La Mina Holandesa: Una Mina de Oro Sólido

274

En Arizona, en algún lugar de las Montañas de la Superstición, habría una mina de oro tan rica que bastaría con golpear sus paredes con un martillo para desprender pepitas.

Pero esta vena legendaria ha guardado su secreto: la muerte y el desastre fueron a menudo la suerte de aquellos que constantemente trataron de apoderarse de ella. Por último, durante medio siglo, se ha perdido totalmente la pista.

En la región, se llama “la mina holandesa”. Dos de los muchos buscadores que reclamaron su posesión en el siglo XIX fueron confundidos con holandeses. En realidad eran alemanes.

La historia de su descubrimiento se pierde en la leyenda. Se cree que los apaches indicaron su ubicación a los europeos cuando los primeros monjes de las colonias mexicanas se establecieron en Arizona.

Esta mina fue mencionada por primera vez en documentos españoles de 1748: formaba parte de una donación del rey Fernando VI a Don Miguel Peralta, junto con 9.700 kilómetros cuadrados de lo que hoy es Arizona.

Durante el siglo siguiente, los herederos de Peralta, que vivían en México, hicieron varias visitas a la mina. Finalmente, en 1864, de acuerdo con los contendientes posteriores, un tal Enrico Peralta estableció una expedición a Arizona.

Los apaches en el camino de la guerra

Para entonces, los apaches habían vuelto a ser hostiles. La expedición de Enrico fue emboscada. La batalla duró tres días, después de los cuales todos los colonos fueron masacrados, con la excepción de uno que logró regresar a México con un mapa que mostraba la ubicación de la veta.

Pero otro europeo debía descubrirlo a su vez. Este hombre, el Dr. Abraham Thorne, se estableció en Arizona, donde vivió en buenos términos con los indios. En 1870, le ofrecieron mostrarle un lugar donde podía recoger oro… siempre y cuando aceptara que le vendaran los ojos durante un viaje de 32 kilómetros.

Cuando le quitaron la venda, Thorne vio que estaba en un cañón. A uno o dos kilómetros al sur había una aguja rocosa. No había evidencia de una mina, pero al pie de una de las paredes del barranco había un pedazo de oro casi puro.

El “holandés” entró en escena al año siguiente. Eran dos aventureros alemanes, Jacob Waltz y Jacob Weiser. Afirmaron haber salvado a un hombre llamado Don Miguel Peralta durante una pelea en la ciudad de Arizpe, México.

Este fue el regalo de Miguel que era el hijo de Enrico, a los hombres que lo habían salvado, les habló de la mina que pertenecía a su familia. Los dos Jacobs acordaron ir con él a Arizona: allí compartiríamos el tesoro.

Según el testimonio de los dos alemanes, el trío descubrió la mina gracias a un mapa de la familia Peralta, y recolectarian metal precioso por valor de 60.000 dólares. A cambio de la mitad de los beneficios, Don Miguel habría dado a los alemanes el mapa y el título de propiedad. Mientras tanto, el Dr. Thorne regresó a la zona con un grupo de amigos, pero esta vez los apaches los masacraron.

En 1879, los alemanes regresaron solos al cañón, orientándose con el mapa que les entregó Don Miguel. Luego capturaron a dos mexicanos que buscaban en la mina y los mataron. Antes de su muerte, que ocurrió doce meses después, Waltz describió el lugar de la siguiente manera: “Era un país tan accidentado que se podía estar exactamente donde estaba la mina sin verlo”. La mina consistía en un gran pozo, ensanchado en un embudo.

Los alemanes habían continuado operando la mina, pero luego ocurrió la tragedia: una noche, cuando regresó al campo, Waltz notó la desaparición de Weiser. En el suelo había una camisa empapada de sangre y flechas apaches.

Los soldados son asesinados por la mina holandesa

Durante las décadas de 1880 y 1881, la mina fue encontrada al azar por dos jóvenes soldados que se presentaron un día en el pueblo de Pinal con bolsas llenas de oro. Reportaron que este mineral provenía de una mina en forma de embudo ubicada en un cañón no muy lejos de una aguja rocosa. Luego regresarian al sitio. No fueron vistos regresando.

Finalmente, en 1882, los apaches tomaron una decisión importante: como la codicia de los hombres blancos sólo propagaba la violencia y la muerte, esconderian la mina. Fue un indio llamado Jack el Apache quien más tarde reportó esta decisión de su tribu: las mujeres estarian a cargo de llenar el pozo. Las rocas a su alrededor fueron movidas como un camuflaje. Entonces los espíritus vinieron a ayudar: un terremoto perturbó totalmente el paisaje.

Documentos falsificados de las tierras

Los buscadores continuaron su investigación con obstinación. Desafortunadamente, en 1895, ocurrió un evento que complicaría su tarea: un hombre llamado James Addison Reavis fue condenado por un tribunal de Santa Fe, Arizona, por haber hecho él mismo viejos documentos que atestiguaban la donación de esta región por parte de Don Miguel Peralta.

La investigación reveló que Reavis había viajado a México y España para introducir sus falsificaciones en los archivos. Había coronado sus esfuerzos casándose con una mujer mexicana que se dice que es la heredera de la familia Peralta.

Pero Reavis, al preparar su estafa, ciertamente se había basado en hechos reales. Una familia en México, al parecer, era dueña de una mina en Arizona. Los miembros de esta familia, según se informa, fueron allí varias veces para recoger mineral. También parece probable que Weiser y Waltz recibieron -o robaron- un mapa de la región.

Finalmente, dos nuevos acontecimientos en el siglo XX confirmaron toda la historia

En 1912, los buscadores descubrieron lingotes de oro en la hierba alta en el mismo lugar donde se decía que Enrico Peralta había luchado contra los indios en 1864. Cerca se encontraban los restos de un campamento. Finalmente, tres árboles fueron talados, probablemente para hacer los postes de la mina. En esta región también había una aguja rocosa; hoy se la conoce como la aguja Tisserand.

En 1931, un hombre llamado Adolph Ruth les dijo a sus amigos que había comprado un mapa de un tal Peralta. Luego se va a las montañas. Unas semanas más tarde, su cuerpo decapitado fue encontrado. En el bolsillo de su chaqueta había un papel con estas palabras: “A unos 60 metros de la cueva. “Abajo estaba la fórmula latina: Veni, vidi, vici (“Vine, vi, vencí”).

Desde entonces, la región ha sido explorada muchas veces, con toda la atención necesaria a los detalles. Sin embargo, nunca se encontró el más mínimo rastro de la mina, la fabulosa mina holandesa.

Dejenos su Comentario