La historia de las calaveras de cristal, ¿de donde son?

718
Un extraño objeto la calavera de cristal, existen once

Según una antigua leyenda india, hay trece antiguas calaveras de cristal  de los que se dice que hablan o cantan. Se se habla que estos cráneos contienen información importante sobre los orígenes de la humanidad, su propósito y destino.

Y que también poseen las respuestas a algunos de los grandes misterios de la vida y del universo. Un día, según estas profecías ancestrales, todos los cráneos de cristal se reunirán para que la humanidad pueda acceder a la sabiduría colectiva, hasta ahora se han encontrado once.

El descubrimiento del cráneo de Mitchell-Hedges

La leyenda comenzo en 1924, Anna Mitchell-Hedges tenía 17 años y su padre adoptivo, el explorador inglés Frederick Mitchell-Hedges, exploró las ruinas de un templo en la ciudad maya “de piedras caídas” en Lubaantùn, Belice.

Llegando al sitio, Anna logro ver una gran explosión de luz en la cima de la gran pirámide de la ciudad. Las excavaciones se dirigirían entonces al lugar indicado por la niña.

El edificio del que provenía el resplandor no tenía ninguna abertura. Los arqueólogos retiraron cuidadosamente las losas de la parte superior durante varias semanas. Una vez que la abertura fue lo suficientemente grande, Anna fue deslizada, con dos cuerdas atadas alrededor de su cintura y una lámpara fijada en su frente.

Cuando llegó al fondo, vio un objeto que reflejaba la luz de su lámpara. Lo cogió y salió a la superficie. Una vez de vuelta a la luz del sol, Anna limpió el polvo que cubría su descubrimiento y descubrió que se trataba de una calavera de cristal tallada en un magnífico bloque de roca cristalina, que capturaba y reflejaba la luz de una manera compleja y fascinante.

Aparte de la ausencia de las juntas craneales, es una reproducción casi perfecta de un cráneo humano femenino. Pesa 5 kg. Consta de dos piezas, la mandíbula inferior encajada exactamente en la parte superior y procedente del mismo bloque de cristal de roca.

Análisis Científico de la calavera de cristal

Hewlett Packard es uno de los principales fabricantes mundiales de ordenadores y otros equipos electrónicos. Muchos de los dispositivos que se fabrican utilizan cristales. Así, a finales de la década de 1970, las pruebas fueron llevadas a cabo por el laboratorio de investigación de cristales de Hewlett Packard en Santa Clara, California.

Después de 6 meses de pruebas, estas son las conclusiones:

  • Las propiedades ópticas del cráneo son asombrosas iluminada desde abajo, la luz sale a borbotones a través de las órbitas.
  • Golpeado por los rayos del sol en la parte posterior, un intenso rayo de luz -que puede provocar un incendio- sale a borbotones de las órbitas, la nariz y la boca.
  • Consiste en un cuarzo natural extremadamente puro, dióxido de silicio “piezoeléctrico” anisotrópico.
  • Las dos piezas están cortadas del mismo bloque de cristal de roca.
  • No hay rastros de instrumentos, ni marcas microscópicas en absoluto en la superficie de la calavera de cristal.
  • Sin ningún rastro de mecanizado, es imposible fechar su fabricación -el cristal no envejece-.
  • Con la moderna tecnología del diamante se necesitaría un año de trabajo para obtener la apariencia externa -¡con trazos de mecanizado, que esta calavera de cristal no tiene!-, en cuanto a los efectos prismáticos, su reproducción es aún más difícil.
  • La fabricación manual habría requerido 300 años de trabajo continuo!
  • Se dice que un investigador del equipo dijo: “¡Esta maldita cosa ni siquiera debería existir!”.

El mundo se maravillo, las explicaciones van y vienen, ¿que les parece?, ¿es creada por alguna civilización antigua?, el objeto nos dice que nuestra tecnología no la podría reproducir con esa perfección, ¿que podemos creer?, o mejor dicho; “que nos gustaría creer”. Dejanos tu comentario y forma parte de esta historia.

Dejenos su Comentario