La fabulosa Historia de los Monjes de Saint-Mathieu

196

Es una aventura muy extraña que les sucedió a los monjes navegantes de la Abadía de Saint-Mathieu, que partieron un día del siglo IX para explorar el océano. Sí, una aventura muy extraña, en realidad.

Tan extraña fue, que los contemporáneos, asustados y asombrados, vieron en élla, según su temperamento, la garra del diablo o la mano de Dios, y se cuestionaron a sí mismos a los hombres santos de la Iglesia, famosos por su comprensión de las cosas más allá de lo comprensible.

Estos hombres santos estaban al principio perplejos, pero luego se estrellaron en la meditación. Y fueron necesarios mil años para que la prodigiosa aventura de los monjes navegantes recibiera un comienzo de explicación.

Sin embargo, no fueron ni teólogos mitrados ni canónigos con sombreros cuadrados los que aportaron los destellos deseados, sino dos humildes caballeros, vestidos con trajes un tanto ridículos, y cuyos nombress eran Albert Einstein y el otro Paul Langevin……

Así, los dos físicos más eminentes de nuestro tiempo fueron utilizados para tratar de entender lo que les había sucedido a los monjes marineros. ¿Qué habían experimentado que era tan fantástico?.

Un relato de los acontecimintos

Los siguiente esta en la historia que el columnista Godefroy de Viterbo escribió sobre el acontecimiento.

En el siglo IX, en los confines de Bretaña, en una punta rocosa barrida por el viento y asaltada por las olas, había una abadía dedicada a San Mateo, “porque, según la leyenda, la cabeza del apóstol había sido traída a este lugar, por comerciantes de Oriente Medio”.

Los monjes vivían allí, dividiendo su tiempo entre cultivar una tierra árida, enseñar creencias sagradas y explorar el océano. Algunos de ellos se iban a la mar durante meses en barcos que los celtas habían copiado de los barcos cartagineses cuando llegaron a la región en busca de estaño.

A su regreso, con la mente llena de imágenes fabulosas, describieron a sus hermanos, que habían permanecido en tierra, islas paradisíacas pobladas de hombres y mujeres desnudos, aves multicolores dotadas de un lenguaje casi humano, y animales extraños que se asemejaban a niños peludos corriendo entre los árboles.

Añadieron, un detalle apenas creíble, que en algunos de estos árboles crecían huevos llenos de leche dulce. Fueron escuchados con un deleite que apenas comenzaba a sentirse.

 

El deseo de ir mas lejos

Entonces llegó el día en que, deseando ir más lejos que sus predecesores, los monjes se embarcaron en barcos equipados con grandes velas que los llevaban con una línea en el horizonte. Impulsados por vientos caprichosos, vagaron durante meses, luchando contra las tormentas, alimentándose de su pesca y bebiendo el agua del cielo.

Finalmente, una tarde, llegaron a la vista de una extraña isla donde había una montaña hecha de bloques de oro. Deslumbrados, desembarcaron y llegaron frente a una ciudad rodeada de un colosal recinto herméticamente cerrado. Y cuyas puetas también estaban hechas de oro.

Luego se sentaron con la esperanza de que apareciera alguien que pudiera decirles dónde estaban. Pero al pasar la noche, nada se movía más que la luna cuyo curso seguían en un cielo lleno de estrellas que no conocían.

Ahora, cuando apareció la luz de la mañana, las puertas se abrieron solas en la muralla y los monjes vieron una ciudad enteramente hecha de oro que brillaba bajo el sol. Entraron. Un extraño silencio flotaba sobre las calles desiertas.

Caminando sobre adoquines dorados, recorrieron cientos de casas, vacías pero tan luminosas como el cáliz sagrado de su abadía, fuentes decoradas con piedras y palacios cuyas fachadas estaban decoradas con gemas. Luego llegaron a una iglesia que parecía un santuario tallado por el orfebre más hábil. Entraron y descubrieron que había un olor a rosas…

Sorprendidos de no encontrar sacerdotes en este santuario que no pareciera un edificio abandonado, los monjes emprendieron una exploración metódica del lugar.

Y luego, abriendo una puerta al azar, descubrieron en las estancias a dos ancianos con barbas majestuosas, sentados en tronos. Estos extraños personajes estaban inmóviles como estatuas. De repente cobraron vida y se levantaron para saludar respetuosamente a sus visitantes.

– ¿Quién sois vosotros? Dijeron. ¿Y qué es lo que quereis?

Los otros respondieron que eran monjes, que venían de más allá de los mares y que sólo querían, en este mundo, adorar a Dios y hacer su santa voluntad.

-Y vosotros….? añadieron los monjes

Los ancianos hablaron largo y tendido en un lenguaje florido. De sus discursos un tanto oscuros, los monjes creían que estaban tratando con Elías y Enoc, que la ciudad en la que se encontraban estaba custodiada por serafines y que un alimento celestial alimentaba a los que tenían la felicidad de quedarse allí.

Tales palabras, por extraordinarias que fueran, no les parecían extravagantes a los valientes monjes que una lectura diaria de las Sagradas Escrituras les había acostumbrado a lo maravilloso.

Sin embargo, lo que aprendieron más tarde fue a sorprenderlos

Los dos ancianos, de hecho, al cambiar de tema de repente, se aseguraron de que el tiempo en su isla no se desarrollara al mismo ritmo que en otras partes, y que un día, en casa, fuera equivalente a cien años en las otras regiones de la tierra.

“Mientras que aquí”, decían en su particular estilo, “tres veces la estrella del día ha dado su claridad, tres veces cien años han envejecido los seres animados de vuestras tierras. De los que después de tu partida, sus madres han engendrado, ni uno solo, mañana, estará vivo. La tierra, por todos lados, ha dado paso a nuevos pueblos y nuevos reyes. Y vosotros mismos seréis viejos cuando lleguéis allí”…..

Luego pidieron a los dos sacerdotes monjes del grupo que dijeran una misa. Cuando terminó el servicio, el anciano que decía ser el profeta Elías habló:

“El tiempo te está saludando. Tendrán que irse pronto. Si lo desean, traigan unas provisiónes de oro y piedras preciosas. La brisa marina los llevará a sus casas en cinco días”.

Añadió:

“Te veo joven al principio; te veo viejo al final”…..

Entonces los monjes se despidieron de los ancianos y regresaron al arroyo donde habían dejado sus barcas. Allí, cargaron canastas de frutas y botellas de agua fresca. Luego repararon las velas y los mástiles que habían sufrido las tormentas durante su largo viaje. Cuando todo terminó, dejaron esta fabulosa isla donde habían pasado tres días.

Fue entonces cuando las palabras de los ancianos se hicieron realidad. Una brisa se levantó repentinamente que llenó las velas y empujó los barcos a tal velocidad que en exactamente cinco días llegaron a Pointe Saint-Mathieu.

No todo era precisamente lo esperado

Inmediatamente, los monjes subieron a la abadía, deseosos de contar su extraordinaria aventura. Pero al dar unos pasos, quedaron petrificados: las murallas ya no eran las que habían conocido, la ciudad se había transformado, la iglesia no se parecía en nada a la que habían construido.

En cuanto a la abadía, incluía edificios que no existían cuando salieron. Temerosos, entraron en el claustro. Allí no reconocieron a nadie: ni al abad, ni al prior, ni al hermano portero. Y también se dieron cuenta con terror que todo en el país había cambiado: el obispo, el rey, los señores, el pueblo.

Luego pidieron noticias de los que habían conocido antes. Nadie podía recordarlo. Su nombre fue olvidado. Los monjes llegaron a la conclusión de que sus amigos habían muerto y que ellos habían sido olvidados hacia tiempo.

Y mientras lloraban mientras se acercaban, de repente descubrieron con horror que su piel estaba arrugada, su pelo blanco, su cuerpo decrépito, sus manos diáfanas. Cuando se acercaron a Pointe Saint-Mathieu antes, todavía eran hombres jóvenes y vigorosos, pero de repente se habían convertido en ancianos temblorosos con ojos extintos y bocas desdentadas.

El padre abad, compadeciéndose de ellos por su edad, les preguntó de dónde venían y quiénes eran.

“Nos fuimos de aquí hace tres años”, dijeron. “Esta abadía era nuestra. Viajamos por mar, nos quedamos tres días en una isla y volvimos con frutas y oro. Pero ya no reconocemos nada ni a nadie”.

El padre abad, muy intrigado, preguntó por sus nombres, los nombres de sus barcos y la fecha de su partida. Luego fue a consultar los archivos de la abadía.

Cuando regresó, parecía horrorizado

Por lo que acabo de leer”, dice, “no os fuisteis hace tres años. Los textos que relatan vuestra salida y donde se registran vuestros nombres y los de vuestros barcos son mucho más antiguos. Tienen trescientos años de antigüedad”……

Y como los monjes no parecían entender el significado de sus palabras, añadió:

“¿Lo habéis entendido? ¡Os fuisteis hace tres siglos!”

Entonces, los viajeros, sintiendo que estaban a punto de morir, relataron detalladamente su aventura, describieron la isla de la montaña dorada, la ciudad resplandeciente, los dos ancianos que decían ser Elías y Enoc, sin mencionar las extrañas palabras que estos misteriosos personajes habían dicho sobre diferentes épocas.

Cuando terminaron, cayeron muertos y su relato quedó registrado en los archivos de la abadía. Así, un día, el cronista Godefroy de Viterbo pudo conocer la fabulosa historia de estos monjes, que abandonaron sus casas en el siglo IX y no regresaron hasta el siglo XII…..

Dejenos su Comentario