Tras el rastros de Jack el Destripador

408
Siempre a la sombra Jack el Destripador mataba a sus victimas

El 31 de agosto de 1888, el cuerpo de una mujer fue descubierto en el distrito londinense de Whitechapel. La víctima, de 43 años, es Mary Ann Nichols. Una prostituta, no pertenece a ningún burdel. La autopsia reveló que fue apuñalada en la garganta y el estómago, pero no violada.

Unos días antes, otra prostituta, Martha Tabram, fue asesinada en la capital utilizando el mismo método de operación. La investigación policial apenas comenzó cuando otro cuerpo fue descubierto el 8 de septiembre. Es el cuerpo de Annie Chapman.

De nuevo, la víctima, de 47 años, es una prostituta. Pero esta vez, el salvajismo del asesino guió sus acciones. Los intestinos fueron cuidadosamente colocados en el hombro izquierdo mientras que el útero, la vagina y la vejiga fueron robados. Para esta nueva autopsia, el médico forense afirma que el asesino debe tener algún conocimiento de anatomía.

El inspector Frederick George Abberline, a cargo de la investigación, sospechó primero de un fabricante de botas judío, John Pizer, pero tenía una coartada. Entonces, ¿quién puede ser empujado a frecuentar las zonas poco pobladas del East End para matar a prostitutas, a menudo enfermas y sin dinero, con la mayor violencia?.

La pregunta fue, ¿El asesino siempre era el mismo?

¿Es el mismo hombre?. El inspector no es el único que hace estas preguntas. Los periodistas también siguen el caso y están tratando de desenmascarar al atacante que primero fue apodado como “Jack el Destripador”. Pero también por el camino, aprovecharon sus artículos para ridiculizar a la policía de Londres, cuya investigación apenas avanzaba.

El 30 de septiembre se encontraron dos cadáveres asesinados. La primera, la de Elizabeth Stride, una prostituta de 45 años de edad, no tiene ni rastro de mutilación. ¿Quizás el asesino estaba ocupado en su tarea y tuvo que detenerse para volver a caer sobre otra chica de la calle?.

El segundo cuerpo, descubierto cerca de Mitre Square, resulta ser el de otra prostituta, Catherine Eddowes. La puesta en escena es aterradora: se abrió el vientre desde el pecho hasta los genitales, se colocaron los intestinos en el hombro derecho, se cortó una oreja y la punta de la nariz, se cortaron los labios por la mitad y se practicaron incisiones en las encías.

Además, el útero y el riñón izquierdo fueron robados. Los policías están convencidos de una cosa: se enfrentan a las acciones del asesino de Annie Chapman, un experto en anatomía. Rápidamente se confirmaron sus sospechas al recibir cartas firmadas por cierto “Jack el Destripador”. Se hace imposible para los investigadores determinar la verdadera identidad del remitente. La presión sobre Scotland Yard es tal que su director, Charles Warren, dimite.

Se confirma el asesino y se le llama Jack el Destripador

El 9 de noviembre, Mary Jane Kelly, la última víctima atribuida a “Jack el Destripador”, fue encontrada asesinada en su cama. También es prostituta y ha sufrido mutilaciones post-mortem. Le cortaron la garganta, le cortaron la nariz y las orejas, le laceraron la cara y le abrieron el vientre.

Encontraron su útero, sus riñones y uno de sus senos debajo de su cabeza. Su otro seno e hígado fueron colocados cerca de sus pies. Finalmente, pedazos de sus muslos y vientre yacen en la mesita de noche mientras su corazón, genitales y útero han sido robados. Nunca antes se había descubierto una escenario tan horrible.

A falta de pistas y pruebas, el caso se cerró en 1892. Se levantaron sospechas vagas hacia un barbero judío, Aaron Kominski, un abogado, Montague John Druitt, otro barbero pero polaco, George Chapman, un convicto, Michel Ostrog y un judío pobre que trabajaba de zapatero, John Pizer. La investigadora Abberline, por su parte, defiende la tesis del tráfico de órganos.

Escritores como Arthur Conan Doyle, que sospecha de una mujer, se apasionan por esta serie de crímenes sin resolver que se convierten en una fuente inagotable de inspiración. A lo largo del siglo XX aparecieron libros de investigación que proponían nuevos nombres, más o menos creíbles, como el del príncipe Alberto Víctor de Gales.

Una de las últimas tesis presentadas con mucha cobertura mediática es la de la exitosa autora policial Patricia Cornwell. Según este último, Jack el Destripador no era otro que el famoso pintor impresionista británico Walter Sickert. Sickert estaba sexualmente frustrado por la malformación de su pene, y al parecer se dirigía a las zonas mal vivientes de Londres haciendo alusión de sus actos perversos y asesinos en algunas de sus obras.

En 2002, con la introducción de la genética en su investigación, Cornwell afirmó que podía imprimir en la portada de su libro sobre el Destripador de Londres las palabras Closed Case (Caso cerrado), un subtítulo cuestionado por muchos otros especialistas.

Dejenos su Comentario