de pavo real y le mostró su propia imagen en el espejo de la Esencia divina. El pavo real es visto con un miedo respetuoso y de sus gotas de sudor fueron creados todos los demás seres. El despliegue de la cola del pavo real simboliza el despliegue cósmico del Espíritu.

Los 2 libros de los Yezides

Los Yezides, a quienes los musulmanes consideran “adoradores del diablo”, tienen dos libros sagrados, el Libro Negro (Mechef Rech) y el Libro del Apocalipsis (Kitab el-Jelwa):

  • El Libro Negro, atribuido al Jeque Adi, describe la cosmogonía yezidita, el origen de la humanidad, la historia del culto y las prohibiciones. Es tabú orinar de pie y escupir para no ofender el aire, arrojar objetos impuros al fuego, beber en voz alta o silbar, cortar árboles, lavarse y tener relaciones sexuales los miércoles y viernes (los dos días festivos), casarse con extraños (los representantes del clero mantienen un dogma categórico de que “uno no se convierte en Yézidis sino que nace”, etc.
  • El libro del Apocalipsis, atribuido al jeque Hassan (sobrino nieto de los mencionados), proclama la soberanía y omnipotencia de Malek Tâwûs, el Ángel-Paón en el que se unen los extremos. Dios, llamado por su nombre kurdo “Khuda”, es omnipresente y omnipotente; es el maestro de la transmigración de las almas, y él decide según las actividades pasadas de los hombres; los Yezidi en efecto creen en la reencarnación, más exactamente en la metempsicosis.

En el siglo XIX, en el Imperio Otomano, matar a un Yezidi era considerado un acto que conducía directamente al paraíso.

Los Yezides en la actualidad

Yezidismo... Los Yezidis y su Mitologia #0222222

En septiembre de 2003, esta comunidad religiosa tenía cerca de 800.000 personas en el mundo, incluyendo mas de 40.000 en Alemania (había un gran número de solicitudes de asilo político en los países occidentales). El 14 de agosto de 2007, en la provincia de Nínive, la comunidad de Yezidi fue objeto de cuatro atentados suicidas en los que murieron más de 400 personas.

En la noche del 6 al 7 de agosto de 2014, los yihadistas del Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL) tomaron la ciudad cristiana más grande de Irak, Qaraqosh: 150.000 cristianos comienzan la huida junto a a otros cientos de miles de personas, miembros de minorías como los yazidíes o los musulmanes.

En su revista de propaganda Dabiq (Nº 4, de 12 de octubre de 2014), el EIIL admite haber retenido y vendido a los yazidíes como esclavos; explica que las personas del Libro (seguidores de religiones monoteístas como los cristianos y los judíos) pueden escapar de esta suerte porque tienen la posibilidad de pagar un impuesto o convertirse, pero que no se aplica a los yazidíes.

El 8 de enero de 2015, el Papa Francisco recibió una delegación de Yezidis en el Vaticano, encabezada por el jefe de todos los Yezidis, Tahsin Said Ali Beb, y su líder espiritual Sheikh Kato, ambos residentes en el Kurdistán iraquí.

Una cita actual

Los rasgos de los Yezides son muy acentuados; los ojos son negro como el pelo, la nariz prominente o ligeramente arqueada. Su pelo, que es largo, se escapa del turbante en hebras rizadas. Su lengua materna es un dialecto del kurdo.

No explican fácilmente los dogmas de su religión o las prácticas de su culto. Adoran a un Ser Supremo. Se dice que tienen un profundo respeto por el Antiguo Testamento y que han adoptado su cosmogonía; no rechazan el Nuevo Testamento, ni el Corán, pero sin darles la misma veneración que el canon judío.

La característica más notable de la religión de este pueblo es su adoración a Satanás; al menos, su respeto por el espíritu del mal no es muy diferente de una adoración verdadera. Todavía hay unos 60.000 yezidi que tienden a desaparecer a causa de la persecución. (Louis Massignon, islamólogo)

También te puede interesar otro tema sobre etnologia que habla sobre los Dogones y su Cosmogonía Fantástica.

Dejenos su Comentario