Damas blancas, enigmáticas autoestopistas fantasmas

522
Las carreteras tiene sus leyendas una de ellas es sobre las enigmáticas autoestopistas fantasmas

Noche del sábado, diciembre de 1979, Michel P. lo recordará durante mucho tiempo. Como todos aquellos que, en las carreteras de Francia, Bélgica, Alemania, Suiza, tuvieron la suerte -o la mala suerte- de llevar a una de estas enigmáticas autoestopistas fantasmas en su vehículo.

Es casi medianoche, Michel, de todos los amigos que estaban saliendo esa noche, es el encargado de conducir entre el centro de Limoges, donde vive, y una discoteca situada a pocos kilómetros de distancia en la carretera de Naixon.

En Haute-Vienne, los inviernos son duros. Fue con ese frío y por la noche que hizo su segundo viaje a Limoges en busca de los amigos que quedaban, cuando de repente vio, a unos cientos de metros de la discoteca, una forma blanca plantada en una curva. Era una mujer vestida de blanco.

Se detiene a su altura y le pregunta adónde va. “Hacia Limoges; voy a quedar con unos amigos”; la jovencita, se instala en la parte delantera. Mientras conducía, Michel la detalla por el rabillo del ojo y en silencio: 20-25 años, vestido blanco de los años 60, muy bonito…. pero no muy habladora.

Al acercarnos al Puente de la Revolución, la mujer a su lado cobra vida de repente: “¡Cuidado, esta curva es peligrosa!” Michel sonríe, porque sabe que está tomando todo con cautela. De repente, un grito lastimero lo sacó de su concentración: su pasajera había desaparecido, se habia encontrado con una enigmáticas autoestopistas fantasmas .

Michel detiene su automóvil bruscamente y desciende del mismo, congelado por el miedo y la sorpresa, da unos pasos alrededor del vehículo: nada ni nadie, excepto la niebla. La hermosa extraña se ha ido volando.

En la comisaria de Limoges, Michel dará su declaración sobre lo sucedido, después se le explica que no es el primero en haber vivido exactamente la misma aventura….. Esta joven hace regularmente el mismo viaje como enigmáticas autoestopistas fantasmas, para desaparecer en la curva del Puente de la Revolución, el lugar donde murió en un accidente, 20 años antes.

Como todos los que vivieron la aventura, Michel luchó por volver a la normalidad y recuperarse. Varios años después, todavía no le gusta hablar de ello. Sin embargo, el tiempo que pasó en compañía de este ser, no pasa mas que de unos pocos minutos. Pero hay apariciones más largas!.

Asuntos locales

Es el caso de la “dama blanca” de la U.H.C. de Caen (Calvados). Siempre aparece en las afueras de la misma parada de autobús, en la carretera de Luc-sur-Mer, justo después del centro hospitalario. La ultima persona que la recogió, la describió como una bella joven de treinta y tantos años, sobriamente vestida de blanco y fingiendo ir a casa en Luc. Durante el recorrido de 14 km de esta carretera, la D7, permanece en silencio.

Fue al cruzar la aldea de Mathieu que la joven mujer comenzó a sentirse a mal. Luego, a la entrada de Luc-sur-Mer, la joven entró en pánico: “¡Cuidado, esa curva es traicionera!” Todos los testigos dicen que intentaron calmarla.

Una vez más, cuando el conductor, se vuelve hacia el pasajero, inevitablemente descubre un asiento vacío. Este caso, que se repite regularmente en el mismo escenario, es bien conocido localmente. Y resulta que una joven mujer fue, en 1970, víctima de un fatal accidente de coche en esta curva cuando regresaba de Caen.

La enigmática autoestopista fantasma en el cruce de Balleroy (Calvados, Normandía) aparece desde 1960, desde que una joven murió en un choque en este peligroso cruce llamado “de l’Embranchement”, situado a unos cientos de metros del pueblo, en medio del bosque de Cerisy. Ese día, volvía de vuelta del pueblo en coche. Vivía en una pequeña aldea enclavada en el bosque. Su vida fue cortada en la encrucijada por un conductor que no había obedecido las señales.

Desde entonces, no importa cuántas veces se haya reformado la encrucijada, su alma parece estar clavada en un eterno y triste grito de ayuda. En Balleroy, varias personas de la aldea ya se han topado con la enigmáticas autoestopistas fantasmas.

Siempre se manifiesta en las noches lluviosas, a la salida del pueblo, levantando el pulgar hacia el cruce de caminos. Vestida inmutablemente de blanco, pide que la dejen en una aldea cerca del cruce de caminos, “donde vive su madre”. Parece que tiene menos de 20 años. Invariablemente, muestra signos obvios de ansiedad y pánico cuando se acerca al cruce de la intersección. Pero, así, como apareció así desaparece, ya no está en el auto.

A ultima aparición fue aún más espectacular que las anteriores. Dos habitantes de Ballenero que esa noche con sus luces delanteras vieron a alguien que estaba parado en la parte central de la carretera, tuvieron que esquivarla rápidamente, resultó ser la misma joven, esta dama blanca, cuyo confuso llamado puede provenir de un mundo desconocido, parece haberse vuelto más representativa que antes….

Un Frío como el mármol se siente en las enigmáticas autoestopistas fantasmas

A veces, el contacto físico ha dejado una impresión mucho más desagradable en aquellos que han sido lo suficientemente imprudentes como para tratar de tocar estas apariciones. Así, por la noche, en la salida de Château-Bernard (Isère), aparece de buen grado un autoestopista fantasma.

Desde hace más de treinta años, esta joven se manifiesta de esta manera, con la constante característica de desaparecer lentamente en forma de una ligera niebla, y no en una fracción de segundo, como las demás.

En 1960, un joven conductor la vio desaparecer en un punto específico de la carretera, siempre después de advertir al conductor de un peligro. Esto lo empujó a ir a la gendarmería, donde dijo que había ido un poco mas allá, poniendo una mano sobre su pierna animado por la falta de reacción, de la joven.

Entonces se dio cuenta de que estaba congelada como el mármol. Confundido, atribuyó la repentina desaparición a esa situación, por ese motivo fue a preguntar en la gendarmeria si la habían encontrado en la carretera. Este es un caso único de contacto físico con uno de estos seres fantasmales, pero cuyos átomos y moléculas parecen estar tan bien unidos entre sí como los de un ser vivo.

A veces, las enigmáticas autoestopistas fantasmas dejan un objeto o sacan algo del vehiculo. Este fue el caso de Chapareillan (Isère). Allí, en la N90, aparece a menudo una joven “señora blanca”. Esa noche de 1977, bajo una fuerte lluvia, un médico de Grenoble la recogió, todo fue taciturno y muy tácito hasta un complicado paso de la carretera, conocido como Pont-au-Furet, la joven se exalto, mostrando un gran susto que se aplaco, al alejarse del sitio.

La dejaron un poco más adelante, frente a una casa que, según ella, era la casa de sus padres. Como todavía estaba lloviendo, el doctor le prestó su paraguas y esperó a que ella se lo devolviera. Siguió a la chica con los ojos, la vio entrar por la puerta principal y la cerró detrás de ella.

Después de unos diez minutos, el médico decidió llamar a la puerta de la casa, pensando que había sido olvidado. Una pareja de cincuenta y tantos años le abrió la puerta, sorprendida por la situación y la hora tardía.

Uno se puede imaginar fácilmente la discusión que siguió: la joven descrita había vivido allí, pero había fallecido y llevaba muchos años enterrada, Era su única hija, murió en un accidente de motocicleta… en el Pont-du-Furet.

Un misterio sin resolver

Una cosa es cierta sobre las enigmáticas autoestopistas fantasmas: estas manifestaciones son tangibles y se repiten siempre en los mismos lugares. También vemos que son mujeres o niñas, casi siempre vestidas de blanco. ¿Por qué llevas ese traje? Se puede ver que la mayoría de los autoestopistas murieron después de salir de lugares nocturnos. Todavía usan ropa adaptada para la ocasión, de cenas, discotecas,… etc. Cabe señalar, sin embargo, que a veces las de vestimentas de cuero negro o marrón, con cascos en los brazos. Son víctimas de la motocicleta.

En cualquier caso, los fantasmas parece que encontraron la muerte, sin comprender, y de ahí tal vez la persistencia de su presencia en la escena, como si flotaran, indecisos, entre la existencia y la nada. ¿Juegan un papel preventivo, como los ángeles de la guarda que protegen a los vivos de los accidentes de tráfico? ¿A qué mundo pertenecen? Todas estas preguntas siguen sin respuesta por el momento.

Dejenos su Comentario