La casa embrujada de Elke Sommer en Beverly Hills

159
Imagen de referencia de la historia de la casa embrujada de Elke Sommer.

A mediados de 1975, Elke Sommer una actriz de cine, y bomba sexy de origen sueco muy famosa en hollywood, se acababa de mudar a una nueva casa en Beverly Hills -que posterior se conocería como; la casa embrujada de Elke Sommer-, cierta tarde, tomaba el té con una periodista alemana que la entrevistaba, cuando ésta le preguntó que, dónde se había metido el hombre.

Cual hombre pregunto Elke extrañada; “ese, el que acaba de salir de la casa en dirección a la piscina, y parece que se desvaneció en el aire”, le contestó la periodista. Elke fue inmediatamente hacia allí pero no vio a nadie, la casa fue registrada por ella y su esposo, pero al no encontrar nada, pensaron que había sido una equivocación de la visitante y olvidaron el asunto, poco imaginaban que se trataba de la primera, de una serie de experiencias tan desconcertantes, que soló pueden ser atribuidas a eso que se conoce como el más allá.

Dos semanas después ocurrió el segundo incidente, la madre de Elke despertó una noche, y vio atónita que a los pies de su cama estaba un hombre que la miraba fijamente, cuando iba a gritar aquella figura desapareció, a partir de entonces comenzaron a escucharse ruidos inexplicables durante la noche, las sillas se movían solas y las bombillas estallaban.

Que pasaba en la casa embrujada de Elke Sommer

Elke debió viajar a Yugoslavia para una filmación, y su esposo que hasta entonces se había negado a tomar medidas de ningún tipo para no asustarla, ordeno instalar micrófonos, transmisores, alarmas electrónicas, y otros instrumentos, para la detección por toda la casa.
Los ruidos y manifestaciones no cesaron, quedando grabados en las cintas magnéticas de los grabadores, que a su vez estaban conectados con todas las alarmas y micrófonos esparcidos por la casa.

El marido de Elke, eventualmente debió viajar a Yugoslavia para reunirse con ella, así que contrato los servicios de una agencia de investigadores privados, para que vigilaran la casa a toda hora. Cuando la pareja regresó casi no podía creer lo que escuchaban en las cintas, y aparecía en los informes de los guardias de seguridad.

Ruidos, desplazamiento de muebles, estrepitosas caidas de cosas, y las luces, todas las luces de la casa, que se prendían y apagaban como por voluntad propia, pero no se trataba soló de ruidos fantasmales, sino de la presencia en diferentes ocasiones de un hombre alto, corpulento, que aparecía y desaparecía ante varios testigos.

Las pruebas obligaban a buscar ayuda

Ante la evidencia, no de gente crédula y asustadiza, sino veteranos habituados a toda clase de experiencias, el esposo de Elke Sommer decidió consultar con un psiquiatra, y crease o no, por consejo de este, fue remitido a los más reconocidos espiritistas y médiums de los ángeles.

Uno de ellos se trasladó a la casa, y tras pernoctar allí, coincidieron en que el inmueble contenía una presencia, quizás de alguien sumamente apegado a esa casa, y que habiendo muerto allí, su espíritu se negaba a abandonarla.

Era tan fuerte su esencia eectoplasmica, que por eso a veces se le podía ver y sentir, el testimonio de todos los expertos coincidía en que se trataba de un hombre alto, fornido, de unos 58 años de edad, que había usado bigote, era médico, y falleció de un ataque cardíaco.

Lo más asombroso para el marido de la actriz, era que aquella descripción encajaba con la de dos personas, un médico con el cual había colaborado antes de que éste muriera repentinamente, y con la del padre de Elke Sommer también fallecido.

Lo que paso continuaría sucediendo despues de irse

Un total de 36 personas sensibles psiquicamente, examinaron la casa, y estuvieron de acuerdo en que allí definitivamente permanecía la esencia espiritual de alguien, y esta era muy potente. El asunto de la casa embrujada de Elke Sommer en Beverly Hills, se hizo tan notorio que debió vender el inmueble.

Pero sin embargo las apariciones no cesaron, y otros ocupantes vivieron noches de pesadilla en la mansión que eventualmente fue derribada, pero no por causa de la presencia fantasmal, sino debido a que en sus terrenos. y el de otras tres propiedades vecinas se construyó un lujoso centro comercial.

Dejenos su Comentario