La misteriosa criatura del Lago Ness.

1020
Las criaturas marinas de lago ness

El Lago Ness es un lago situado a 150 km al norte de Glasgow y en la región de Highlands. Fort Augustus e Inverness son las ciudades circundantes. Con una longitud de 40 km, una anchura de 2 km y una profundidad de 230 m, el lago Ness es el mayor cuerpo de agua dulce de Gran Bretaña. Loch, en escocés, significa “lago”.

Se encuentra en Great Glen, una falla en la corteza terrestre que atraviesa el corazón de Escocia. El área circundante está aún relativamente inexplorada, mientras que la visibilidad submarina es muy limitada debido a las partículas de turba en suspensión.

El lago Ness se caracteriza por su notable estabilidad térmica: la temperatura general de sus aguas varía poco más de medio grado a lo largo del año. En promedio, las aguas del lago están a 5,5°C. En verano, las aguas superficiales pueden alcanzar los 12°C. El lago, que se encuentra a 16 m sobre el nivel del mar, se comunica con el mar a través del río Ness.

Hace diez mil años, cuando los glaciares cubrían Escocia, se suponía que la falla del Lago Ness se comunicaría con el mar. Una vez que el peso de estos glaciares desapareció, el suelo se elevó 16 m, aislando el agua del lago. Los animales que viven allí sólo llevan allí menos de diez mil años. Apenas el tiempo de un guiño en la escala evolutiva. Las leyendas de los pueblos del Norte siempre han estado pobladas por monstruos marinos.

La criatura

Muchos se refieren a una criatura con la espalda redondeada y el cuello largo. Probablemente fue en su honor que los vikingos adornaron el arco de sus drakkars con “dragones de mar”. En Escandinavia, alrededor del lago Storsjö, todavía se puede ver el equipo instalado en el siglo XIX para capturar un monstruo local. En Irlanda se habla mucho de kelpies (“caballitos de mar”) en la región de Connemara loughs.

Historia

El primer informe de una aparición en el río Ness se remonta al año 565 d.C., curiosamente, sólo muy recientemente ha habido algún interés en el “monstruo” del lago Ness. En este primer informe, es un santo el que pone al monstruo a la fuga.

A partir de entonces, los testimonios sobre el monstruo siguen vinculados a las supersticiones locales. En el siglo XIX, los aristócratas que venían a cazar a las Tierras Altas oyeron hablar de las fabulosas criaturas de los lagos. Algunos incluso los ven al amanecer y les encuentran una “cabeza de caballo”.

Al mismo tiempo, los marineros informan de la existencia de “monstruos marinos” idénticos a los de los lagos. A los niños se les prohibió nadar en los LocNes por miedo al kelpie. En 1933, se construyó una carretera turística en la orilla norte del lago.

Inmediatamente, los turistas comenzaron a llegar a la zona y el número de los que habían “visto” al monstruo se disparó. El primer gran artículo sobre el tema apareció el 14 de abril de 1933 en el “Inverness Courrier”.

Pronto, la “bestia del lago Ness” se convirtió en objeto de curiosidad periodística, lo que hizo feliz a la prensa sensacionalista de todo el mundo. En ese momento, el sonar y el equipo de buceo aún no existían. Los biólogos sólo estudian animales pequeños y algas microscópicas en el lago. Pero ya estamos intentando por todos los medios asegurar la existencia, o ausencia, de animales fabulosos en estas aguas turbias.

Filmamos, fotografiamos… Los archivos están llenos de testimonios más o menos interesantes, mientras que una multitud de personas curiosas espera con impaciencia la más mínima manifestación inusual en la superficie del lago Ness.

En la Oficina de Investigación del Lago Ness, se han registrado miles de testimonios de testigos presenciales inquietantes. Muchos son extraordinariamente detallados: la criatura que se veía tenía un cuello largo, a veces erecto, con bultos en la espalda, y se movía con bastante rapidez. Fotos y películas. Muchas fotos son tomadas del monstruo, pero la mayoría de las veces se muestra que son falsas.

La evidencia

Las películas son mucho más difíciles de falsificar y se tienen más en cuenta. Dos de ellos son realmente fuera de lo común:

  • El primero fue filmado por Tim Dindsdale el 23 de abril de 1960, en la desembocadura del río Foyers. Vemos una joroba moviéndose lentamente en la distancia, luego cruzando el campo de la cámara antes de bucear. El análisis de la película concluyó que el objeto filmado estaba “probablemente en movimiento” y tenía una anchura de 1,70 m. Su velocidad estimada era de 16 km por hora.
  • La segunda película fue conseguida por Richard Raynor el 13 de junio de 1967, en el extremo norte del lago. Muestra una estela, a la cabeza de la cual a veces vemos un objeto sólido, también declarado animado. Richard Raynor explicó que el animal filmado le evocaba una especie de león marino. Dado que la longitud estimada de la parte emergente era de casi 2 m, se puede pretender el tamaño total de la criatura marina en cuestión.
  • También se utiliza el Sonar, un dispositivo desarrollado durante la Segunda Guerra Mundial que permitirá la detección masiva varias veces en el agua, sin dar ninguna prueba real de la existencia de un posible “monstruo”. Pueden registrar ecos producidos por simples peces grandes, troncos de árboles flotando entre dos aguas, burbujas de gas secretadas por detritos en descomposición o incluso cuerpos de agua cuya temperatura (y por lo tanto densidad) difiere de la temperatura ambiente.
  • Ya en 1964, un equipo de Oxford y Cambridge recibió un eco especial, mucho más fuerte que un eco producido por el salmón. Tres naves salieron inmediatamente a la busqueda a lo largo del lago Ness y trataron de detectar a la criatura que probablemente enviaría tal eco. Tendrán muchos “contactos”, pero no podrán identificar la fuente de su eco.
  • En 1968, bajo la dirección del profesor D. G. Tucker, un grupo de investigadores de la Universidad de Birmingham llegó a las orillas del lago Ness con un sonar digital automático. El 28 de agosto, un objeto que se movía a 12 km/h fue visto en el fondo del lago. Un poco más tarde, otro eco da una velocidad de 25 km/h: obviamente, no se trata de un banco de peces ni de un gran pez aislado.
  • La única conclusión que se extrae de las exploraciones con sonares en ese momento: hay uno o más seres vivos en el lago, más grandes que el salmón, cuyos movimientos son diferentes a los de los peces, especialmente al bucear.

En 1968, el Viperfish, el pequeño submarino privado del americano Dan Taylor, también se lanzó al lago. Su dueño, además de la investigación de sonares, planea lanzar dardos al “monstruo” para tomar muestras de piel. Su sueño es permitir una primera clasificación del animal en un contexto zoológico preciso.

En las aguas turbias del lago, el pequeño dispositivo no será de mucha utilidad. Cerca del lago Ness, el lago Morar también está señalado por otro “monstruo”. Afortunadamente, sus aguas son más claras. Por lo tanto, fue en el lago Morar donde los investigadores instalaron, en 1974, una cámara de observación subacuática directa, más conocida como el Machan.

Un equipo ocupó su lugar, rápidamente retransmitido por un sistema de cámaras de televisión controladas desde la superficie. Nada de lo que ocurre en la parte profunda debería escapar a priori a los objetivos de las cámaras, ya que permiten identificar con gran precisión todo lo que se mueve bajo el agua: una película es siempre más precisa que una fotografía. Sin embargo, no salió nada de las cámaras colocadas en el Machan.

Las suposiciones

Un equipo pronto intentará estudiar los restos orgánicos que yacen en el fondo del lago Ness o del lago Morar. Las pruebas de dragado ya han comenzado. Si el lago Ness ha sido el hogar de “monstruos” durante varios miles de años, ¡deberíamos terminar encontrando su cadáver en el fondo!.

Esto ayudaría a resolver el enigma esencial de este oscuro lago escocés: ¿qué esconde allí la criatura?. La respuesta (si la hay) sólo puede darse después de una investigación rigurosa, utilizando la zoología, la paleontología, la biología y ese toque de sentido común e intuición que hace avanzar la ciencia.

Alimento

No se sabe cómo se alimenta el monstruo, es poco probable que sea un herbívoro ya que en el lago y en la costa, la cantidad de vegetación sería insuficiente para alimentar a un animal de este tamaño. Lo mismo ocurre con el plancton en el fondo del lago, que después de un análisis cuestiona la hipótesis de que se alimentaría de él. ¿Se alimenta entonces esta criatura de detritos, o de varios restos orgánicos?.

Una vez más, hay que tener en cuenta que los lagos fríos como el Locnes generalmente carecen de ellos. Para alimentar a Nessie decentemente, todo lo que queda son los peces. Entonces, este salmón migratorio que abunda en los ríos y lagos escoceses.

Sin embargo, el lago parece bastante árido para los biólogos. La cadena alimentaria sigue siendo precaria: poca luz, agua relativamente muerta, no suficiente plancton. Sin embargo, es precisamente este zooplancton, junto con los pequeños invertebrados de agua dulce, lo que constituye la base de la alimentación del salmón y de los peces de la familia de los salmónidos.

Muy a menudo, las apariciones de monstruos han tenido lugar en las desembocaduras de los ríos que desembocan en el Lago Ness. Y en un momento que corresponde al regreso de los salmones a sus zonas de desove.

A veces se ha observado que algunos salmones están batiendo récords reales de velocidad que podrían explicarse por la necesidad, por ejemplo, de escapar de un depredador submarino. No se ha encontrado ningún cuerpo. ¿Cómo es posible que, a pesar de todas las investigaciones realizadas (incluso las más sofisticadas), no se hayan encontrado restos de estas misteriosas criaturas?.

La tradición local interfiere: afirma que el lago Ness “nunca devuelve a sus muertos”, sean humanos o monstruosos. ¿Por qué?. En primer lugar por la baja temperatura del agua: el frío retrasa la descomposición de los cadáveres, lo que permite a las anguilas, abundantes en el lago, limpiar completamente los restos.

En segundo lugar, se observó que muchos animales acuáticos, mitad tierra, mitad agua, solían tragar pequeñas piedras para lastrarse cuando nadaban cerca de la superficie, donde la presión del agua no era suficiente para mantenerlos sumergidos. Esto se aplica a muchos otros lagos de Escocia.

Así, en el vientre de algunos pingüinos se han encontrado piedras de más de 10 kg de peso. Si Nessie se comporta de la misma manera, su cuerpo debe hundirse muy rápidamente después de su muerte.

Es posible que algún día sepamos la verdad: las pruebas de dragado en el fondo del lago ya han comenzado. Si existe, ¿qué clase de animal puede ser este monstruo? Definirlo como un depredador marino adaptado al agua dulce y al salmón sigue siendo un poco corto.

La clasificacion

Los zoólogos no han previsto ninguna categoría específica y sus supuestas características lo convierten en un verdadero animal fabuloso. El mayor invertebrado conocido también ha permanecido mítico durante mucho tiempo y ha sido negado por la ciencia: ¡el calamar gigante existe!.

Pero la criatura del lago Ness no puede compararse con este caso, especialmente porque no hay calamares de agua dulce. Tampoco puede compararse a un anfibio. No necesitan respirar con frecuencia. Hibernan y se reproducen bajo el agua. Sin embargo, no hay anfibios marinos y, como muestran los fósiles, nunca ha habido uno. Pero sin duda Nessie viene del mar.

Sólo quedan tres hipótesis, que hacen de la criatura del lago Ness un reptil, un mamífero o un pez. La pista de “reptiles” es sin duda la más popular. Sin embargo, hay una serie de argumentos biológicos en su contra. En primer lugar, la temperatura del agua es probablemente demasiado baja para permitir que un reptil permanezca activo. Entonces, un reptil tendría que salir a la superficie para respirar. O venir a la orilla a poner sus huevos.

Cabe señalar, sin embargo, que hay algunas excepciones que confirman estas reglas: las tortugas de agua dulce norteamericanas pueden nadar bajo el hielo que cubre los lagos. La tortuga lira, por otro lado, logra mantener su temperatura por encima de la del ambiente circundante. Algunos especímenes de esta especie han sido capturados en la costa oeste de Escocia.

El reptil que más fácilmente coincidiría con las descripciones de Nessie sería el plesiosaurio. Este animal es anterior al celacanto, que no ha dejado fósiles desde hace más de 70 millones de años. Sin embargo, el rastro de “mamíferos” parece más probable. La mayoría de las focas, por ejemplo, se sienten “como peces en el agua”, incluso a temperaturas muy bajas.

¿Por qué la criatura del lago no sería una especie de foca de cuello largo?. La única objeción importante a esta hipótesis sigue siendo el problema de la reproducción: las focas se aparean en tierra y crían a sus crías allí. Además, necesitan salir a la superficie regularmente para respirar.

Entonces, ¿el monstruo es un pez?. Después de todo, esto podría explicar la rara apariencia de la superficie y el discreto modo de reproducción. Desafortunadamente, la mayoría de los testimonios no describen a Nessie como un pez, ni siquiera uno gigante. Por su parte, los habitantes de la región del lago Ness argumentan que podría ser una anguila gigante, de una especie desconocida.

Y los ecos sonoros recogidos pueden sugerir movimientos comparables a los de las anguilas. También se observó que las apariciones se hacían preferiblemente en la superficie, cuando las aguas estaban calientes: esto puede corresponder perfectamente al comportamiento de un pez demersal.

En conclusión, nadie ha podido demostrar o proporcionar pruebas irrefutables de la existencia de tal animal (monstruo) en las profundidades del lago Loch Ness. Todavía nos quedan muchos años para soñar a orillas del lago Ness, buscando (por si acaso) a una misteriosa criatura cuyos cuentos han estado contando durante miles de años.