Detras de lo que hay en el área 51

513
E secretos mejor guardado el Área 51

En medio del desierto de Nevada, la zona militar más secreta y aislada del mundo, es un lugar que fascina. El inhóspito lugar atrae durante todo el año a oleadas de curiosos en busca de la verdad sobre los extraterrestres. Más allá de la fantasía de los ufólogos ilustrados, ¿qué secretos contiene realmente el Área 51?.

El Área 51 es una zona de exclusión militar como hay cientos de ellas en los Estados Unidos. Creado en 1941 en la orilla sur del lago Groom, no lejos de Death Valley (en el sur de Nevada, al noroeste de Las Vegas), inicialmente albergaba soló un aeródromo auxiliar para Las Vegas, y sitio de entrenamiento de bombardeo de los pilotos del ejército estadounidense.

En 1946, la CIA lanzó el proyecto Aquatone. Iniciado en plena Guerra Fría, este programa de desarrollo de un dispositivo estratégico de reconocimiento, el futuro U-2 (avión de espionaje), no puede llevarse a cabo en las bases experimentales ya conocidas por los espías y satélites soviéticos.

La elección se hace para la zona 51, un lugar discreto y poco sensible que tiene la ventaja de estar situado en medio de una zona desértica. La base aérea, llamada “Watertown”, iba a ser temporal; pero en cinco años, se convirtió en uno de los principales centros de pruebas y desarrollo de la Fuerza Aérea estadounidense.

Después de que la U-2 entró en servicio operativo, acogió sucesivamente los programas A-12/SR-71, OXCART, D-21 y luego F-117. En 1957, el Departamento de Energía Atómica inició una serie de pruebas nucleares en la zona cercana a Yucca Flat.

La utilidad del Área 51 no está claramente definida por las autoridades, ni tampoco lo está su existencia, que soló será reconocida oficialmente por el gobierno de los Estados Unidos en septiembre de 1995.

El sitio más protegido de los Estados Unidos

Todo lo que ocurre en sus instalaciones se clasifica sistemáticamente al más alto nivel de secreto de defensa. Los aproximadamente 1.000 empleados, militares y no militares, que trabajan allí son transportados diariamente a Las Vegas por una aerolínea militar.

No se toleran los viajes por tierra. En las afueras del sitio, grandes carteles advierten que los servicios de seguridad tienen el derecho legal de disparar a cualquier visitante externo a la vista. Dentro de la base, la vigilancia es drástica.

La policía militar se asegura de que los empleados soló tengan acceso a la información que necesitan para trabajar. Hasta hace poco, la base de datos no aparecía en los mapas emitidos por el gobierno de los Estados Unidos ni en las imágenes de satélite disponibles en Internet.

En 2006, el historiador Dwayne A. Day menciona un incidente causado en 1974 por la tripulación del Skylab, la primera estación orbital habitada. Un memorándum del entonces director de la CIA, William Cosby, afirma que los astronautas fotografiaron inadvertidamente el área del lago Groom, a pesar de las claras instrucciones: el área 51 no debe ser fotografiada bajo ninguna circunstancia….

¿Así que el estado tiene algo que ocultar? Esta suposición abre la puerta a muchas especulaciones. ¿Se trata de instalaciones experimentales de escudo anti-misiles (SDI) prometidas en 1983 por el Presidente Reagan? ¿Teleportación y dispositivos de viaje en el tiempo?.

¿Edificios utilizados para almacenar y estudiar OVNIS capturados y sus ocupantes? ¿Un lugar de encuentro para civilizaciones extraterrestres?. Los más extremistas van más allá: el Área 51 albergaría un gobierno mundial fantasma, o incluso la organización “Majestic 12”, un grupo de científicos, políticos y soldados que se formó bajo las órdenes del Presidente Truman tras el incidente de Roswell.

El caso Roswell, ¿fantasía o realidad?

En la década de 1970, un curioso caso que ya había aparecido en las noticias en 1947 resurgió. El 4 de julio de 1947, William Brazel, un ranchero cerca de Roswell, descubrió el lugar de un accidente. La primera declaración militar, que mencionaba un “disco volador”, fue negada inmediatamente.

Posteriormente, un segundo comunicado de prensa y luego una conferencia de prensa intentaron proporcionar pruebas, apoyadas por fotos, de que los escombros encontrados pertenecían a un globo meteorológico. No fue hasta finales de la década de 1970 que investigaciones extensas desarrollaron la teoría de un accidente de OVNI.

El primer libro publicado sobre el tema en 1980, de Charles Berlitz y William Moore, se basa en el testimonio de un oficial retirado, Jesse Marcel, que fue uno de los primeros en llegar al lugar del accidente. El hombre confiesa que los escombros presentados en la conferencia de prensa no se parecían en nada a los escombros que vio entonces y está convencido de que era una nave espacial.

En 1992, aparecieron en la prensa documentos que supuestamente pertenecían a los archivos del grupo Majestic 12. Indican que ocho extraterrestres, dos de ellos vivos, han sido recuperados del sitio de Roswell. Pero los documentos resultan ser falsos. La multiplicación de bromas y falsas pistas empieza a sacudir a los seguidores más convencidos.

En 1995, una película amateur relanzó el negocio y le dio una reputación mundial. Transmitido por todos los canales de televisión del mundo, el documento muestra la autopsia de una criatura humanoide.

La prensa mundial se está dejando llevar; médicos y antropólogos se turnan en los medios de comunicación para explicar que la estructura orgánica del cuerpo no corresponde a la de ningún ser vivo en la tierra. En 2007, el engaño fue finalmente revelado: la película, realizada con grandes medios técnicos, presenta un maniquí de látex lleno de órganos de oveja….

Los testigos de la conspiración

Para los ufólogos, el lado negativo es mordaz, pero la mayoría de ellos todavía cree que la base militar de Groom Lake esconde un complejo científico subterráneo, el “Sector 4” (S-4). Los rastros de aterrizajes en el lago seco que bordea el aeródromo, visibles por satélite, confirmarían, según ellos, la tesis de una actividad oculta.

En 1989, un tal Bob Lazar reportó que trabajaba en el S-4, que localizó cerca de Papoose Lake. Certifica que participó en el examen de una nave espacial recuperada por el gobierno. En 1996, un documental, Dreamland, presentó el testimonio de un ingeniero mecánico de 71 años que afirmaba haber trabajado en el modelo de un “disco volador” que imitaba a un OVNI capturado.

Más sorprendente aún, dice que ha estado en contacto con un ser humanoide llamado “J-Rod”, descrito como un “traductor telepático”. En 2004, un microbiólogo, Dan Crain, informó que había sido empleado en la clonación de un virus extraterrestre en el Área 51, en contacto con el mismo “J-Rod”.

Estos pocos testimonios sensacionalistas ocultan los cientos de versiones opuestas entregadas por el personal de la base. La mayoría de los hombres del 509º grupo de bombardeo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, con sede en Roswell, han rechazado sistemáticamente las acusaciones de los ufólogos, calificando estas historias de absurdas.

Los ingenieros y pilotos que han trabajado en el programa de aviones espía “oxcart” describen un prototipo atípico, ancho y aplanado para acomodar un gran tanque de combustible. Su fuselaje de titanio refleja los rayos del sol, de modo que en la luz del crepúsculo podría evocar fácilmente un OVNI. No es sorprendente, según ellos, que estos dispositivos, la mayoría de las veces volando en Mach 2 en el cielo de Nevada, se confundieran con naves alienígenas.

Explicaciones oficiales incompletas

En su informe oficial de 1955 sobre el incidente de Roswell, el Departamento de Defensa levantó el velo sobre el proyecto militar de Mogul. Se trata de una red de globos que transportan micrófonos y radiotransmisores capaces de detectar pruebas nucleares y lanzamientos de misiles balísticos soviéticos.

En 1997, otro documento oficial, llamado Informe Roswell: Caso Cerrado, confirmó la existencia del Proyecto Mogul. También admitió el paracaidismo de maniquíes durante programas militares en los años 50 y la experimentación de sondas marcianas circulares en 1966, 1967 y 1972.

Para las autoridades estadounidense, los testigos fueron víctimas de una “compresión del tiempo”; en otras palabras, habrían asociado acontecimientos que eran ciertamente inusuales pero distantes entre sí en el tiempo.

El informe desacredita los testimonios sobre cuerpos no humanos, señalando que no aparecieron hasta finales de la década de 1970, más de 30 años después de los presuntos hechos. Desde principios de la década de 2000, las nuevas investigaciones han concluido sistemáticamente que no hay presencia extraterrestre en Roswell.

Muchos sociólogos y psicólogos han reinterpretado el caso en términos de la construcción colectiva de un mito. Sin embargo, los acontecimientos recientes han reactivado la especulación. En 2008, en una entrevista con Kerrang Radio, el astronauta Edgar Mitchell, miembro de la misión lunar Apolo 14, dijo que el accidente de Roswell había ocurrido y que Estados Unidos había explotado la tecnología alienígena.

En 2012, un ex agente de la CIA, Chase Brandon, dijo al periódico Huffington Post que había descubierto un archivo secreto sobre el caso Roswell en los archivos con fotografías que mostraban la presencia de una “nave que no venía de este planeta”.

Mas recientemente Barack Obama el que fue presidente de Estados Unidos, hablo por primera vez para un alto funcionario sobre el tema, “ Ahora, cuando te conviertes en presidente, una de las primeras cosas que te preguntan es qué pasa realmente en el Área 51″.

Dejenos su Comentario