Filosofía de una Guía Práctica, I Ching – Yi King

204

El I Ching es una filosofía, una guía práctica de vida del tipo “Imitación de Jesucristo” y también un proceso adivinatorio. La base del taoísmo y fuente de inspiración del budismo chino, el I Ching (Yi-King) es una obra cuyos orígenes se pierden en la niebla del tiempo.

Cuando se quemaron todos los libros en China, sólo se salvó el I Ching. No conocemos China, si no conocemos el I Ching. Sólo la Biblia, el Corán o los Vedas pueden reivindicar una influencia cultural comparable a la suya.

Algunos remontan los orígenes del I Ching al Rey Fou-Hi, un personaje legendario cuya existencia no puede ser confirmada con certeza. En general, se cree que el I Ching, tal como lo conocemos hoy en día, fue emprendido por el rey Wen hace más de 3.000 años.

Más tarde, autores más “recientes” -como Confucio- se inspiraron en ella y contribuyeron en gran medida a ella, escribiendo los textos interpretativos que aún hoy se utilizan principalmente. Pero no estamos hablando del éxito literario del año pasado…… !

Su llegada a occidente

El I Ching fue introducido en Occidente en 1697 por el matemático y filósofo alemán Gottfried W. Leibnitz, quien lo descubrió por casualidad en una correspondencia con Joachim Bouvet, un misionero jesuita en China.

Fue con el I Ching que Europa entró en contacto con esta aritmética binaria que es ahora el lenguaje de los ordenadores modernos. Carl G. Jung llamó al I Ching “El libro más profundo que el Este ha producido jamás”. Habría mucho que decir sobre el I Ching. Aquí sólo hablaremos de adivinación.

Hablemos de su funcionamiento

En China y Japón, el I Ching ha sido utilizado durante miles de años para todo: casarse, ir a la guerra, encontrar el sentido de la vida. ¿Cómo conocer el futuro con I Ching?. El consultor debe pensar en una pregunta y luego manejar palillos o monedas.

Tomemos las partes, es más fácil. El sorteo a ciegas de tres monedas puede tener 4 resultados. Repita la operación 6 veces y obtendrá uno de los 4.096 resultados posibles. Cada uno de estos resultados se asocia tradicionalmente con uno de estos textos de Fou-Hi, Wen, Confucio…. se supone que proporciona la respuesta a la pregunta. Simple.

Puedes decir muy dulcemente, pero todo eso es anticuado… y totalmente irracional. Excepto que el hombre de negocios japonés con un traje oscuro que almuerza en Maxim’s en Tokio no parece anticuado cuando aplasta unas monedas y las pone junto a su sashimi, aparentemente dándoles sólo atención distraída. Él sabe lo que hace y nosotros sabemos lo que hace. Consulta el I Ching…. y seguirá los consejos del I Ching.

No cree que sea irracional, sólo que está al tanto de los avances de la ciencia moderna. Hace unos cincuenta años, el famoso cirujano y neurólogo Wilder Penfield -el mismo que fue llamado a la cabecera de Mao Tsé Tung- descubrió por casualidad, operando en el cerebro abierto, que, debidamente estimulado, podía revivir episodios del pasado en sus más pequeños detalles.

Información imperceptible

Por supuesto, hemos continuado la investigación y hemos llegado a creer que el inconsciente acumula información sobre todas las experiencias en nuestras vidas, incluso aquellas que nuestra mente consciente se apresuró a olvidar. Hoy en día, tendemos a aceptar que nuestro inconsciente constituye una enorme base de datos.

No considero que esta hipótesis esté probada, pero tiene el mérito de proporcionar una base racional para el I Ching. ¿Por qué?. Porque si se registran todas nuestras experiencias pasadas, es claro que tener acceso a toda esta experiencia -y no sólo al 1% que nuestra mente consciente se ha limitado a recordar- nos permitiría predecir con mucha mayor habilidad y sabiduría el probable curso de los acontecimientos a partir de lo que nos muestra el presente.

Si el I Ching nos diera la clave de esta base de datos, no predeciría el futuro, lo cual es absurdo, pero nos permitiría verlo mejor…. tanto mejor que el enfoque parecería mágico.

Hay buenas razones para creer que es posible obtener este acceso. Con los recientes descubrimientos de la programación neurolingüística (PNL), hemos aprendido lo mucho que nuestro inconsciente “quiere” transmitirnos información. Lo hace a través de “actos fallidos” -Freud ya nos lo había dicho- y de mil otras maneras, a veces incluso afligiéndonos con incomodidad o tics nerviosos.

Las señales que no damos

Puede hacerlo en cualquier momento, si se le da la oportunidad de hacerlo tomando acciones que nuestra mente consciente no controla: acciones al azar… o que podemos creer que fueron tomadas por casualidad.

Cuando hacemos un gesto al azar, nuestra mente inconsciente que quiere balbucear se precipita en desdemedida y no es realmente casualidad, sino que es nuestra mente inconsciente la que elige el gesto realizado. Todas las pruebas psicológicas de la libre asociación ahora lo dan por sentado.

Es esta propensión del inconsciente la que el I Ching aprovecha para ofrecer al consultor un sorteo aleatorio de monedas.

El funcionamiento y la respuesta

Hay 4096 textos en el libro de I Ching que corresponden a tantos resultados posibles del sorteo como sea posible. La hipótesis planteada es que las acciones del consultor están guiadas por su inconsciente y conducen a la elección de esta “respuesta” de entre 4.096 que mejor se ajusta a la pregunta planteada.

¿Poco probable?. Digamos que Penfield, la PNL y otros métodos de la psicología moderna no lo prueban -y por lo tanto que el I Ching transmite información válida- pero que se abre un resquicio: no es imposible que lo haga. Dejamos lo absurdo para entrar en lo inexplicable, una clase donde el I Ching no tiene que sentirse aislado.

La estructura de los textos, diseñados por pensadores chinos que vivían en la época de Abraham, es admirable, pero la credibilidad del consultor sigue estando bajo gran presión. Estructura extraordinaria, pero no tenemos motivos para creer que los elementos de este conjunto puedan aplicarse al desarrollo de los hechos en la realidad, más allá de que el valor literario de la Eneida la convierte en una buena fuente de información sobre la fundación de Roma.

¿Por qué creer que la información que obtenemos del I Ching puede ser realmente una lectura de los datos del inconsciente y por lo tanto puede ayudarnos a tomar mejores decisiones?

Porque funciona. La gran mayoría de las personas que consultan el I Ching obtienen de él la información que consideran relevante. Por supuesto, lo mismo podría decirse de los resultados obtenidos con la astrología, la numerología y quién sabe qué: el ser humano quiere creer.

Pero para los que consultan el I Ching, la diferencia es indiscutible que sorprende con las respuestas. Empíricamente, parece que el I Ching está proporcionando información correcta.

Si este es el caso, se debe asumir que los autores del I Ching no sólo entendieron el papel del inconsciente, sino que también descubrieron cómo usar los datos que se pueden derivar de él para analizar la evolución de una situación.

Hay que admitir que los chinos que vivían antes de Ramsés II desarrollaron un método para hacer preguntas en un lenguaje que el inconsciente entiende… y un lenguaje para decodificar la respuesta obtenida y hacerla inteligible para el consciente. Es difícil de creer…

Dejenos su Comentario