Canibalismo: Causas y Motivos sin explicación

216

El canibalismo es visto con disgusto e indignación en muchas culturas e incluso es considerado criminal por muchas sociedades, que lo castigan con el encarcelamiento o la reclusión en un centro psiquiátrico.

El canibalismo es considerado por muchos como un comportamiento salvaje, digno de las “antiguas tribus de los mares del sur”. Aunque las enfermedades (incluida la de “Creutzfeld Jacob”) y la religión han reducido esta práctica (anteriormente ritual, guerrera y tradicional), todavía se practica en todo el mundo.

El canibalismo criminal ha aumentado desde el siglo pasado, especialmente en Occidente, hasta el punto de que se han tenido que crear nuevas leyes.

Desde el comienzo de la humanidad

En muchas culturas, el canibalismo se considera un acto atroz y sacrílego, mientras que en otras culturas es una costumbre sagrada. El canibalismo parece haber existido y persistido siempre hasta nuestra era moderna. Su origen exacto es un misterio.

Los antropólogos creen que apareció al principio de la historia de la humanidad y que más tarde proliferó con la creciente necesidad de que los hombres apaciguaran a sus dioses, sobrevivieran a las hambrunas u obtuvieran venganza o control sobre sus enemigos.

Los estudios arqueológicos muestran que el canibalismo se practicaba durante el Neolítico y la Edad del Bronce, en toda Europa y América, pero también en África, Australia, Nueva Zelanda, Oriente Medio y Asia. Las motivaciones variaban según la cultura y la situación, pero parece que algunas formas de canibalismo prevalecieron en algunas partes del mundo y en algunos períodos.

Los aztecas de México son famosos por sacrificar y devorar cientos de seres humanos cada año. Principalmente atacaron a otros pueblos, pero también se comieron unos a otros y usaron el canibalismo para sobrevivir en las grandes hambrunas.

Los sacrificios humanos y las ceremonias caníbales que siguieron tenían la intención de crear un equilibrio universal entre el mundo y el cosmos. Los aztecas creían que sacrificar a los humanos apaciguaba a sus dioses y que no hacerlo causaría la destrucción de la humanidad.

El canibalismo era, por tanto, para ellos un acto sagrado, que también les permitía obtener una especie de poder divino a través de la comunicación con sus dioses.

Los iroqueses, por su parte, sacrificaban y consumían los cuerpos de sus enemigos para satisfacer a su dios de la guerra, pero también para absorber los espíritus de sus enemigos en sus propios cuerpos, obteniendo así las cualidades y la fuerza de los guerreros enemigos. Según Moira Martingale, autora de “Cannibal Killers”, los iroqueses practicaron este ritual de canibalismo al menos hasta finales de la década de 1830.

Los papúes de Nueva Guinea practicaron el canibalismo hasta la década de 1960, de manera ritual. Algunas tribus también lo practicaban porque apreciaban el sabor de la carne humana. Pero la mayoría de las tribus papúes consumían principalmente los tejidos y cerebros de sus muertos, durante una ceremonia tradicional, como señal de respeto.

Esta práctica tuvo consecuencias devastadoras: los investigadores descubrieron que miembros de diferentes tribus sufrían de una enfermedad mortal, que las mujeres transmitían a sus hijos y que resultó ser la enfermedad de Kreutzfel Jacob (una variante humana de la “enfermedad de las vacas locas”).

Esta enfermedad ha provocado la desaparición de muchas formas de canibalismo ritual. Pero la difusión del cristianismo por parte de los misioneros también ha llevado a una disminución significativa de esta práctica

La tolerancia y la criminalización

La única forma tolerada de canibalismo es la que permite la supervivencia en una situación desesperada. El canibalismo de “supervivencia” es raro y puede explicarse por condiciones muy específicas, pero sigue siendo un acto punible por la ley.

En los últimos dos siglos han ocurrido varios casos famosos de canibalismo de supervivencia, incluyendo la expedición Donner de 1846 (la “Fiesta Donner”, inmigrantes americanos perdidos en las montañas de Sierra Nevada) y el equipo de rugby uruguayo cuyo avión se estrelló en la cordillera de los Andes en 1972.

En nuestro tiempo, el asesinato de una persona y el consumo de su cuerpo por otro ser humano, aparte de la hambruna, son considerados canibalismo criminal o antropofagia. Sin embargo, las definiciones y leyes relativas a este tipo de delito varían considerablemente de una cultura a otra.

En muchas partes del mundo, el canibalismo no se considera un delito en sí mismo y sólo se reconoce como tal en relación con otro delito. Así, en Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos, el canibalismo no se considera un crimen, aunque sea socialmente inaceptable. Las personas que cometen este acto generalmente son acusadas de otro delito directamente relacionado con el canibalismo, como el asesinato o la necrofilia.

En otras culturas, lo que se consideraría canibalismo criminal puede ser aceptable, dependiendo de las circunstancias. Los prisioneros japoneses fueron devorados por la tribu Takou Kan de Formosa en 1907, lo que era normal para los Takou, pero conmocionó a Occidente y a los japoneses.

Sin embargo, en 1944, los estadounidenses desembarcaron en la isla de Leyte, en las Filipinas, y tomaron por sorpresa a miles de soldados japoneses. Este último, aislado en la selva, incapaz de retirarse, atrapado entre la guerrilla filipina y las tropas estadounidenses, murió en gran número. Sin embargo, algunos sobrevivieron… gracias al canibalismo.

Fabulas y leyendas

Hasta finales del siglo XVIII, los “hombres lobo” seguían siendo culpados de violaciones y asesinatos cometidos por asesinos en serie, que a veces también eran caníbales.

En 1573, cuando las brujas y los hombres lobo causaron histeria colectiva, el francés Gilles Garnier admitió haber asesinado a varios niños, cuyos cuerpos habían sido descubiertos mutilados y medio devorados.

Le preguntaron por qué lo había hecho (de hecho, fue torturado durante mucho tiempo…) y Garnier afirmó ser un hombre lobo, una condición que había adquirido a través de la brujería. Un demonio le había enseñado a convertirse en lobo frotándose el cuerpo con un ungüento (un método clásico según las leyendas de la época).

Había descuartizado a los niños con sus garras y los había devorado. Admitió que le gustaba comer carne humana… y que tenía “las mismas inclinaciones anormales incluso cuando estaba en su estado humano normal y no en su estado de lobo”.

Quince años después, el alemán Peter Stubbe fue torturado antes y ejecutado después de confesar 25 años de asesinato y canibalismo. También explicó que el Diablo le había enseñado el arte de la metamorfosis y le había dado una piel de lobo, que llevaba cuando perseguía a mujeres jóvenes y niños.

Pero, según él, cuando atrapaba a su víctima, volvía a su forma humana para violarla y mutilarla. Admitió haber matado y comido a su propio hijo, cuya madre era también su hija, con quien tuvo una relación incestuosa.

Hoy en día, la licantropía es reconocida como un trastorno mental. Los que lo padecen están convencidos de que se están convirtiendo en lobos y actúan como creen que este animal salvaje debería comportarse: gritan, violan brutalmente a las víctimas indefensas y sólo comen carne cruda y ensangrentada.

Muchos se niegan a creer que el canibalismo todavía se practica en nuestra era “civilizada”. Sin embargo, ha habido casos documentados desde al menos el siglo pasado.

Canibalismo criminal

Hay cuatro formas principales de canibalismo criminal:

  • canibalismo sexual
  • canibalismo de agresión
  • canibalismo espiritual y ritual
  • epicúreo / canibalismo nutricional

Estos diferentes aspectos se solapan considerablemente. Una persona puede consumir carne humana por diferentes razones, para lograr un sentido de poder y control (canibalismo de agresión), otra puede encontrar su sabor agradable (canibalismo epicúreo / nutricional), y otra puede participar en el canibalismo para lograr una mayor afinidad espiritual con la persona que come, mientras experimenta un intenso placer sexual.

Canibalismo sexual

Se considera un trastorno psico-sexual, que implica que la persona sexualiza el consumo de la carne de otra persona. Esto no necesariamente sugiere que el caníbal experimente un orgasmo sólo comiendo carne humana, sino que este acto también puede liberar frustración sexual o ira. El canibalismo se considera una forma de sadismo sexual y a menudo se asocia con actos de necrofilia.

Andrei Chikatilo, Albert Fish, Armin Meiwes y Jeffrey Dahmer son caníbales sexuales.

  • En la década de 1920, el estadounidense Albert Fish, a pesar de su avanzada edad, violó, asesinó y devoró a varios niños.
    Fish era un caníbal sexual en el verdadero sentido de la palabra y afirmaba haber experimentado un enorme placer sexual cuando se comía a un niño, pero también cuando se imaginaba a sí mismo haciéndolo.
    Incluso escribió una carta a la madre de una de sus víctimas explicando lo suculenta que había sido su hija!.
  • Andrei Chikatilo, maestro ucraniano y padre de dos hijos, asesinó a mujeres y a muchos niños. Era impotente y sólo podía obtener satisfacción sexual torturando y asesinando niños. Los mutiló y luego consumió la carne de sus víctimas, incluyendo los pechos y los órganos sexuales. Es posible que también haya experimentado placer sexual al comerse a sus víctimas. Chikatilo decía estar disgustado por la llamada “moral suelta” de sus víctimas inocentes……
  • Otro ejemplo más reciente de canibalismo es el de Armin Meiwes de Rotenburg, Alemania. En marzo de 2001, Meiwes publicó un anuncio en Internet, indicando que buscaba a un hombre guapo de entre 18 y 30 años, “deseoso de ser comido”.
    Para su propia sorpresa, un ingeniero berlinés de 42 años, Bernd Juergen Brandes, respondió a su oferta y fue a Rotenburg para reunirse con él. Discutieron y decidieron cortarle el pene a Brandes, que flamearon y frieron en una sartén. Entonces Meiwes y Brandes lo comieron juntos. Meiwes entonces mató al ingeniero, le cortó pedazos de su cuerpo y los congeló, y enterró el resto en su jardín.
    La policía explicó, según Reuters, que la base de este acto fue “las tendencias caníbales y homosexuales que comparten ambos hombres”. Meiwes fue acusado de asesinato “por placer sexual” (no canibalismo), condenado y sentenciado a 8,5 años de prisión. Fue juzgado de nuevo en 2006 y condenado a cadena perpetua.
  • Jeffrey Dahmer también era un caníbal sexual. Admitió los asesinatos, mutilaciones y violaciones de 17 jóvenes, que a veces comía. Devoraba sus corazones más particularmente, pensando que sus víctimas podían así “revivir” en él.
    Algunas personas que afirmaban haber participado en el canibalismo hablaban de un sentimiento de euforia y/o estimulación sexual intensa mientras consumían carne humana. Según Lesley Hensel, autora de “Canibalismo como trastorno sexual”, comer carne humana puede aumentar el nivel de vitamina A y aminoácidos en el cuerpo, causando una reacción química en la sangre y el cerebro.
    Esta reacción podría causar los estados “alterados” que algunos caníbales afirman haber experimentado. Sin embargo, esta teoría no ha sido probada científicamente.
    El psicólogo Steven Scher realizó uno de los pocos estudios sobre el sexo y el canibalismo en la Universidad de Illinois en 2002. Durante este estudio, se le pidió a varios grupos de personas que respondieran preguntas sobre el canibalismo y el interés sexual.
    Los resultados de este estudio mostraron que la gente tiende a comer a alguien que los atrae sexualmente. Esto sugiere que puede haber un componente sexual significativo en la práctica del canibalismo.

A veces, además de la motivación sexual, hay una baja ganancia financiera. El alemán Fritz Haarman (que no era caníbal, sino sádico sexual) asesinó a unos 50 niños pobres y sin hogar entre 1918 y 1924.

Las atrajo a su casa prometiéndoles comida o agua, luego las violó, las mordió por la garganta, las golpeó y las asesinó. Luego los cortó en trozos, que vendió en el mercado negro como “cerdo” o “caballo”….

Georges Grossmann actuó al mismo tiempo, de la misma manera, con mujeres jóvenes. Fue arrestado en 1921.

Entre 1921 y 1924, Karl Denke asesinó a vagabundos -hombres y mujeres- que pasaban por Munsterberg, Silesia (ahora Ziebice, Polonia), y a quienes “amablemente invitó” a su pensión. Cortó sus cuerpos en pedazos y los saló, luego se los comió poco a poco… y a veces se los ofreció a sus inquilinos.

Canibalismo de agresión

La mayoría de los actos de canibalismo están, hasta cierto punto, motivados por el deseo de tener poder o control sobre la víctima. El canibalismo es la expresión última de la dominación sobre otra persona.

El canibalismo de agresión está motivado por sentimientos de hostilidad y/o miedo, creando una necesidad imperiosa de ejercer poder, venganza o control sobre una víctima asesinándola y consumiéndola.

El canibalismo de agresión es una de las formas más comunes de canibalismo y a menudo se superpone con otros tipos de antropofagia, en particular el canibalismo espiritual / ritual y el canibalismo sexual. Algunas formas de canibalismo de agresión han atraído recientemente la atención de los medios de comunicación, siendo los casos más recientes Anna Zimmerman y Ed Kemper.

  • – En 1981, Anna Zimmerman, una joven alemana de 26 años con dos hijos, asesinó a su novio por enojo y deseo de venganza. Luego lo desmembró, congeló los trozos de su cuerpo, y luego los descongeló poco a poco, para comerlos con sus hijos. Anna Zimmerman es uno de los pocos casos conocidos de mujeres caníbales.
  • – Edmund Kemper asesinó a sus abuelos cuando era adolescente, luego secuestró a seis mujeres jóvenes, y finalmente a su madre y a una amiga de ella. Los asesinatos y el canibalismo de Kemper fueron, según los psicólogos que lo entrevistaron, el resultado de su odio hacia su madre y su infeliz infancia.
    De niño, Kemper creció muy rápido y asustó a sus hermanas, por lo que su madre lo obligó a dormir en el sótano, en el frío y la oscuridad. Sintiendo que estaba siendo castigado injustamente, Kemper había empezado a sentir ira y odio hacia su madre. A medida que crecía, comenzó a fantasear con el asesinato.
    Ed Kemper explicó que había comido partes de dos de sus víctimas para “poseerlas para siempre”. Pero los asesinatos de Kemper también tuvieron un componente sexual: mató a sus víctimas y luego agredió sexualmente sus cuerpos. Sin embargo, se cree que estos asesinatos fueron motivados principalmente por su ira y deseo de venganza, directa e indirectamente, hacia su madre.

El asesino en serie esconde motivaciones

El canibalismo no es infrecuente entre los asesinos en serie, especialmente entre aquellos que tienen motivaciones sexuales o sádicas. A menudo, es tanto un canibalismo sexual como un canibalismo de agresión.

El miedo, la mutilación y el dolor de la víctima son ingredientes esenciales para la gratificación sexual del asesino sádico (asesino de la lujuria). La visión de la sangre lo estimula y excita, y a veces viene a beber esta sangre, luego muerde… y traga.

Se están moviendo imperceptiblemente hacia el canibalismo. Para ellos, es “simplemente” un comportamiento sexual. En su imposible búsqueda del asesinato perfecto (el que será totalmente idéntico a sus fantasías), siempre vuelven a matar, se vuelven cada vez más brutales y experimentan nuevas formas de tortura o posesión de su víctima.

Andrei Chikatilo mutiló a sus víctimas con cada vez más frenesí y sangre, infligió cada vez más tortura, sufrimiento y dolor para sentir satisfacción sexual, incluso canibalismo.

Dahmer primero desmembró a sus víctimas y guardó partes de sus cuerpos como recuerdo. Pero sus asesinatos también empeoraron y terminó comiéndose a algunas de sus víctimas.

Otros no llegaron tan lejos como el canibalismo, pero puede ser porque fueron arrestados antes de abandonarse a él. En los últimos asesinatos que cometió, totalmente desatados, Ted Bundy mordió hasta la muerte a algunas de sus víctimas.

Neville Heath, un hombre británico, fue arrestado en 1946 por los asesinatos sádicos de dos mujeres a las que había infligido terribles mutilaciones y les había mordido profundamente los pechos, casi destrozándolos.

William Heirens, un fetichista que robó ropa interior femenina y sintió excitación sexual cuando irrumpió en las casas de la gente, mató a una mujer y a una niña, las mutiló y las mordió.

Si hubieran podido sumergirse aún más en la violencia, estos tres asesinos probablemente se habrían convertido en caníbales.

Denigrar, dominar, herir y humillar a la víctima ofrece el control final del asesino y es este control su principal motivación. Cuanto más extremo sea el dispositivo de control, más poderoso se sentirá el asesino… y más apreciará esta sensación.

Y el control final es devorar a la víctima. Reducirla a un estado de carne, hacerla desaparecer apropiándosela totalmente, disolviéndola en sí misma. Chikatilo vendaba los ojos a sus víctimas y les cortaba la lengua para evitar que le vieran y hablaran con él.

Dahmer quería convertir a sus víctimas en zombis obedientes perforándoles un agujero en la cabeza e inyectándoles agua hirviendo o ácido.

El alemán Joachim Kroll empezó a matar niños después de usar muñecas inflables durante años, considerándolas también como objetos “desechables”.

Canibalismo ritual y espiritual

Las formas modernas de canibalismo espiritual y ritual son muy similares a las de los grupos tribales. Sin embargo, la versión criminal moderna se asocia con rituales de adoración satánica más que con tribus ancestrales.

  • Entre 1981 y 1982, los “Chicago Rippers” (Robin Gecht, Ed Spreitzer, Andrew y Thomas Kokoraleis) cortaron los pechos de varias mujeres a las que habían secuestrado, violado, torturado, asesinado y comido. Se descubrió que el líder del grupo, Gecht, había creado una especie de culto satanista que consistía en humillar y matar a mujeres jóvenes.
  • En Finlandia, en Helsinki, en 1999, dos jóvenes, Jarno Elg y Terhi Tervashonka, y una adolescente, Mika Riska, fueron detenidos por torturar, asesinar y devorar a un hombre de 23 años. Decían ser satanistas que realizaban un asesinato ritual.
  • Ese mismo año, un hombre llamado Dmitry Dyomin y sus dos cómplices, Valentin Chelyshev y Alexei Andreyev, secuestraron a una niña de 15 años en Kiev, Ucrania. La asesinaron, le cortaron la lengua y Dyomin se la comió. Luego decapitaron a la adolescente y Dyomin mantuvo su cabeza como un trofeo en su habitación. La policía encontró cráneos y libros de magia negra en su casa.
  • En 2002, la policía ucraniana detuvo a tres hombres y una mujer que habían asesinado y comido a seis personas, incluida una mujer de 18 años. La policía descubrió “libros de magia negra” en uno de los asesinos, un hombre de 53 años, y explicó que los asesinos habían matado a la joven, le habían arrancado el cuero cabelludo, le habían hervido la cabeza decapitada y se la habían comido antes de cortarle los órganos internos.

El canibalismo espiritual o ritual no es necesariamente el trabajo de grupos. Muchos casos de canibalismo individual incorporan aspectos espirituales o rituales en su práctica. Dahmer y Kemper dijeron que cuando consumían a sus víctimas, pensaban que se estaban convirtiendo en una parte espiritual de sí mismos. También pensaron que su canibalismo les permitía absorber su fuerza o poder….

Canibalismo epicúreo o nutricional

El canibalismo epicúreo o nutricional está motivado por el amor al sabor de la carne o por la apreciación de su valor nutricional. Esta forma de canibalismo es probablemente la más rara. A menudo se considera como una “submotivación” de otras formas de canibalismo, como el canibalismo sexual o el canibalismo de supervivencia. Aunque es raro, varios casos famosos pueden ser incluidos en esta categoría.

En 1981, el estudiante japonés Issei Sagawa fue arrestado en Francia por el asesinato de una amiga holandesa de 25 años, Renée Hartevelt. La había invitado a su casa, luego la invitó a salir y ella se negó. Despues le disparó en la nuca. Por ultimo cortó trozos de su cuerpo y se los comió. Dijo que “nada es tan delicioso”.

Fue considerado mentalmente demente e internado durante un año antes de ser extraditado a Japón. Una vez en casa, su rico padre le permitió recuperar su libertad. Escribió un libro y alcanzó cierto estatus de celebridad.

Causas aún desconocidas

Andrei Chikatilo dijo que su propio canibalismo se debía a una historia que su madre le contó cuando era niño y que su hermano había sido asesinado y comido durante la gran hambruna rusa de la década de 1930.

Durante su juicio, ante su comportamiento -debidamente- extraño (risas, gritos…) y sus abominables asesinatos, el abogado de Chikatilo alegó demencia. Pero el juez Akubzhanov dijo que el notable “autocontrol” de Chikatilo antes, durante y después de sus crímenes demostró lo contrario: había preparado cuidadosamente sus ataques, por ejemplo, llevándose ropa limpia por si acaso estuviera cubierto de sangre y tuviera que cambiarse para pasar desapercibido.

“Minutos después de cometer un asesinato bestial y mutilar horriblemente a su víctima, salió tranquilamente del bosque y comenzó a hablar de hongos con la gente en una parada de autobús. En cada etapa de sus crímenes, él estaba totalmente en control de sus acciones. Su conciencia no lo atormentaba en lo más mínimo. Tenía una psique y nervios de acero”.

En el campo de la psicología, hay un debate sobre los factores que llevan a una persona a perpetrar el canibalismo de una manera criminal.

Existen varias teorías, desde el estrés intenso y repentino hasta la “sobrealimentación” del bebé durante los primeros meses de vida. Hay poca evidencia que apoye la mayoría de sus teorías. Sin embargo, algunos proponen un marco dentro del cual se puede obtener una mejor comprensión de los posibles factores psicológicos detrás del canibalismo.

Traumas escondidos de la niñez

El Dr. Clancy McKenzie, profesor de psicología en la Universidad de Washington D.C., cree que el canibalismo es el resultado de un choque emocional violento, especialmente durante la primera infancia. Dice que el bebé, después del destete, experimenta una gran ansiedad debido a la separación y a las fantasías de devorar a su madre.

Un niño que ha experimentado este trauma puede regresar a esta etapa en la edad adulta, después de un estrés intenso o un choque emocional, que lo llevará a buscar la realización de la fantasía que se le había negado recurriendo al canibalismo.

Esta sorprendente teoría está respaldada por un estudio sobre el canibalismo dirigido por Eli Sagan. Afirma que el canibalismo es “una respuesta psicológica a la ira y la frustración” expresada a través de la agresión oral y la necesidad de absorber literalmente a la persona consumiéndola. Este impulso puede dirigirse a un enemigo que parece amenazar al individuo.

Sagan cree que los niños que dependen demasiado de sus madres debido a la “sobrealimentación” materna tienen más probabilidades de experimentar agresión oral y frustración debido a la separación. Además, afirma que el adulto que inconscientemente lleva esta agresión oral dentro de sí puede expresarla de manera abiertamente dominante contra las mujeres, a través del canibalismo.

La evidencia de varios caníbales apoya hasta cierto punto el argumento de que la agresión contra la madre puede ser uno de los posibles factores en el canibalismo de una persona, como Ed Kemper.

Sin embargo, es difícil saber si la agresión conduce directamente al canibalismo.

Hay poca evidencia disponible que pueda apoyar esta teoría en su totalidad. Y tal evidencia, si existe, sería muy difícil de obtener. Aunque esta teoría es interesante, es poco probable que todos los caníbales, y especialmente los caníbales criminales, se adapten a este contexto.

El estrés y alteraciones emocionales

Por el contrario, el Dr. Park Dietz, un experto criminal que testificó en el juicio de Jeffrey Dahmer, dice que es imperativo que el psicólogo no profundice demasiado en la infancia del caníbal para explicar sus prácticas.

Él cree que el canibalismo puede ser utilizado cuando se trata de estrés traumático repentino. Sabemos que el estrés juega un papel importante en las acciones de los asesinos en serie y es posible que pueda empujar a alguien a abandonarse a su apetito por su propia especie.

Sin embargo, esta no es la única explicación. Esta teoría puede ser correcta hasta cierto punto, pero sólo da una explicación parcial de las motivaciones del canibalismo y no puede aplicarse a todos los caníbales. Ella no explica por qué Jeffrey Dahmer ha alimentado fantasías caníbales desde la infancia.

Es importante observar todo el entorno psicológico que rodea este comportamiento, no sólo un período en la vida del caníbal. Puede ser necesario estudiar la infancia o la adolescencia tanto como la edad adulta para encontrar respuestas.

Teoria y diagnosticos de la psicologia

Existen otras teorías, sin fundamento hasta ahora, que sugieren que el canibalismo es un trastorno sexual, o incluso un trastorno del apetito. La característica común que se encuentra en muchos caníbales es que a menudo han sido diagnosticados como esquizofrénicos o con otra forma de trastorno de personalidad.

Esta teoría sugiere que un componente neuroquímico subyacente podría llevar al comportamiento caníbal. Muchos caníbales, como Andrei Chikatilo, Albert Fish e Issei Sagawa, han sido identificados como esquizofrénicos.

La esquizofrenia incluye “varios trastornos psicóticos con manifestaciones cognitivas, emocionales y conductuales que reflejan una división o disociación entre las funciones de la sensación y la emoción, así como una disociación entre pensamiento y conciencia”.

Los esquizofrénicos a menudo tienen trastornos del pensamiento, alucinaciones y pierden contacto con la realidad. Esto podría explicar las experiencias que muchos caníbales reportan haber experimentado, durante y después de sus actividades caníbales, tales como agujeros negros, sentimientos intensos de sí mismos, alucinaciones, etc.

La esquizofrenia también podría ser un componente significativo del canibalismo tribal. Se ha descubierto que las características psicóticas de la esquizofrenia tienen un componente genético significativo y, por lo tanto, pueden transmitirse de generación en generación.

Por lo tanto, es posible que la esquizofrenia esté muy extendida entre algunas tribus indígenas altamente endogámicas. Pero esta teoría es sólo especulativa y aún no ha sido realmente explorada.

Todavía queda mucho por investigar en el campo particular del canibalismo criminal moderno. Aunque hay muchas teorías, pocas de ellas explican plenamente por qué algunas personas comen carne humana.

Dejenos su Comentario