Alguien en el asiento de atrás, el rostro en el espejo.

186
Imagen de aparición de un rostros en el espejo retrovisor de un vehículo

Pamplona, España, son las ocho de la noche del 15 de noviembre de 1987, Sebastián Valverde, en compañía de su esposa e hijas, regresa a casa en su vehículo después de haber asistido a una fiesta campestre. Justo antes de tomar una curva levanta la vista hacia el espejo retrovisor, pero en lugar de contemplar allí el paisaje que va quedando atrás, lo que se refleja, es una imagen de pesadilla.

Se trata de un rostro desencajado, en el cual destacan, ojos de brillo rojizo enmarcados dentro de profundas ojeras violáceas, aun Valverde no sale de su asombro, cuando otro vehículo manejado por un ebrio se sale de la vía estrellándose contra el suyo.

Mientras se recuperaba de graves heridas en el hospital, Sebastián Valverde, describiría a las autoridades, cómo era aquel horrible rostro que había visto reflejado en el espejo retrovisor de su automóvil, algo que fue atribuido a una alucinación provocada por el trauma de lo ocurrido, esto a pesar de que Valverde insistía en que había visto aquello, antes de que el otro vehículo embistiera al suyo.

El rostro en el espejo retrovisor, tenia mas historia

Así habría quedado el asunto, soló como una alucinación, de no haber sido por un despacho de prensa procedente de Bruselas, Bélgica, en ese país el sargento de policía Andre Bicart, informaba, que ya había investigado unos siete casos parecidos al que había sucedido en Pamplona, España, al señor Valverde.

Pamplona ciudad de maravillas para contar una historia sobre el espejo retrovisor, es de Lo Mas Insólita

Según el sargento Bicart, todos los afectados, personas de temperamento estable, clase media alta y mediana edad, reportaron haber visto un rostro pálido y demacrado a través de el espejo retrovisor de sus vehículos, justo antes de que les ocurriese un grave accidente de tráfico.

“Si eso fuese todo, comentó el funcionario policial belga, “se podría pensar que nos encontramos ante casos de exceso de imaginación, o influencia alcohólica. Pero ya se habían tenido noticias de los departamentos de tráfico, en Francia, Italia y Portugal, donde se reportan casos similares que incluyendo al sucedido en Pamplona, suman 26.

Creer o no creer, ilusión o pesadilla

Ante algo tan extraño, la primera reacción es de incredulidad, ya que en esta época, resulta bien difícil aceptar, supuestas presencias fantasmagóricas en los asientos traseros de los modernos vehículos de hoy. De allí, que ninguna persona sensata, podría dar crédito a eso de que, rostros macabros aparecieran reflejados en espejos retrovisores.

Una carretera solitaria sirve para que la mente se desboque y aparezcan los rostros en el espejo retrovisor

Algunos psiquiatras que estudiaron los respectivos expedientes, opinaron que, de no ser alucinaciones inducidas por el estrés, abuso de licor, o fármacos, tal fenomenología podría ser provocada por lo que se conoce como, “espejismos inducidos”, es decir, alguno de los primeros afectados, creyó ver algo reflejado en el espejo retrovisor antes de un accidente, y así lo relataría.

Los medios al reseñar el asunto, dramatizan ese aspecto fantasmagórico, iniciando una cadena de inducción que, pre-condiciona, a personas sugestionables, si estas por coincidencia se ven envueltas en algún accidente grave mientras manejan, su yo subconsciente, de inmediato recordará lo escuchado en la radio, visto en televisión, o en la Internet, acerca de rostros en el espejo retrovisor y también aseguraran haber experimentado algo similar.

Dejenos su Comentario