Enigmas en la Luna, Luces y Objetos

208

En 1869, miembros de la Royal Society of Great Britain observaron luces dispuestas geométricamente en el Mar de las Crisis. Después de muchas observaciones, desaparecieron, y desde entonces, el misterio aún permanece.

Dos años antes, en 1867, los astrónomos habían anotado cuidadosamente la presencia de un cráter llamado “Linnaeus”. Este cráter, de unos doce kilómetros de diámetro, estaba situado en el Mar de la Serenidad. Sin embargo, en 1869, los observadores, notaron su desaparición.

En 1824, el astrónomo alemán Gruithuisen informó que había identificado las ruinas de una ciudad en la Luna y que podía ver las murallas muy claramente!. El lugar se llama ahora “Ciudad Gruithuisen”.

En 1915, algunos observatorios reportaron la presencia de paredes rectas y curvas que emergían en las áreas del circulo lunar.

En la noche del 11 de diciembre de 1947, el inglés Hodgson vio a través de un telescopio puntos de luz en el lado oscuro de nuestro satélite.

El Dr. H. P. Wilkins, un astrónomo británico conocido por su trabajo científico, particularmente por un mapa de la geografía de la luna utilizado por todos los astrónomos, vio la aparición de “un objeto luminoso que parecía volar sobre el suelo lunar en la región del circo Aristarchus”. Según la descripción que escribió en ese momento, el objeto tenía forma ovalada.

Siete semanas después, el Dr. James Bartlett registró un fenómeno similar, aún en la misma región.

Un puente de 18 km de largo

John O’Neill se instaló una noche, el 29 de julio de 1953, en su observatorio para explorar con su telescopio, al que llamaba “su amigo la Luna”. De repente, pensó que era un juego visual y estaba viendo una alucinación.

Acababa de ver en el fondo desértico del Mar de las Crisis, la silueta de un enorme puente. Conviniendo en que no estaba soñando, tuvo que admitir que este extraordinario edificio existía, y que tenía que tener dieciocho kilómetros de largo….

Habiendo aumentado en 250, vio claramente esta gigantesca estructura, que de repente se había levantado en esta región de la Luna que observaba regularmente, su último estudio fue hace poco más de cuarenta días.

Después de un período de vacilación que comprendemos muy bien, John O’Neill, que temía el veredicto de los científicos porque sólo era un aficionado, decidió presentar a la Asociación de Observadores Planetarios y Lunares, un informe detallado pero muy cuidadoso, en el que se refería al puente del Mar de las Crisis, bajo el nombre de “objeto natural”.

Como era de esperar, los especialistas se apoderaron de la información y se burlaron de ella. Sin embargo, no por mucho tiempo, porque un especialista, el famoso Dr. H. P. Wilkins mismo, declaró sin ambigüedades que él mismo había notado la presencia de la inusual estructura justo un mes después de O’Neill. Unos días más tarde, el profesor Patrick Moore reveló que había observado dos veces el fantástico puente!.

La BBC se hizo cargo del caso y le pidió al Dr. Wilkins que se explicara frente a sus micrófonos. El científico entonces dijo:

“¡Es un puente, de acuerdo! Mide poco menos de veinte millas, a una altura de unos cinco mil pies (1.500 metros) sobre el suelo del mar de las crisis. Su ancho alcanza unos tres kilómetros. Parece artificial, es decir, podría ser lo que en la tierra llamamos una obra de arte”.

OVNIs y otras rutas de vuelo

El 6 de mayo de 1954, el profesor Frazer Thompson de la Universidad de Tulane en los Estados Unidos observó asentamientos en la Luna que se parecían mucho a pistas de aterrizaje. De hecho, ese día se descubrió una brecha nunca antes observada en el cinturón del “Circo Piccolomini”. Formaba una franja larga, estrecha y recta, pero de mil pies de ancho (unos 300 metros) y que parecía una superautopista o pista de aterrizaje.

Se esperaba que otros astrónomos confirmaran la observación del profesor Thompson y ahora están tentados de creer que esta arquitectura estaba estrechamente relacionada con los OVNIS. Probablemente no fur el Reverendo Reyna, del observatorio argentino de San Miguel, quien los habría negado.

El Padre Reyna, que pertenecia a la Compañía de Jesús (“Jesuitas”) orden seria si hay una, fotografió tres platillos voladores en la noche del 1 de diciembre de 1965, en el campo luminoso de la Luna. Las fotografías tomadas por este astrónomo fueron publicadas por muchas revistas especializadas.

La edición de junio de 1956 de Sky and Telescop publicó un documento notable, escrito por el astrónomo mexicano Robert E. Curtis, quien era oficialmente un observador del cielo. Curtis había logrado fotografiar una singular cruz luminosa cerca del cráter “Parry”.

Este último fenómeno inexplicable fue interpretado de diferentes maneras. La posibilidad de que un efecto solar golpee directamente la cresta de dos cadenas montañosas “cruzando en ángulo recto” fue expuesto. El aburrimiento observado George Langellan, en esta hipótesis tranquilizadora, es que dos cadenas montañosas no pueden cruzar en ángulo recto!.

Ahora admitimos que la Luna puede no ser una estrella tan muerta como queríamos decir. La posibilidad de vida orgánica en este suburbio cercano de la Tierra debe ser considerada. Seres diferentes a nosotros, o idénticos a nosotros, podrían haber creado, hasta cierto punto, una situación de vida perfectamente aceptable para ellos.

Dejenos su Comentario