El Fantasma de Lucie, en un Castillo Encantado

98

En Veauce, el viejo barón nos dijo que su castillo estaba embrujado. En 1984, un equipo de France Inter quiso comprobar, durante una noche… ¡que nunca olvidará!

Fue en Veauce, el pueblo más pequeño del Allier (unos treinta habitantes), donde el barón Tagori de la Tour llegó en 1971. Un personaje gracioso, con su monóculo, su sombrero y su vieja petoire.

Se instala en el castillo, hermoso y preocupante. Diez años más tarde, comenzó a contar extrañas historias: “Este castillo está encantado”. Por una tal Lucie, una sirvienta que murió prisionera aquí en el siglo XVI, según él.

Nunca hemos oído hablar de tal espectro. Aunque haya muchas leyendas en estas tierras borbónicas. A finales del siglo XIX, las abuelas contaban historias de siluetas nocturnas en los campos, de fuegos que de repente se prendieron en los armarios de las casas pero sin quemar nada.

Y luego este castillo….. Sus marcos crepitantes, sus puertas chirriantes… El barón está en terreno favorable.

¡Eso es imposible!

Sus historias finalmente atrajeron al periodista Jean-Yves Casgha. En 1984, fue anfitrión del programa “Boulevard de l’étrange” en France Inter.

En agosto, llega a Veauce con sus técnicos. “Al principio, quería pintar un retrato del barón”, explica. Pero la primera noche, mientras cenaba con mi equipo, me ofrecí a pasar la noche en el castillo en lugar de ir a un hotel.

Tan pronto como el postre es degustado, los ingenieros de sonido instalan sus equipos en la casa, llenando los pasillos con micrófonos. A su lado, el medium Raymond Réant, que dice comunicarse con el más allá, y su nieta hicieron el viaje.

Los doce golpes del sonido de medianoche. En la oscuridad de la sala, no hay ningún sonido. Todo el mundo está esperando. De repente, aparece una forma pálida, del “tamaño de un búho”, cerca de la ventana. Primero con flashes y luego más tiempo durante unos quince minutos.

El público se queda atónito, sólo oímos el susurro de los técnicos: “¿Viste eso? ». Un periodista de televisión del programa 7 días, también presente, entró en pánico: “¡Pero es imposible!”. Entonces la silueta corre hacia el camino de las rondas, parece explotar en silencio y desaparece.

Varios miembros del equipo tienen tiempo para tomar fotos. En una de ellas, veremos una forma de onda blanca.

Al mismo tiempo, en otra sala del castillo, un técnico encargado de sincronizar los micrófonos escucha un ruido extraño en sus auriculares, como un chillido. Y el micrófono se apago.

En ese momento, él piensa que alguien se le olvido cargarlo. Entró en pánico y se unió al resto del equipo. Pero nadie más escuchó ese ruido aterrador.

El papel del medium Raymond Réant

Treinta años después, las opiniones están divididas. Algunos testigos comenzaron a creer en fantasmas. El periodista Jean-Yves Casgha sigue siendo más escéptico. “El ruido que oye el ingeniero de sonido podría ser una descarga del condensador que puede ocurrir en lugares húmedos como este castillo”.

En cuanto a la luz blanca, evoca el gas radón. Un gas presente en el Macizo Central pero que requeriría un fuerte campo electromagnético para ser visible en este aspecto. Poco probable.

El ingeniero de sonido Jean-Michel Cauquy evoca otra posibilidad. “La forma blanca no apareció en las fotos de los técnicos. Sólo es visible en la que el medium Raymond Réant había tomado”.

¿Qué papel jugó este último (que esta desaparecido desde entonces) en este caso?. Escuchando de nuevo la banda sonora de la época, nos damos cuenta de que es el primero en señalar la presencia de la “silueta”.

Con su nieta, describieron el “espectro” antes de que los técnicos se dieran cuenta de su presencia y empezaran a tener miedo. De ahí a creer en una especie de autosugestión….. Hasta la fecha, la apariencia sigue siendo inexplicable.

Dejenos su Comentario