¡Saben realmente Todo Sobre los OVNIs!

185
Lo que nos ocultan sobre OVNIs

¿Por qué se nos mantiene en la oscuridad sobre los OVNIs, y ¿por qué siempre tenemos que enfrentarnos a negaciones oficiales?. El título de este dossier puede parecer enigmático y pegadizo, pero trata de hacer un balance de una situación de hecho en la que se encuentran ahora posibles de probar, y cuyas implicaciones siguen siendo insospechadas por la mayoría de nuestros contemporáneos.

Ellos Saben!

Saben que no es sólo una exclamación, sino también una afirmación basada en cuatro propuestas que analizaremos en este caso. A modo de introducción, y para ilustrar nuestro tema, volveremos a un caso sorprendente que tuvo lugar en julio de 2008 y que hizo mucho ruido en la prensa internacional. Estas son las declaraciones explosivas del ex astronauta Edgar Mitchell sobre los OVNIs.

Edgar Mitchell y el fin del secreto

“El hecho de que el gobierno estadounidense esté ocultando información sobre los OVNIs sugiere que seguramente hay un secreto profundo detrás de este fenómeno”, Gildas Bourdais, Radio Ici & maintenant interview, agosto de 2008.

Un programa de radio histórico: El 24 de julio de 2008, el astronauta Edgar Mitchell habló en vivo en la estación de radio británica Kerrang Radio (Birmingham Radio en Gran Bretaña). Preguntado por Nick Margerrison, Mitchell fue invitado a volver sobre la aventura de la misión Apolo 14 que tuvo lugar el 31 de enero de 1971.

Durante esta misión, Mitchell voló el LEM y se convirtió en el sexto hombre en caminar sobre la Luna. Sin embargo, después de unos minutos, el espectáculo dio un giro inesperado. Sin que se informara al anfitrión, Edger Mitchell se lanzó a una sorprendente digresión y sugirió que los OVNI´S eran propiamente reales, que habían sido encubiertos por el gobierno estadounidense durante 60 años, y que los representantes humanos estaban en contacto con los extranjeros. ¿Te imaginas la cara del presentador?

Contactos con “extraterrestres”: Mitchell, que ha entrado en los círculos de inteligencia militar, afirma que estos ambientes cerrados hablan de un contacto establecido con “extraterrestres”. También confirmó la realidad del accidente de Roswell.

Aunque no está en posición de decir si la divulgación de esta información sobre OVNIs tendrá lugar este año (en 2008), señala que el público está relativamente dispuesto a aceptar la verdad sobre este tema. También dice que no todos los OVNIs son de origen extraterrestre y que algunos incluso son fabricados en nuestro planeta por ingenieros humanos (transferencia de tecnología).

Los “extraterrestres” con los que estamos en contacto, dice, son pequeños seres que no tienen intenciones hostiles hacia nosotros. Otros astronautas que han participado en programas de la NASA también son informados de estos hechos. Finalmente, Mitchell dijo que no estaba preocupado por su seguridad personal.

Nick Pope impresionado: La reacción de Nick Pope (ex ejecutivo del Ministerio de Defensa británico) es muy interesante. Intervino por teléfono poco después del programa y dijo que “las revelaciones de Mitchell deberían estar en la primera plana de todos los periódicos mañana”.

Nick Pope quedó muy impresionado al escuchar a Mitchell hacer estas declaraciones, porque según él: “Se necesita mucho para sacarlo de su reserva”. Según Nick Pope, “este es un gran paso adelante en cuanto a la divulgación de información sobre los OVNIs.

Una carrera ejemplar: Las revelaciones de Mitchell en la radio inglesa se difundieron rápidamente por todo el mundo. Esta información es muy importante y mas que proviene de un héroe de la conquista espacial.

Mitchell tiene una Licenciatura en Administración Industrial de la Universidad Carnegie Mellon, una Licenciatura en Ciencias de la Escuela Naval de Postgrado y un Doctorado en Ciencias Aeronáuticas y Astronáuticas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Además, ha recibido doctorados honorarios en ingeniería de la Universidad Estatal de Nuevo México, la Universidad de Akron, la Universidad Carnegie Mellon y un título en Ciencias de la Universidad de Embry-Riddle.

El Dr. Mitchell también ha recibido numerosos premios y honores, incluyendo la Medalla Presidencial de la Libertad, la Medalla de la Armada de los Estados Unidos y tres Premios al Logro de Grupo de la NASA. Entró en el Salón de la Fama del Espacio en 1979 y en el Salón de la Fama de los Astronautas en 1998.

Después de su retiro de la Marina de los Estados Unidos en 1972, el Dr. Mitchell fundó el Instituto de Ciencias Noéticas para apoyar la investigación sobre la naturaleza de la conciencia. En 1984, cofundó la Asociación de Exploradores del Espacio, una organización internacional que reúne a hombres y mujeres que han viajado al espacio.

El silencio de la NASA y los militares: Las ideas del Dr. Mitchell se pueden resumir de la siguiente manera: el ex astronauta está convencido de que un grupo secreto, lo que él llama “la gente de adentro” (lo que en este caso llamamos la “célula especial”), cuyos miembros (desconocidos para el público) pertenecen a compañías privadas muy cercanas a los militares, tiene información crucial sobre el fenómeno OVNI.

Este grupo secreto estaría en contacto con una civilización extraterrestre y se beneficiaría de una contribución tecnológica del T.E. El mundo de la inteligencia militar sería plenamente consciente de la existencia de esta inteligencia extraterrestre y mantendría el secreto a toda costa. El choque de un OVNI en Roswell es una realidad conocida para este grupo.

Además, aunque la NASA refuta su participación en este encubrimiento, parece obvio que dispone de información de extrema importancia sobre este tema. Veremos más adelante que este caso corresponde a un grado de implicación cercano al “grado 2 de implicación” en esta clasificación.

A la vez una misión y una “iniciación”: La misión de exploración lunar Apolo 14 tuvo lugar el 31 de enero de 1971. Fue tripulado por los astronautas Alan B. Shepard, Edgar D. Mitchell y Stuart A. Roosa. La inserción en la órbita terrestre y la inyección translunar (TLI), que corresponde al desplazamiento del modulo hacia la Luna, procedió normalmente.

Sin embargo, el acoplamiento del CSM, o Módulo de Mando y Servicio, con el LM o Módulo Lunar (Antares), planteaba un problema que podría poner en peligro toda la misión. Esta delicada maniobra obligó al piloto del módulo de control (Roosa) a hacerlo seis veces para “capturar” a Antares (LM).

Ni la tripulación ni el personal de tierra pudieron encontrar ninguna explicación para este incidente. Apolo 14 entró en órbita lunar el 4 de febrero de 1972 a la 1:55 a.m. Antares aterrizó cerca del cráter de Fra Mauro el 5 de febrero a las 4:17 p.m., a sólo 15 metros del punto previsto. Shepard y Mitchell realizarán dos largos “paseos” por el suelo lunar, de 4 horas 24 minutos, y 4 horas y 48 minutos respectivamente.

Durante esta misión, Mitchell habría tenido experiencias telepáticas con un amigo en la tierra e incluso habría experimentado una especie de estado místico. Mirando a la Tierra desde el módulo de control del Apolo 14, habría sentido “un profundo sentido de conexión con el Universo”.

Mitchell fácilmente establece que esta misión a la Luna ha, literalmente “transformado” su conciencia, y que su visión de la vida ha cambiado profundamente desde entonces. Mitchell habría experimentado una verdadera “iniciación” que lo habría transformado. De ahí su interés por todo lo que concierne a la conciencia y a la mente humana.

La experiencia de Mitchell: Mitchell da testimonio de su experiencia en febrero de 1971, cuando regresó a la Tierra: “Lo primero que me vino a la mente al mirar la Tierra fue su increíble belleza”. Las fotos más espectaculares están muy por debajo de la realidad. Fue un espectáculo majestuoso ver esta magnífica joya azul y blanca en un cielo de terciopelo negro.

Fue entonces cuando se sintió abrumado por la convicción de que si la humanidad continuaba en su camino, eventualmente destruiríamos la vida en la Tierra a través de nuestra indiferencia e imprudencia, y esto, sólo en unas pocas generaciones.

Entonces le pareció que la única esperanza para escapar de esta hecatombe era que la Humanidad alcanzara un nivel superior de conciencia: “Entonces tuve una experiencia paroxística, la presencia de lo divino se hizo casi palpable, y supe que la vida en el Universo era algo más que un accidente fortuito”.

Como resultado de esta experiencia, Mitchell llega a creer que ahora debemos continuar, en paralelo con la exploración del espacio exterior, la exploración del espacio interior. Y decidió dedicar su vida a ayudar a la humanidad a comportarse de una manera más digna sobre la majestad de la Tierra, fomentando la exploración del espíritu humano y su relación con el universo físico, para finalmente alcanzar la auténtica sabiduría.

Fenómenos de luz extraños: La Luna no tiene atmósfera y por lo tanto no conoce la lluvia, ni el viento, ni las tormentas. En la Luna, la vista es clara y precisa, sin distorsiones. Sin embargo, las tripulaciones de las misiones Apolo, y más particularmente la de Apolo 14, han recogido una serie de fotografías sorprendentes, revelando extraños fenómenos de luz en la superficie de la Luna.

Pronto se hizo evidente que estas imágenes no podían ser el resultado de una aberración o un error de apreciación. Mientras el Apolo 14 sobrevolaba el Cráter Lansberg (6 de febrero de 1971, durante su órbita 26 alrededor de la Luna), uno de los astronautas fotografió lo que podrían ser las mejores fotos de un fenómeno lunar transitorio o Fenómenos Lunares Transitorios (LTP).

Estas cuatro fotos fueron tomadas sucesivamente con una cámara portátil Hasselblad. Muestran puntos de luz que se mueven en la superficie de la Luna en el área oscura cerca del alunizaje. Uno de los astronautas (probablemente Stuart Roosa) vio un fenómeno de origen artificial y lo fotografió.

Levantamiento progresivo del secreto: La pregunta que tenemos derecho a hacernos es la siguiente: ¿por qué el Dr. Mitchell decidió hacer estas explosivas revelaciones “ex abruptas” durante un programa de radio que estaba dedicado a un tema completamente diferente?. ¿Es este comportamiento parte de un plan concertado y cuidadosamente considerado, o es una intervención “caliente” que no fue de ninguna manera premeditada?.

Si la primera hipótesis es correcta, significaría que a Mitchell se le habría permitido hablar públicamente sobre secretos que gradualmente están comenzando a ser revelados al público. En estas condiciones, no es imposible que seamos testigos de un “levantamiento progresivo del secreto” como dijo Gildas Bourdais en el título de uno de sus libros.

Cuatro propuestas en las que se basa lo razonado

  • Propuesta nº 1. Los OVNIs existen, es un hecho probado y nadie puede negar su existencia hoy en día. El voluminoso archivo OVNI atestigua la realidad del fenómeno, pero su complejidad es tal, y abarca experiencias tan variadas, que aún no ha recibido una explicación definitiva y global.
  • Propuesta nº 2. Hay una minoría de militares, científicos y políticos, formando las élites de las principales naciones industrializadas del mundo moderno, que saben con absoluta certeza que nuestro espacio aéreo es atravesado muy a menudo por máquinas voladoras que no son de origen humano.
  • Propuesta nº 3. Es muy probable que en los Estados Unidos, un grupo de hombres, a quienes llamaremos la “célula especial”, compuesta exclusivamente por soldados, científicos de alto nivel y políticos, que estudian seriamente el fenómeno de los OVNIs en el mayor secreto durante varias décadas.
    Este grupo secreto es muy cerrado y no aparece en ningún organigrama oficial. En los Estados Unidos, el programa de estudios de los OVNIs probablemente se remonta a los años inmediatamente posteriores al final de la Segunda Guerra Mundial (1947).
  • Propuesta nº 4. Las tres propuestas anteriores (si son ciertas) nos llevan a considerar el hecho de que los militares, científicos y políticos de los que estamos hablando y que constituyen la “célula especial”, están de alguna manera involucrados en el fenómeno OVNI, y que esta participación puede ser dividida en tres niveles principales.

Se puede decir que, las propuestas 1 y 2 ya no se van a demostrar. Un estudio cuidadoso y exhaustivo del fenómeno OVNI muestra claramente que este fenómeno es muy real y que es tomado muy en serio por una minoría de personal militar y científicos. Decimos una minoría, porque el estudio de este fenómeno es todavía muy marginal y aparentemente sólo concierne a un puñado de especialistas.

El punto de vista de Jean-Jacques Velasco. En el marco de la campaña de promoción de la publicación de su libro “OVNIS, l’évidence” (Ediciones Carnot, 2004), Jean-Jacques Velasco, ingeniero de formación y ex presidente de SEPRA, respondió sin ambigüedades a una entrevista con el Journal de l’Ufologie (lejdu):

¿Qué se sabe hoy en día sobre el fenómeno OVNI?

JJV: “Lo que puedo decir es que la realidad física del fenómeno OVNI está prácticamente establecida. Esto es por dos razones. Desde 1994, hemos tenido un caso aeronáutico importante, y luego tenemos casos de observaciones cercanas con efectos físicos.

El 28 de enero de 1994, el Airbus A300 de Air France, vuelo 3532 de Niza a Londres, sobrevoló la región parisina. Es a la 1:14 p.m. cuando un miembro de la tripulación reporta un objeto extraño a sus compañeros de equipo. El dispositivo es una especie de campana oscura, que sobresale claramente contra el cielo. Unos segundos después, el objeto toma la forma de un huevo.

Su trayectoria sigue siendo recta, cruzando en ángulo recto con la del Airbus. En total, la observación duró sólo un minuto. Pero los radares militares fueron capaces de registrar el fenómeno durante casi seis minutos!. Correlacionados con los testimonios de la tripulación, los datos del radar permitieron a SEPRA estimar la velocidad, dirección y tamaño del dispositivo (varios cientos de metros).

Aunque inicialmente se creía que el cambio de forma se debía a un cambio de trayectoria y perspectiva, las grabaciones de radar muestran que no es así. En el 20% de los casos de observaciones realizadas por pilotos comerciales, militares o civiles, estas son confirmadas por observaciones de radar.

Creo que es “algo” que se parece mucho a las declaraciones del General Twining en un memorando secreto de septiembre de 1947. Cuando superponemos el trabajo de nuestra propia investigación a las conclusiones de Twining, que estaba a cargo del Comando de Material Aéreo de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, tenemos motivos para estar sorprendidos. Twining avanza sin dudar de que se trata de objetos reales.

Intervención de una inteligencia no humana: La respuesta de Jean-Jacques Velasco es importante, incluso si se formuló, en su momento, a título personal, y no en el contexto de sus actividades dentro de SEPRA. Cabe recordar que la SEPRA era un servicio oficial de estudio de OVNIs que dependía directamente del CNES francés.

SEPRA tenía una base de datos excepcional (casi 6000 casos) en la que se registraban avistamientos inquietantes de OVNIs. Estas observaciones, en opinión del propio Jean-Jacques Velasco, no podrían explicarse sino por la intervención de una inteligencia no humana en nuestro medio terrestre. Inteligencia que utilizaría máquinas voladoras con todas las propiedades de los objetos materiales. Los comentarios de Jean-Jacques Velasco son claros: los OVNIs son objetos físicos muy reales.

Máquinas voladoras con un rendimiento excepcional: El memorándum del General Nathan Farragut Twining (1897-1982), Jefe del Comando de Material Aéreo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, al que se refiere Jean-Jacques Velasco en su entrevista, es un documento bien conocido por los ufólogos.

Este documento, de fecha 23 de septiembre de 1947, es una nota al General de Brigada George Schulgen, Jefe de la División de Requisitos de Inteligencia Aérea del Pentágono. El famoso memorando de General Twining no se hizo público hasta enero de 1969 con la publicación del informe Condon, en el que aparece en el Apéndice R. Este documento, que era secreto en aquel momento, dice claramente al hablar del fenómeno OVNI que:

  1. El fenómeno descrito es real, no es ficticio ni producto de alucinaciones.
  2. Hay objetos cuya forma aproximada es la de un disco, y cuyas dimensiones son tales que parecen tan grandes como los aviones artificiales.
  3. La descripción aparente común de los objetos es la siguiente: superficie metálica o reflectante, sin arrastre de condensación, excepto en un número limitado de casos en los que el objeto funcionaba en condiciones de alto rendimiento, forma elíptica o circular, parte inferior plana, parte superior con cúpula.
    Varios informes describen robos de tres a nueve objetos en formación bien cuidada. Normalmente no se asocia ningún sonido, excepto en tres casos en los que se observó una especie de rugido. Las velocidades de nivel generalmente superan los 300 nudos (550 km/h).

Un estudio que nunca ha parado: El contenido del memorando de hermanamiento describe con precisión la apariencia y el comportamiento de lo que entonces se llamaban “discos voladores” o “platillos voladores”. La palabra “OVNI” no existía todavía. El texto ya tiene más de cincuenta años y es fácil imaginar que a lo largo de los últimos cincuenta años, el estudio de los misteriosos “discos voladores”, y más en general del fenómeno OVNI, no ha cesado, contrariamente a las acusaciones de las autoridades militares norteamericanas. Oficialmente, la investigación de OVNIs financiada con fondos públicos ya no existe en los Estados Unidos. Pero nos damos el derecho de dudar de ello….

Un tema de estudio extremadamente importante: Estas pocas observaciones preliminares nos llevan a preguntarnos lo siguiente: ¿cuáles son los elementos de que disponemos hoy en día que nos permiten decir que un cierto número de militares de alto rango, científicos con muy altas habilidades, e incluso políticos, saben que el fenómeno OVNI existe y que representa un tema de extrema importancia para la humanidad?

Estos elementos podrian ser los siguientes:

a) Las eficaces capacidades de detección y observación de que disponen los militares y los científicos (radares de largo alcance como los utilizados por el NORAD, telescopios, satélites en órbita alrededor de la Tierra, las sondas espaciales, las aeronaves, etc.) permiten afirmar que la realidad de una presencia extranjera (no humana) en nuestro medio ambiente está ya demostrada.

No se nos hará creer que con todos los medios sofisticados de observación y detección que están en uso permanente, no se ha notado nada anormal en nuestro medio terrestre. Haría falta mucha ingenuidad para aceptar sin pestañear las negaciones de las autoridades, que nos repiten incansablemente que nunca han detectado nada anormal que sugiera que hay una presencia extranjera en nuestro sistema solar.

Además, hay una serie de casos bien documentados en los que la observación visual del fenómeno OVNI ha sido corroborada por la detección por radar capaz de medir las rápidas aceleraciones del objeto detectado y sus variaciones en la trayectoria en ángulo recto.

Norad: un sistema de vigilancia del cielo muy eficiente. El Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) es una organización canadiense-americana cuya misión es monitorear el espacio aéreo de América del Norte. Basado en elementos proporcionados por una red de radares y sistemas ópticos repartidos por los cinco continentes, rastrea todos los objetos en órbita alrededor de la Tierra.

Los objetos más pequeños que los radares pudieron detectar en órbita baja en la década de 1980 eran de 10 cm de largo. El límite de detección se aumenta a un metro para un objeto situado a unos 4.000 km de distancia. Una vigilancia óptica más potente permite fotografiar objetos de 10 cm a 8.000 km de longitud y 25 cm en la órbita de los satélites geoestacionarios.

El Centro de Vigilancia Espacial recibe un promedio de 40.000 observaciones diarias, lo que le permite predecir las fechas y los lugares en que se producirán las precipitaciones de objetos espaciales y advertir a las naciones interesadas. Los principales radares que componen la red de Norad se encuentran en Alaska, Groenlandia (base Thule) y Escocia.

Otros han sido comisionados en Cape Cod en Massachusetts, Georgia, California, Texas y el norte de Dakota del Norte. Esta cobertura se complementó en los años noventa con nuevos radares transhorizonte, capaces de transportar hasta 3.000 km mediante la reflexión sobre la ionosfera, y con radares Haystack de alta potencia, que permiten el seguimiento de residuos de sólo 1 cm.

Los sistemas ópticos han consistido durante mucho tiempo en una red de telescopios Baker-Nunn con persianas giratorias. Desde principios de los años 90, esta red ha sido complementada por un nuevo sistema, el GEODSS (Ground based Electro Optical Depp Surveillance System), que cuenta con cinco estaciones. Cada instalación incluye dos telescopios con una abertura de 1 m y otros más pequeños con una abertura de 40 cm, conectados a cámaras de vídeo cuyas imágenes se introducen directamente en un ordenador.

b) Las estructuras (militares y científicas) que participan en el estudio del fenómeno de los ovnis podrían disponer de recursos financieros considerables. Estos recursos se tomarían de los presupuestos de los Estados afectados para desarrollar programas de estudio muy avanzados. Estos programas de investigación se llevarían a cabo con extrema discreción.

c) Las estructuras a las que nos referimos también tendrían recursos humanos altamente cualificados. Equipos de científicos, investigadores, ingenieros, expertos y especialistas de todas las disciplinas pertinentes trabajarían a tiempo completo en el tema de los OVNIS. Estos recursos humanos estarían asociados a importantes recursos materiales (laboratorios con equipos de alto rendimiento, bases secretas, aviones, barcos, etc.).

d) Participación del personal militar (incluidos los pilotos) en los avistamientos de OVNIs.

e) Participación de científicos (a veces de reputación internacional) en las observaciones de OVNIs. La suposición de que las observaciones de OVNIs son sólo una prerrogativa de las categorías socioprofesionales más desfavorecidas con un nivel intelectual inferior a la media es un grave error de juicio.

En Estados Unidos, por ejemplo, la NASA ha filmado documentos sobre el fenómeno OVNI y testimonios detallados de astronautas -como el de Gordon Cooper- que han observado directamente el fenómeno.

¿Qué grado de implicación?: Si las tres propuestas anteriores son ciertas, o casi seguras, y por lo tanto si grupos cerrados (secretos) de militares y científicos tienen información irrefutable sobre el fenómeno OVNI, tenemos derecho a hacernos esta pregunta fundamental que está llena de consecuencias: ¿qué grado de implicación tienen estos grupos con el fenómeno OVNI?. Y esta pregunta nos lleva directamente a nuestra cuarta y última propuesta:

Propuesta nº 4: Los militres, los científicos de los que estamos hablando y que forman parte de la “célula especial”, estarían implicados hasta cierto punto de manera más o menos significativa en el fenómeno OVNI. Esta participación puede dividirse en tres niveles principales.

  1. Nivel 0 (cero) de participación: Características del grado cero: observación y detección remota del fenómeno OVNI. Recopilación de informes de observación y testimonio. Grabaciones de radar, películas y fotos de ovnis. Recuperación de diversos materiales cuyo origen no es humano.
    Análisis en profundidad de trazas de suelo, muestras de vegetación e incluso implantes. El fenómeno no representa una amenaza para la seguridad del Estado. Las autoridades son incapaces de observar el fenómeno OVNI en su espacio aéreo. No hay contacto directo con el fenómeno, sino simple observación de que el fenómeno es muy real.
  2. Nivel 1 de participación. Características del grado 1: observación del fenómeno OVNI con contacto esporádico y limitado, sin influencia directa en los asuntos humanos. Reuniones secretas que pueden ser descritas como “corteses” entre representantes de la civilización (o civilizaciones) que produce el fenómeno OVNI y representantes de la tierra cuidadosamente seleccionados. Intercambios de información, véase transferencia de tecnología limitada.
    Demostración de la habilidad de los OVNIs para mostrar a los terrícolas su superioridad tecnológica. Contactos con el fenómeno OVNI, pero sin interferencias significativas en los asuntos humanos. Todo sucede en un nivel muy confidencial.
  3. Nivel 2 de participación. Características del nivel 2: Hay contactos importantes y frecuentes al más alto nivel. Colaboración activa con la civilización extraterrestre. Hay intercambios significativos de información y transferencias masivas de tecnología. Podemos imaginar que en el peor de los casos, la civilización alienígena ejercería un control casi total sobre nuestro planeta.
    Los extraterrestres dictarían las grandes líneas de la organización económica, política y científica de los Estados. Podrían planear nuestro futuro. Una infiltración de extraterrestres en todas las esferas principales del planeta también es posible. Podrían incluso tomar una apariencia humana para pasar desapercibidos.
    En este escenario extremo, las políticas estarían sujetas a los extraterrestres. En este nivel de participación todo es posible. Este fenómeno puede representar una grave amenaza para nuestro planeta y el futuro de nuestra civilización. Este es el peor de los casos, digno de las más oscuras teorías de conspiración.

Alternativa

Sin embargo, también podemos imaginar la hipótesis opuesta, es decir, que los extraterrestres ejercerían un control beneficioso y positivo sobre nuestra civilización, con la intención de guiarnos y quizás incluso “educarnos”, para permitirnos alcanzar un nivel superior de civilización.

El nivel 2 implica un contacto estrecho con los alienígenas, con la máxima intervención e interferencia en los asuntos humanos. Todo sucede en un nivel confidencial, pero los militares y los científicos están sujetos al fenómeno. El fenómeno dicta su “ley”, pero esta “ley” pretende ayudarnos a progresar. Los alienígenas tendrían un “plan” para guiar la evolución de la especie humana.

El grado cero de participación es una certeza: Los tres niveles de participación de las estructuras políticas, militares y científicas, descritos anteriormente, son obviamente muy esquemáticos. Puede haber muchos grados intermedios entre estas tres amplias categorías. Todas las combinaciones son posibles. Lo que es seguro, sin embargo, es que el “grado cero” es ahora una realidad bien establecida. El “Grado dos” es poco probable (pero no nulo). Representa el grado extremo de implicación.

Una empresa oficial de desinformación: La que nos informa sobre el fenómeno OVNI y la cual filtra cuidadosamente y que está hábilmente entrelazada con la desinformación. Pierre Guérin (ahora fallecido) escribió muy juiciosamente en su libro titulado “OVNIs, los mecanismos de desinformación” (Ediciones Albin Michel, 2000): “Los científicos no son los únicos que contribuyen a la desinformación del público sobre el tema (OVNIs)”.

El estudio del caso nos obliga a ser conscientes de que el fenómeno tiene un componente político y militar de enorme importancia. Por razones que trato de analizar en muchas partes de este libro, existe en el mundo occidental, orquestado desde los Estados Unidos, lo que se asemeja a una empresa oficial de desinformación consciente dirigida a menospreciar, por varios medios deshonestos, la objetividad y el valor probatorio de las observaciones de los OVNIS, incluso las

El contacto: Si admitimos la posibilidad de contacto entre los extraterrestres y nosotros, es probable que primero sea en “la intimidad más estricta” si se puede decir, es decir, sólo entre funcionarios de ambos lados. Incluso en la Tierra, es este modelo de contacto el que prevalece entre las personas civilizadas en las relaciones entre grupos humanos más o menos importantes (naciones, partidos políticos, asociaciones, empresas, etc….).

Otro punto altamente probable es que la iniciativa del contacto, y las condiciones bajo las cuales se llevaría a cabo, estarían totalmente controladas por nuestros visitantes. En resumen, son ellos los que establecerían las reglas del “juego” de alguna manera. Si los extranjeros consideran apropiado comunicarse directamente con nosotros, es muy probable que sólo lo hagan por razones convincentes que no necesariamente podremos entender.

Dejenos su Comentario