La Cripta de la Familia Chase – Barbados

108

Para muchos amantes del esoterismo y de los fenómenos paranormales, Barbados es el lugar “donde bailan los ataúdes”. Esta historia tan inusual tiene sus raíces en la costa sur de la isla, donde se encuentra el Cementerio de Christ Church.

Este cementerio contiene la misteriosa tumba de la familia Chase. Si ningún ser humano ha sido enterrado allí durante casi 200 años, es por una razón muy extraña. Entre 1811 y 1820, fenómenos inexplicables dejaron atónita a la población de esta isla. Esta historia proviene de una misteriosa cripta que ha marcado definitivamente el folklore de Barbados para siempre.

Esta famosa cripta mide un poco más de 12 pies por 6 pies (unos 3,60 m x 1,80 m). La única entrada a la cripta era una enorme piedra de mármol azul que pesaba unos 450 kg. Una vez cerrada, la tumba era prácticamente impenetrable.

La historia comienza en el siglo XVIII cuando una acaudalada familia de plantadores, los Walronds, hizo esculpir una tumba en la roca de coral del cementerio para su familia. Una señora llamada Thomasina Goddard, que murió en 1807, fue enterrada allí.

Al año siguiente, sin embargo, dieron la tumba a otra familia de plantadores, la familia Chase. Ese año, Mary Ann Chase, de dos años de edad, murió de una de las enfermedades infantiles más comunes en ese momento. Durante los siguientes cuatro años, la tumba permaneció sellada.

Fue el 6 de julio de 1812 que la cripta fue abierta de nuevo para colocar el ataúd de la pequeña Dorcas Chase, la hermana mayor de Mary Ann. La población susurró que la niña había decidido morir de hambre para escapar de la tiranía de su padre, el honorable Thomas Chase, quien, al parecer, no merecía en absoluto su título honorífico. Apenas un mes después, siguió a su hija a la tumba.

Un nuevo entierro muestra algo extraño

El día de su entierro, después de quitar la enorme losa que protegía la entrada a la tumba, los esclavos que servían como sepultureros bajaron a la cripta para colocar el ataúd de Thomas Chase. Sin embargo, salieron a toda prisa. Se negaron obstinadamente a volver a entrar, lo que perturbó la ceremonia.

El pastor de la Iglesia de Cristo, el reverendo Thomas Orderson, entró a la cámara funeraria para ver qué podría haber aterrorizado a los esclavos, de modo que preferirían ser castigados antes que bajar a cumplir con su deber. El reverendo también tenía miedo al pánico.

Los dos grandes ataúdes de plomo de las chicas Chase habían sido movidos. Se encontraban de pie boca abajo. La Sra. Goddard había sido colocada de lado contra una de las paredes. Se creía que hubo una violación de la tumba por parte de algunos esclavos.

Así que los ataúdes volvieron a ser colocados en su lugar, incluyendo el de Thomas Chase, un enorme ataúd de plomo que requería 8 hombres para moverlo a la cripta. Luego volvieron a colocar el pesado bloque de mármol que sellaba la tumba.

Nuevamente sucede lo inexplicable

Pasaron cuatro años antes de que otra muerte, la del joven Samuel Brewster Ames, volviera a abrir la misteriosa tumba. Era el 25 de septiembre de 1816. Una vez más, la enorme losa de mármol fue levantada para abrir la entrada y el reverendo fue el primero en bajar. Una vez más, alguien o algo había cambiado los ataúdes de un lugar a otro.

Sin embargo, nadie había intentado abrir los ataúdes, así que el robo no fue la causa de la violación del entierro. El muy pesado ataúd de Thomas Chase estaba en el rincón opuesto de la tumba de donde había sido colocado cuatro años antes.

Los otros también habían sido trasladados. Era un desastre total. Después de que los esclavos desplazaron todo, el pastor y el secretario del gobernador de la isla, el Mayor Finch, examinaron la bóveda y no notaron nada inusual. El misterio permaneció intacto.

El cuerpo del joven Ames fue colocado con los otros y cerraron la tumba una vez más, sellándola de nuevo con la pesada piedra de mármol. Luego desmontaron el caballete con el que se movía la losa y, como experimento, ocho hombres de constitución sólida intentaron en vano mover la losa. No movió ni un centimetro…..

Ocho semanas después, se presentó de nuevo la oportunidad de abrir la tumba. El padre de Samuel había sido asesinado por esclavos durante una revuelta. El gran caballete se puso en su sitio y, tras el enorme esfuerzo de una docena de esclavos, se volvió a abrir la entrada.

La gente estaba expectante

Los extraños fenómenos que habían ocurrido atrajeron mucho la atención, por lo que no debería sorprender que un gran número de personas curiosas se hubieran reunido para ver si el inusual acontecimiento se había repetido. No estaban decepcionados.

El reverendo bajó primero, acompañado por el gobernador de la isla y un magistrado. Incluso antes de que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad de la cripta, ya tenían la impresión de que algo inusual había sucedido.

De hecho, 4 de los 5 ataúdes habían sido movidos. Sólo el de la Sra. Goddard, un ataúd de madera ligera en mal estado, no había cambiado de lugar. Los otros, todos hechos de plomo (y por lo tanto muy pesados), estaban en el mayor lío.

Al día siguiente, todos los ataúdes fueron sacados de la cripta y los expertos de la época inspeccionaron cuidadosamente la tumba. Revisaron y volvieron a revisar cada centímetro de la misma con la esperanza de encontrar el rastro de una violación o una entrada. Pero se dieron cuenta de que no había otro medio de acceso que la entrada principal.

Para acceder a la bóveda habría sido necesario levantar un caballete, un intento que no habría pasado desapercibido. No hubo infiltración de agua ni temblor sísmico desde la última vez que se abrió la tumba. En resumen, no encontraron nada que sugiriera que alguien hubiera entrado inadvertidamente en la tumba. Así que emplazaron los ataúdes en sus lugares originales y esta vez, además de colocar la imponente losa, también la sellaron con cemento.

Lo ocurrido fue traspasando las fronteras

La historia se hizo cada vez más popular. No solo recorrió Barbados, sino que se extendió por las Indias Occidentales, incluso a Florida y las Bahamas. La gente curiosa acudió en masa a Barbados para ver la enigmática bóveda de Chase. Los barcos incluso se desvían para que sus pasajeros pudieran visitar el famoso cementerio. Los isleños, por otro lado, estaban deseando que llegara el próximo funeral.

El 7 de julio de 1819, fue Thomasina Clarke, una amiga de la familia, quien fue la nueva ocupante. Los funcionarios del gobierno examinaron cuidadosamente el cemento utilizado para sellar la losa. Todo estaba en orden. Sin embargo, los esclavos no pudieron retirar la losa en su primer intento.

Se hicieron comprobaciones para asegurarse de que todo el cemento se había retirado correctamente, pero tuvieron que martillar en las esquinas de madera para mover la losa que no se movía. Eventualmente, los esclavos lograron levantarlo.

Los testigos comprendieron rápidamente por qué la losa era tan difícil de mover; el ataúd de Thomas Chase había sido movido contra ella. De nuevo esta vez, los ataúdes se volvieron al revés. Una vez más, fueron sacados de la tumba, que de nuevo fue inspeccionada a fondo.

Una vez más, no había evidencia de ninguna violación en ninguna parte, ninguna evidencia…. absolutamente nada que pudiera explicar los inusuales fenómenos que rodeaban la tumba. Todo fue puesto en su lugar y la tumba fue sellada de nuevo. Esta vez, sin embargo, la tumba fue sellada con todas las precauciones científicas posibles.

Precintado y documentado

Se colocó arena blanca muy fina en la superficie de la cripta y se imprimieron sellos de algunos funcionarios en el cemento que selló la tumba. Por lo tanto, era imposible abrir esta última sin dañar las marcas.

Se registraron todos los detalles, desde la posición exacta de los ataúdes hasta el espesor de la arena. Incluso se le pidió a un miembro de la policía que viniera a comprobar el estado de la tumba y de la losa todos los días.

Esta de más decir que la popularidad de la bóveda de Chase aumentó considerablemente después de este incidente. La gente vino de todas partes para ver este inusual cementerio. Se había convertido en el tema de todas las conversaciones y todo el mundo tenía curiosidad por saber cuándo se abriría la bóveda la próxima vez… y en qué condiciones.

Los meses pasaron y, finalmente, las autoridades de Barbados sucumbieron a la tentación después de que los testigos denunciaran ruidos inusuales desde la tumba. Fue el 20 de abril de 1820 cuando el Gobernador de Barbados, el Sr. Combermere y varios miembros de su séquito, así como varios profesionales religiosos, inspeccionaron la bóveda antes de abrirla.

No se observaron marcas extrañas o irregulares. Esta vez, sin embargo, fueron los ataúdes de las niñas los que bloquearon el camino. Los oficiales tuvieron que ir a inspeccionar el resto de la tumba. Los pesados ataúdes de plomo parecían haber sido lanzados en todas direcciones. Solo que la Sra. Goddard no se había movido.

La arena blanca estaba perfectamente intacta. La tumba fue nuevamente inspeccionada completamente. Esta vez, las barras de hierro incluso se introdujeron en la capa rocosa para detectar posibles túneles……

La tumba quedaría abierta y vaciá

Absolutamente nada, otra vez. Cansado de toda esta historia, el gobernador hizo sacar los ataúdes de la bóveda de Chase y enterrarlos en otro lugar. La tumba quedaría abierta y desde entonces no se ha utilizado para ningún otro entierro.

Se han presentado muchas teorías sobre el tema, pero el misterio permanece. Parece que era imposible que estos pesados ataúdes de plomo se movieran de forma natural. Sir Arthur Conan Doyle, el creador del personaje de Sherlock Holmes, planteó la hipótesis de que las fuerzas sobrenaturales movían los ataúdes porque estaban hechos de plomo; este metal impedía la rápida descomposición de los cuerpos.

Quizás también que el espíritu de la chica que se suicidó no quería descansar para siempre junto a su cruel padre que la había hecho sufrir tanto…. ¿Quién sabe?. ¿Quién sabe?, Una cosa es cierta, sin embargo, no han descansado en paz….

Dejenos su Comentario