Mundos paralelos, ¿o son movimientos en el tiempo?

217
Movernos entre los mundos paralelos

Puede ser que algunos hechos que le sucedieron a personas muy sensibles sean tan difíciles de creer que nos hablan de ellos después de muchas vacilaciones para que no parezcan estar mentalmente enfermos.

Y hay que ir a revistas especializadas en esoterismo para acceder a estos extraordinarios eventos. En cualquier caso, no vale la pena consultar, por el momento, las llamadas publicaciones serias como “Le Monde” o “La Recherche”, para descubrirlas.

Así que hoy, se trata de contactos con universos paralelos, ¿o son movimientos en el tiempo?, que a priori, se darán cuenta de que no parecen estar reservados sólo para el mundo de los sueños.

La génesis del caso.

Este caso se divide en dos partes:

Primer componente

En 1977, grabamos en París un programa llamado “Histoires Extraordinaires” dirigido por el difunto Lucien Barnier, columnista científico de la época de France-Inter, que transcribimos íntegramente con la esperanza de que los protagonistas de este caso o algunos de sus amigos se encontraran con este sitio (y este es el papel principal de Internet) para darnos más detalles.

Fue durante el invierno de 1967, en enero, cuando la Sra. Nathalie Nelson y su marido el Sr. Cécile en Vendée, que vivían en una granja en el corazón del bosque, decidieron un domingo dar un gran paseo por la zona. La Sra. Nelson nos lo dice:

“Recorrimos una decena de kilómetros por una carretera perfectamente conocida, cuando, de repente, la niebla que reinaba a nuestro alrededor y también los árboles del bosque que bordeaban la carretera desaparecieron para dar paso a un paisaje estival con césped, margaritas y margaritas”.

“Condujimos un poco por este magnífico paisaje, y llegamos a un pueblo que no conocíamos, un pueblo con casas muy antiguas sin yeso, con casas de madera con entramados de madera y techos de tejas que parecían nuevos y donde había una iglesia cuyo campanario aún no estaba terminado”.

“Había una luminosidad extraordinaria, un cielo azul, ni un soplo de aire, árboles inmóviles y sin vida, sin animales, sin nadie. Un signo de muerte en un hermoso paisaje. Entonces paramos el coche y nos bajamos. Caminamos durante diez minutos, tal vez un cuarto de hora, miramos las casas, los árboles, la hierba que tenía un color verde absolutamente brillante“.

Entonces de repente tuvimos el mismo miedo

“¿Qué pasaría si nuestro coche ya no estuviera allí?, porque este camino en el que habíamos entrado era totalmente desconocido para nosotros”.

Volvimos y encontramos el coche donde lo habíamos dejado. Luego nos alejamos de nuevo, pensando que volveríamos a entrar en esta aldea para hacer el mismo viaje de nuevo y volver a caminar por las mismas pequeñas calles.

Pero cuando volvimos a arrancar el coche, todo el paisaje frío se asentó de nuevo, ya no nos encontramos con el pequeño pueblo y sólo el camino helado se estaba abriendo delante de nosotros.

El editor del programa nos da una aclaración: la Sra. Nelson intentó encontrar en vano, varias veces, este misterioso pueblo y sólo pudo encontrar una pista buscando en los archivos locales: había un pueblo abandonado allí, pero alrededor del siglo XVI, un pueblo que desapareció sin que nadie supiera exactamente ¿por qué?.

Lucien Barnier, a quien el editor le pregunta si tal testimonio no equivale a una simple y pura alucinación, se declara convencido de la buena fe del testimonio de la Sra. Nelson y admite que no puede encontrar una explicación para ello. Pero señala que este tema es bastante común en la literatura y en particular en la literatura inglesa:

“Es la historia de un médico que fue a caballo a visitar a un paciente en una aldea que conocía bien y al final del camino igualmente nebuloso, llegó a la aldea, pero la casa del paciente era desconocida para él, y la gente hablaba un idioma extraño”. Es por lo tanto, como podemos ver, una historia muy similar a la anterior y a la otra que revelaremos más adelante en la segunda parte.

El editor pasa la palabra a la Sra. CHEST, una bióloga de su estado, que participa en el programa y que nos dice: “Al principio de la historia pensé en un sistema de microclima que a veces aparece en un área pequeña y que puede hacer que esta área pase sin transición del invierno a la primavera. Pero tan pronto como habla del pueblo, ya no funciona”.

Si eliminamos la hipótesis de la alucinación, que parece improbable, ya que no estaba sola y su marido tuvo la misma aventura que ella, no tengo otra explicación que la analogía que podría hacer con el fenómeno de los agujeros negros que en astronomía son vórtices, espirales que se vuelven sobre sí mismos donde vemos que las relaciones espaciales son extremadamente condensadas y donde el tiempo se contrae y donde la materia de las estrellas se precipita irreparablemente.

El problema es salir

La historia de esta señora plantea el problema de la reversibilidad del tiempo y, en cualquier caso, de un retorno al pasado a una velocidad fenomenal, quizás incluso superior a la velocidad de la luz, y eso es lo que me hace pensar en este agujero negro. En cualquier caso, lo que es notable, en mi opinión, es que se salieron con la suya.

En otras palabras, el Sr. y la Sra. Nelson tuvieron mucha suerte de dejar esta aldea, porque si hubieran elegido una sola margarita, ¿qué habría pasado?. ¿Podría llevarla en su coche?. ¿No induciría esta flor una vibración que resonaría, los sumergiría en este mundo medieval paralelo y los haría desaparecer para siempre de nuestro mundo y dejar a un lado del camino a su único testigo verdadero, pero por desgracia bastante silencioso: su coche?.

Si alguna vez tienes una aventura similar en el campo, piensa antes de recoger una flor, aunque su belleza te invite a hacerlo.

Segundo Componente

Era el 10 de agosto de 1901, dos respetables damas inglesas, la Srta. Charlotte Anne Elisabeth Moberly, Directora del St Hugh’s Hall College en Oxford y la Srta. Eleanor France Jourdain, la directora de una pequeña y renombrada escuela cerca de Londres estaba caminando por Versalles en los jardines que rodean el Petit Trianon, que querían visitar.

Eran como las 4:00 de la tarde. Habían caminado por el castillo durante mucho tiempo y se sintieron abrumadas por el cansancio cuando se acercaron a los callejones que conducían a las suntuosas “dependencias”.

En un momento dado, vieron a dos guardianes o jardineros oscuros y preocupados, vestidos con libreas verdes y tricornios. “Debe haber una fiesta de disfraces, una retrospectiva de los siglos de la monarquía”, le dijo la Srta. Moberly a su compañera.

Pero no tenían corazón para la alegría. A medida que avanzaban, eran penetradas por una tristeza infinita; una tristeza cuyo origen no podían detectar. Se aventuraron a pedir a las dos personas vestidas de verde que les mostraran el camino hacia el Petit Trianon.

“Justo enfrente de ti”, refunfuñó uno de ellos.

Llegaron a un kiosco redondo de inspiración china y se sorprendieron una vez más al descubrir, cómodamente sentados, a un hombre vestido con un abrigo suelto, con un sombrero de ala ancha.

Se levantó mientras se acercaban y las miraron fijamente durante mucho tiempo. Era feo para asustar y la expresión de su mirada era odiosa. Cuando estaba a punto de abrir la boca, entraron en pánico, se agarraron las faldas con las manos y se separaron las piernas. Pero una voz, muy cercana a ellos, los detuvo:

– No es por aquí, señoras, pero por aquí si.

Esta vez, estaban en presencia de un perfecto caballero. Pero un caballero vestido a la moda del siglo XVIII. Añadió, haciendo la reverencia más civilizada del mundo.

“Pronto encontrarás la casa”.

El tono tranquilizador no pudo calmar sus temores. También tenían el sentimiento opresivo de evolucionar en un entorno que no era real. Sin embargo, se fueron en la dirección recomendada.

Cruzaron un puente colgante que atravesaba un pequeño barranco, vieron una pequeña cascada y una roca de musgo, y entraron en un jardín inclinado en la parte superior del cual había un “Petit Château Carré” (Le Petit Trianon).

“En este jardín”, dice una de ellas, “una señora rubia, vestida con un vestido de verano a la antigua usanza y con un corpiño muy ajustado, estaba sentada y dibujando. La señora ya no era muy joven. Pero qué belleza, aún en sus características, qué presencia, qué gracia y distinción en su mantenimiento”.

Su cabeza cubierta de un amplio sombrero blanco del que escapaban los rizos rubios de su rico cabello en ondas sedosas; sus ojos altivos y conmovedores al mismo tiempo, miraban cuidadosamente el objeto sobre el que obviamente dibujaba un manojo de árboles delante del cual estaba parada, como en éxtasis.

Las dos chicas inglesas tuvieron tiempo de sobra para detallarlo todo

No tenía ni una sonrisa ni una inclinación de cabeza para sus inesperadas visitantes. Continuaron su camino. Luego cayeron sobre un novio que salía de un cobertizo golpeando la puerta.

Luego a una mujer que gritó “Marion, Marion” y se acercó a una niña que corría a por una taza de leche, probablemente. Vieron otro arado cubierto de hiedra; luego escucharon una música de violín que se les había escapado, probablemente de los salones de los Trianon.

Caminaron un rato más, y su imprecisa angustia las abandonó repentinamente. Recuperaron todo su buen espíritu. La fatiga había disminuido; se burlaban un poco de sus miedos e intercambiaban algunos chistes. Otras personas las pasaban o las cruzaban; pero eran personajes más “tranquilizadores”, esta vez de su tiempo.

La Srta. Moberly y la Srta. Jourdain regresaron a su país, pero durante las visitas posteriores a Versalles descubrieron que los caminos que habían recorrido en agosto de 1901 no existían, que los edificios que habían visto intactos y aparentemente habitados, como el cobertizo donde vivían la mujer y la niña, habían desaparecido.

No más guardias o jardineros vistiendo libreas verdes y de tricornio, no más quioscos, no más puentes sobre un pequeño barranco, no más cascadas en miniatura. Y hasta se dieron cuenta con asombro de que la fachada del Petit Trianon visto el 10 de agosto fue modificada. En cuanto a la puerta del cobertizo que el joven había cerrado tan fuerte, estaba cerrada con cerraduras oxidadas y cubierta de telarañas.

Sin embargo, aparentemente habían hablado bien con los personajes. Pero, ¿realmente se dirigieron a ellas?.

La Srta. Moberly y la Srta. Jourdain fueron algunas de las personas que se esforzaron por revivir, durante las noches de invierno, las maravillas de sus itinerarios de vacaciones. Leen muchos libros sobre Versalles. Y sus corazones casi se pararon cuando cayeron a la vuelta de una página en un retrato de María Antonieta.

Ella era la hermosa extraña de los escalones y árboles del Trianon. Buscaron febrilmente en bibliotecas, salas de lectura y archivos, desvelaron las historias y recuerdos de todos los contemporáneos de Luis XVI, descubrieron otros grabados, imágenes y retratos….

Al final de su febril cacería, la duda ya no estaba permitida: en efecto, habían pasado media hora de su vida en un siglo pasado, se habían cruzado con los ojos de la guillotina soberana durante más de un siglo.

También se enteraron de que el hombre feo que los había asustado era el conde de Vaudreuil, víctima de la viruela. Encontraron cartas que mencionaban a la pequeña Marion y el viejo arado abandonado contra un árbol y la señorita Jourdain pudo incluso reproducir algunas notas musicales de la melodía de violín escuchada.

Diez años después de su paso por Versalles, decidieron publicar en 1911, bajo dos seudónimos que ocultaban su verdadera identidad, un libro titulado “Una aventura”.

Periódicos serios como The Daily Telegraph y The Times reprodujeron abundantes extractos de ellos, de modo que muchos investigadores y académicos hicieron analisis. Se puede decir que, desde entonces, los especialistas en las más diversas disciplinas nunca han dejado de preguntarse sobre la “visión” de las dos mujeres inglesas: ¿Es un “viaje en el tiempo”?. ¿Nuestras dos heroínas han visto fantasmas?. Tal vez. ¿Tenían una apariencia auténtica de personajes que realmente existían?. ¿Quién sabe?. ¿Quién supo?. ¿Quién lo sabrá?.

Pero llevaría mucho tiempo cuestionar los elementos que permitieron la manifestación fortuita de un fenómeno tan raro. Por supuesto, nos interesó especialmente la fecha del 10 de agosto, en la que las mujeres inglesas habían hecho su inolvidable paseo.

Sin embargo, el 10 de agosto de 1792, María Antonieta fue encerrada en la Conciergerie. Y el 10 de agosto de 1792, no estaba sola en su prisión. Muchos de los testigos de la agonía por la que estaba pasando en ese momento dijeron que nunca dejaba de pensar en los momentos felices que pasaba en el Petit Trianon y de evocarlos. ¿Planeó entonces, ese día, sus sueños a tiempo para que fueran capturados por nuestras dos caminantes ingleses, 108 años después de haber sido guillotinados?.

En cualquier caso, todos los historiadores que, en 1911 y más tarde, examinaron los textos dejados por los escritores de la época revolucionaria, coinciden en que las dos caminantes proporcionaron, con incuestionable exactitud, descripciones de hechos, seres y cosas de las que no habían tenido conocimiento previo, particularmente en el Castillo de Versalles en 1770, es decir, 131 años antes.

¿Fueron los únicos que presenciaron este fenómeno?. Aparentemente no, ya que parece que otros dos ingleses, los Cooke, que vivieron en la región de Versalles de 1907 a 1909, confirmaron que ellos también habían visto el misterioso dibujo de la dama y un personaje con un traje del siglo XVIII.

En 1928, otras dos mujeres inglesas de excelente reputación contaron una historia similar durante uno de sus paseos por Versalles. Sin duda, los visitantes franceses también han visto algunas cosas, pero ¿a quién se las contarían si no supieran que ya se ha vivido una aventura así?.

III Conclusión

¿Qué podemos concluir sobre estos dos aspectos fantásticos, excepto que la realidad va mucho más allá de la ficción y que debemos cuestionar nuestros intentos de entender y gobernar este mundo sometiendo a aquellos que viven allí a nuestra visión esclerótica, estereotipada y necesariamente reducida del Universo.

Por lo tanto, es hora de tomar una lección de modestia y concluir, citando la famosa frase de Shakespeare en Hamlet: “Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que tu filosofía sueña“.

IV Extensión asombrosamente reveladora

El 13 de enero de 1990, el Dr. Alfred Bielek, físico graduado de Princeton y Harvard (graduado en 1939), afirmó, en un libro (El experimento Filadelfia) y en una conferencia celebrada el 13 de enero de 1990 en el Mufon Metroplex de Dallas, Texas, que él y su hermano habían estado sirviendo en la Armada de los Estados Unidos (Navy) y habían participado en varios experimentos destinados a hacer invisibles varios objetos.

Algunos de estos experimentos fueron perfectamente exitosos, pero otros fueron verdaderos desastres con la muerte del personal y la proyección en el tiempo de algunos experimentadores, incluyendo a su hermano y a sí mismo personalmente. Se hizo una película de 1984, tomada de estas experiencias, se titula “Experimento Filadelfia”, producida por John Carpenteret y dirigida por Stewart Raffill.

Dejenos su Comentario