Seria realmente una presencia simultanea, en diferentes sitios …. Los testigos no dejaban duda

1130
El doctor Wynn Westcott seria visto en otro lado, cuando estaba enfermo en su cama, en 1888, era un cas de presencia simultánea

A las 10 de la mañana del 12 de abril de 1888, el doctor Wynn Westcott, médico forense sumamente conocido en Londres, fue visto llegar al salón de lectura del Museo Británico a fin de cumplir, -según dijo a quienes le saludaron-, una cita con el reverendo W. T. Lemon de la Iglesia Anglicana.

Antes de sentarse a leer la edición de aquel día del diario London Times, Westcott, converso un rato con la señora Elizabeth Salman, una ex paciente suya, tras lo cual, instalándose cómodamente en su sillón favorito comenzaría a hojear el periódico mientras aguardaba la llegada del Reverendo.

El Reverendo haría su aparición poco después, y cuando la señora Salman quiso indicarle dónde se había sentado el doctor Westcott, notó extrañada que este parecía haber desaparecido, era evidente que no había salido del salón, pues ella lo habría visto, así que preguntó al encargado y otras tres personas con quien Westcott había conversado brevemente, si éste pudo haber salido por alguna otra puerta, algo imposible pues no existía otra, en total unos quince testigos confirmaron haber visto al Doctor entrar al salón de lectura, conversar con la señora Salman y otras personas, para luego sentarse con un diario en la mano.

Este acontecimiento nos enfrenta a una situacion de presencia simultánea

Pero, y así cueste creerlo, la verdad era que el doctor Wynn Westcott nunca estuvo en el Museo Británico en la mañana de aquel 12 de abril de 1888, en aquella fecha y hora, se encontraba en su casa postrado, con fiebre muy alta por causa de una pulmonía, todos los miembros de su familia, la servidumbre, así como un colega que le visitaba, testificaron que Westcott había permanecido acostado y casi delirante por causa de la fiebre, cuando presuntamente fue visto por más de 15 personas en el Museo Británico.

El extraño caso del doctor Westcott, y su aparente presencia simultánea en dos lugares distintos, fue reportado por el diario London Times, provocando el natural revuelo en la capital británica. Se trataba de un personaje conocido y muy respetado, siendo también, quienes atestiguaron haberlo visto leyendo un diario en el Museo Británico, igualmente serios y responsables.

Pero, es posible creer en aquel presunto “desdoblamiento ectoplasmico”, provocado por un estado febril como lo sugirieron algunos parapsicólogos de entonces, semejante posibilidad queda descartada de plano por el “pensamiento científico” desde luego, y de no ser por el número y respetabilidad de quienes atestiguaron haber visto al doctor Westcott en dos lugares distintos, a la misma hora y día, esto se podría catalogar de un ridículo invento.

La presencia simultánea, no deja ninguna duda para los testigos, es que lo vieron

Lo que impide desecharlo como tal, es algo que haría dudar a un al más escéptico, cuando algunos de los testigos, y el encargado del salón de lectura en el Museo Británico, quienes habían visto al doctor Westcott sentado en un sillón leyendo el London Times se acercaron a dicho mueble, vieron que aún estaba allí aquel periódico que supuestamente leía.

Más impresionante aun, seria ver en la página donde el diario publicaba los crucigramas -una novedad para aquella época-, que varios de los espacios del rompecabezas de ese día, habían sido llenados al lápiz con la inconfundible caligrafía del propio Westcott, cuya presencia simultánea lo ubicaba también yaciendo en su casa delirante y consumido por una fiebre muy alta.