clarividente, mentalista, o charlatan, el profeta de Hitler

403
El profeta de Hitler se valeria de artimañas para montar sus show

Erik Jan Hanussen era su nombre artístico, conocido como el profeta de Hitler. Nació como Hermann Steinschneider el 2 de junio de 1889, judío, su padre era actor y guardián de la sinagoga. Hanussen abandonó sus estudios para unirse al circo, donde desarrolló sus talentos de showman como lanzador de cuchillos, devorador de fuego y hombre fuerte.

Durante la Primera Guerra Mundial como soldado fue que Hanussen comenzó a mostrar sus habilidades psíquicas. En un momento dado, su regimiento dejo de recibir su suministro de agua, y las tropas se desesperaron. Hanussen, sin el uso de una varilla ni cualquier otro dispositivo, encontró con éxito el agua para sus camaradas. Ademas su experiencia en el entretenimiento, y su carismática personalidad finalmente lo llevó a hacerse muy celebre entre las tropas.

Cuando la guerra culmino, Hanussen comenzó a hacer su acto de clarividente y mentalista, en salas de música por toda Alemania y los países vecinos. Uno de sus actos que llamó mucho la atención fue la revelación de detalles sobre un asesino local -detalles que no eran conocidos por el público- que no había sido publicado en ningún periódico.

Ahora se sospecha que Hanussen pudo haber tenido un cómplice en la sala, o fue alguien del departamento de policía que le dio la información, pero en ese momento muchos estaban impresionados por esta “predicción”.

¿Capacidades reales, o solo un charlatan?

Pero Hanussen no estaba libre de sus problemas con la ley, se ejecuto un arresto y un juicio que se las arregló para volverlo completamente a su favor y elevarlo de esa manera su fama. Esto tuvo lugar en Leitmeritz, Checoslovaquia, donde se le acuso de tomar dinero bajo falsas pretensiones, es decir, pretendiendo ser capaz de predecir el futuro.

La defensa de Hanussen era que los pretextos no eran falsos en absoluto, que sus habilidades eran genuinas. Luego comenzó a probarlo diciéndole correctamente al fiscal exactamente lo que tenía en los bolsillos y nombrando con precisión el contenido del maletín del juez.

Sin estar convencido, el juez rechazó el hecho, entonces Hanussen ofreció una demostración más impresionante. Dijo al tribunal que, en ese momento, un hombre que acababa de robar el banco comercial podía ser detenido en el andén Nº 2 de la estación de Leitmeritz.

El dinero robado, les dijo, estaba en el maletín que llevaba. La policía salió corriendo de la comisaría y encontró al ladrón y el dinero, tal y como predijo Hanussen. El tribunal no tuvo más remedio que absolver a Hanussen, y el incidente le hizo famoso.

Parece poco probable que Hanussen hubiera organizado el evento para probar su inocencia. Y había otro caso importante que sugiere que podría haber tenido habilidades psíquicas auténticas. Estando en la Scala de Berlín, de la nada, le dijo a un banquero en el público que el fuego estaba a punto de estallar en su caja fuerte, debido a un defecto de cableado, y que 360.000 marcos era probable que se quemaran.

Le informó al banquero que llevara al departamento de bomberos lo antes posible. Los camiones de bomberos se desplazaron hasta el banco, y los bomberos descubrieron un cableado defectuoso, como se lo había dicho Hanussen.

Comenzando a construir su reputación el profeta de Hitler

En 1930, Hanussen el profeta de Hitler capitalizó más su fama y reputación como místico al lanzar una revista mensual sobre ocultismo, llamada Hanussen Magazin, ademas de un periódico quincenal, el Bunte Wochenschau, en el que hacía predicciones sobre la política y las finanzas nacionales.

En una predicción sorprendente, dijo que uno de los tres bancos más grandes de Alemania sufriría un colapso. La predicción se hizo realidad tres semanas después, cuando Darmstadt National se vieron obligados a cerrar sus puertas.

En julio de 1932, publicó una profecía en la que veía “un río de sangre fluyendo cerca de Hamburgo”. Pocos días después, las tropas de asalto nazis lucharon violentamente con los “combatientes del Frente Rojo” comunistas en Altona, la ciudad gemela vecina de Hamburgo. Conocido como el “Domingo Sangriento de Altona”, el enfrentamiento de cinco horas teñiría las alcantarillas de la ciudad literalmente con el rojo de la sangre.

¿Era Hanussen, el profeta de Hitler simplemente capaz de leer o ver estos acontecimientos, o tenía informantes en altos cargos? En todos los casos, ahora era buscado por líderes de negocios ricos, y celebridades para consultas privadas.

La conexión nazi que le ayudaria

Todo esto llevaría a Hanussen a estar bajo la atención de la creciente élite nazi. A pesar de su herencia judía, se hizo amigo de Karl Ernst, comandante de las tropas de asalto de Berlín, Edmund Heine, el Gruppenführer de las SA, y el conde von Helldorf, otro líder de las Camisas Marrones de Berlín.

Sin duda, fueron sus conexiones con estos hombres las que proveyeron a Hanussen el profeta de Hitler con mucha información privilegiada para sus predicciones. Para el público en general, sin embargo, sus pronósticos continuaron reforzando su reputación como un psíquico notable.

No se sabe cuánta influencia tuvo realmente Hanussen en el éxito del partido nazi en Alemania y en el ascenso de Adolf Hitler, pero podría haber sido significativa.

Algunas fuentes afirman que fue Hanussen el profeta de Hitler quien recomendó que los nazis adoptaran la esvástica como símbolo. Era un “símbolo de la suerte india”, les dijo, y les prometió la buena fortuna para sus ambiciones.

En las columnas de consejos astrológicos de sus artículos, siempre “predijo” que Hitler sería el ganador de las próximas elecciones ya que las conjunciones globales estaban a su favor. “Vote con las estrellas”, dijo a sus lectores, una táctica que habría provocado una profecía autocumplida.

El más importante fue la influencia directa de Hanussen en el propio Hitler. Hanussen fue presentado al Führer por el fotógrafo personal de Hilter, Heinrich Hoffmann. Varios periodistas alemanes han afirmado que Hanussen entrenó personalmente a Hitler sobre su discurso en público.

A través de su experiencia en los escenarios fue capaz de enseñar a Hitler sobre su gesticulación, cómo mejorar las frases y cómo dramatizar su discurso. Atribuyen a Hanussen -ese mentalista y mago escénico- el haber ayudado a Hitler a desarrollar su fenomenal atracción y su retorica hipnótica, que empezaban a llevar a su nación a la guerra y a sueños delirantes de dominación mundial.

El error de Hanussen de… Y MEURT

Hanussen debe haberse visto prácticamente intocable y llevar una existencia privilegiada. En 1933 Hitler fue Canciller de Alemania y Hanussen probablemente se vio a sí mismo elevándose en estatura y poder con sus amigos nazis.

Sin embargo, esta confianza lo llevó a su propia pérdida. Utilizando información privilegiada de sus amigos nazis, Hanussen hizo una “predicción” que no debería conocer.

Sucedió en una de sus muchas reuniones sociales en su villa de Charlottenburg. Todavía el showman, fingió un estado de trance y comenzó a hablar: “Veo un edificio, un gran edificio, en nuestra ciudad… arde… las llamas rugen alto… Ah, pero de la llama surge un pájaro… un magnífico Fénix… trayendo una nueva luz… una nueva esperanza… de sus cenizas! “

Ciertamente la predicción se hizo realidad. El 27 de febrero de 1933, el edificio del parlamento alemán -el Reichstag- fue incendiado. Los nazis culparon a los comunistas terroristas, y el público estaba tan indignado que permitió que Hitler aprobara leyes de emergencia que le dieron un poder casi ilimitado.

Por supuesto, hoy en día es bien sabido que fueron los propios nazis los que prendieron fuego al Reichstag para que Hitler tuviera el control total. Era seguro que Hanussen el profeta de Hitler sabía lo que sucedería para poder realizar su indiscreta “predicción”. Hanussen sabía demasiado, y tenía que pagar el precio.

Cuando salía de un restaurante en la noche del 24 de marzo, dos hombres no identificados lo detuvieron en la puerta y lo llevaron a la calle. Hanussen nunca volvió a ser visto vivo. Su cuerpo fue descubierto 13 días después en una zona boscosa cerca de Berlín. Le dispararon en la cabeza.

Así termina la historia del ascenso y caída de Erik Jan Hanussen, un showman que podría haber tenido auténticos poderes psíquicos, y usado sus considerables habilidades para adquirir riqueza y poder, ademas pudo haber tenido una historia de influencia para alterar el destino de Alemania y de Hitler, pero su compulsión por hacer sorprendentes “predicciones” finalmente causó su muerte.

Dejenos su Comentario