El milagro de los Cuerpos Incorruptos

285
El milagro de cuerpos sin corrupción

Cualquier cuerpo que muere se descompone. Es el ciclo de la vida, es la naturaleza. Pero a veces somos testigos de milagros, descubrimos cuerpos no descompuestos que huelen a flores, cuerpos que han estado enterrados durante muchos años, pero que aún permanecen intactos.

Esto es lo que se llama el fenómeno de los cuerpos incorruptibles y, en la mayoría de los casos, concierne a hombres y mujeres profundamente piadosos. ¿Es esto un milagro?. ¿Cómo es esto posible?.

Definición y explicación

Cuando un cuerpo muere biológicamente, las células que lo componen explotan. El cuerpo se licua y se descompone. Este proceso es relativamente rápido. El gas metano se escapa del cuerpo y huele mal. Finalmente, la carne se desprende de los huesos y se pudre.

Después de varios años bajo tierra, no queda casi nada de la carne. Sólo quedan los huesos que también desaparecerán con el tiempo. Este fenómeno natural es bien comprendido y estudiado por médicos y especialistas. Este proceso concierne a todos los seres vivos de carne y hueso, humanos y animales.

Sin embargo, a veces nos encontramos con un cuerpo que no está descompuesto. Esto se llama el fenómeno del cuerpo incorruptible. Los especialistas nunca han sido capaces de explicarlo, nunca han sido capaces de entender cómo un cadáver puede permanecer intacto después de muchos años bajo tierra, ya sea que esté perfumado, porque algunos cuerpos desprenden un olor floral.

Los especialistas han estudiado muchos casos de cuerpos incorruptibles, pero nunca han podido explicar este fenómeno. ¿Quizás porque es un milagro?, Saque Usted su propia conclusión.

Aquí hay algunos ejemplos de cuerpos incorruptibles:

  • San Nazario de Milán, que murió mártir en 70, descubierto incorrupto en 396, más de trescientos años después de su muerte. En su cuerpo, todavía había rastros de sangre fresca.
  • Los santos Marcelino y Pedro, mártires, ambos muertos alrededor del año 295, descubiertos incorruptos alrededor del 800, más de 500 años después de su muerte. Los restos aún sangraban.
  • Santa Werburg de Mercie, abadesa de Trentham, murió en el año 703. En el año 708, su hermano Cenred, rey de la misericordia, decidió trasladar el cuerpo de su hermana a la iglesia de Handbury. Encontramos su cuerpo milagrosamente intacto. Considerado un signo del favor divino, su tumba se ha convertido en un objeto de veneración y un lugar de peregrinación.
  • Santa Rosa de Viterbo, murió en 1252. Su cuerpo exhaló un agradable aroma floral. Fue exhumado en Santa María y devuelto a su país natal de Viterbo. Durante muchos años, el cuerpo permaneció intacto y fue objeto de peregrinaciones. En 1357, la capilla donde se guardaba su cuerpo fue quemada. El cuerpo sólo cambió de color y las llamas no ardían.
  • Santa Zita, que murió en 1272, el ataúd que contenía el cuerpo se abrió en 1446, 1581 y 1652 y, en cada caso, fue encontrado intacto. Hoy en día, la piel del cadáver se ha vuelto oscura y seca, pero el cuerpo sigue entero.
  • Beato Santiago de Blanconibus, un dominico que murió en 1301. Su cuerpo se conserva en la iglesia de Bebagna en Italia y aparte de su pie izquierdo robado como reliquia, todo el cuerpo permaneció incorruptible, especialmente la cara y las manos.
  • Sainte Roseline de Villeneuve, una monja cartuja que murió en 1329. Su cuerpo todavía estaba fresco y flexible en 1334, así como en 1614, 1644, 1657 y 1835. En 1929, los ojos todavía se veían frescos, pero el cuerpo estaba un poco seco y ennegrecido. En 1951, el cuerpo mostró algunos rastros de moho.
  • Beata Angeline de Marsciano, una monja franciscana que murió en 1435. Su cuerpo fue encontrado incorrupto y flexible en 1492 y aún permanece incorrupto, pero se secó y ennegreció en 1991.
  • Santa Teresa de Jesús de Ávila, reformadora del Carmelo, murió en 1582. Cuerpo incorrupto, muy fragante, flexible, exhalando un aceite perfumado en 1583, 8 meses después de su muerte. Las mismas observaciones se hicieron en 1585, 1586, 1592 y luego la emisión del bálsamo fragante se detuvo y se reanudó en 1760, con el cuerpo todavía intacto en 1982.
  • Venerable Catalina de Cristo Balmeseda y San Martín, carmelita fallecida en 1594. Cadáver perfectamente flexible e incorrupto en 1597, exhalando un olor dulce y destilando una sustancia aceitosa. En las mismas condiciones en 1655. Todavía incorrupto y flexible en 1927. En 1981, el cadáver comenzó a endurecerse y a ennegrecerse, pero aún permanece intacto. Se considera que esta conservación va más allá de las leyes de la naturaleza porque no ha habido saponificación ni momificación.
  • La Beata Virginia Centurione, fundadora de las Hijas de Nuestra Señora del Calvario, murió en 1651. Su cuerpo fue encontrado perfectamente intacto, flexible y flexible en 1801 y de nuevo en 1803. Podríamos moverlo y lavarlo. Permanece intacto y reforzado en 1910.
  • La venerable Cécile Nobili, Clarisse, murió en 1655. Cuerpo intacto y flexible en 1665, todavía intacto, pero seco en 1712, 1825 y durante el último reconocimiento canónico en 1946.
  • Santa Rosa Filipina Duchesne, monja de la Sociedad del Sagrado Corazón, murió en 1852. Su cuerpo aún intacto descansa en la capilla de la Academia Périer de Saint-Charles, Missouri.
  • Santa Bernadette de Soubirous, monja de San Gildard de Nevers, fallecida en 1879. Su cuerpo permanece hoy perfectamente intacto, la cara se oscureció ligeramente en 1909.
  • Beata María de Jesús Deluil Martiny, fundadora de la Congregación de las Hijas del Corazón de Jesús, fallecida en 1884. Su cuerpo, todavía incorrupto, está guardado en un santuario de cristal en la Basílica del Sagrado Corazón de Berchem.
  • Santa Francisco de Salles, hermana oblata de San Francisco de Sales, murió en 1914. El 11 de abril de 1961, su cuerpo fue trasladado a Troyes, donde fue enterrada en la cripta de Saint-Gilles en la casa madre. Para sorpresa de todos, el cuerpo fue completamente preservado.
  • Beata Madre María Alvarado de San José, fundadora de la Congregación de los Agustinos Recoletos, fallecida en 1940. Durante la exhumación de su cuerpo en 1994, el cuerpo fue encontrado intacto en el medio del ataúd. La humedad del sótano había destruido totalmente la madera y su hábito religioso, pero no había dañado el cuerpo. La cruz de madera estaba en perfecto estado y las hojas del ramo de lirio aún estaban verdes.
  • El Beato Alfredo Ildephonse Schuster, Arzobispo de Milán y Cardenal, murió en 1954. El cuerpo fue encontrado perfectamente incorrupto en 1985 durante la exhumación canónica.

Esto se podria multiplicar por muchos mas ejemplos tantas veces como ejemplos haya!. Y muchas veces estamos ante situaciones que la ciencia no puede dar una explicación coherente, a pesar de sus conocimientos actuales, por eso siempre quedara la duda y la pregunta. ¿Es un milagro?.

La opinión de un especialista

Hubert Larcher (1921-2008), doctor en medicina y licenciado en filosofía, fue investigador en parapsicología y uno de los fundadores de la Sociedad de Thanatología en 1966. Investigó los casos de cuerpos incorruptibles.

En su defensa doctoral de 1951 sobre “la introducción al estudio de la adaptación a la muerte funcional”, comenzó a evocar los cuerpos incorruptibles descubiertos. En su libro “Le sang peut-il vaincre la mort”, reeditado en 1990 con el título “La mémoire du soleil, aux frontières de la mort”, profundiza en este fenómeno.

La Revue Métapsychique de marzo-abril de 1954 relata una comunicación muy sorprendente de Hubert Larcher sobre estos casos extraordinarios de cuerpos incorruptos. En este artículo vuelve a tres casos de incorrupción de la carne, entre ellos el de Santa Teresa de Ávila de Ahumada, enterrada en 1515 con el cuerpo intacto exhalando los olores de lirios, jazmín y violeta.

En 1598 se erigió un monumento de piedra en el lugar del cementerio original, y el cuerpo fue colocado en un espléndido santuario donado por la Duquesa de Alba. Esta inscripción está grabada en la tumba: “Bajo este mármol no yacen sus cenizas, sino su carne flexible e incorruptible, cuyo olor tan dulce es el signo maravilloso de su gloria”.

Multiples exumaciones de Santa Teresa de Ávila

Santa Teresa de Ávila de Ahumada fue exhumada once veces entre 1515 y 1952 para determinar su estado de conservación. Cada vez, se dijo que el tiempo no se apoderaba de su cuerpo. Muchos testificaron que el olor que ya había notado varias veces durante su vida, más penetrante durante su última enfermedad, se hizo aún más notorio cuando murió y después de su muerte, por lo que las monjas tuvieron que dejar la puerta y la ventana abiertas toda la noche a pesar de la estación.

Lirios, jazmines, violetas parecían haber combinado sus aromas en un perfume incomparable. Recordamos los perfumes que el Padre Pío difundió a su alrededor, de la misma manera que Santa Teresa de Ávila de Ahumada lo hizo durante su vida y después de su muerte. Este carisma se llama osmogénesis.

Cuando el cuerpo de la santa fue transportado para ser enterrado, la multitud notó el maravilloso olor que emanaba de Teresita. El cuerpo fue depositado sin ser embalsamado en un ataúd de madera y luego bajado a una tumba muy profunda. El ataúd estaba cubierto de piedras, cal, tierra húmeda y una piedra sepulcral. Nueve meses después del funeral, el perfume de Teresa aún emanaba de la tierra.

El 1 de enero de 1586, las monjas abrieron el santuario y descubrieron un cuerpo entero, intacto, aún perfumado. Los huesos estaban unidos, los nervios unidos. La carne se mantuvo flexible, tierna, flexible. Parecía que Therese estaba dormida.

El cuerpo fue trasladado a un suntuoso santuario donado por la duquesa de Alba. Las monjas de Alba guardaban un brazo como reliquia. Y a pesar de las numerosas exhumaciones e investigaciones, no fue posible explicar la incorruptibilidad del cuerpo de Teresa.

Saint Youssef Makhlouf en el Líbano

Otro caso interesante estudiado por Hubert Larcher es el de Saint Youssef Makhlouf. Este monje que vivía como ermitaño en el monasterio de San Marón en Anaya, Líbano, murió el 24 de diciembre de 1898. El cuerpo fue enterrado en una tumba que tocaba la iglesia y cubierto con una piedra de mármol permeable al agua de lluvia. Como la tumba se encuentra bajo el nivel del suelo, el agua entró en ella durante las fuertes lluvias que cayeron sobre la región.

La noche después del entierro, fenómenos de luz visibles desde más de 100 metros alrededor aparecieron sobre la tumba durante 45 noches. La tumba fue abierta el 15 de abril de 1899 y el cuerpo del sacerdote fue encontrado flotando en el barro. Se lavó, se eliminó el moho y se descubrió con asombro que estaba intacto.

Las extremidades aún estaban flexibles, la piel había conservado su frescura y el rastro de la cadena de hierro, cuya ermitaña rodeaba sus caderas, todavía era visible. Cuando le quitaron el moho de la cara, la sangre empezó a fluir. Las ropas del muerto fueron cambiadas, y el cuerpo transportado dentro de un ataúd vítreo, colocado en un oratorio. El cadáver siguió sangrando.

En 1900, para secar el cuerpo, fue expuesto en la terraza de la iglesia durante seis meses. Fue inútil, porque siguió sangrando durante 27 años. Durante todos estos años, un líquido compuesto de sangre y agua continuó saliendo del cadáver!

Las autoridades médicas pensaron, al ver este fenómeno, que la definición de muerte legal, que se basaba en una parada absoluta del corazón y de la respiración, debía ser revisada. Se preguntó si el organismo podía permanecer vivo en un entorno ambiental y seguir teniendo una actividad psíquica e instintiva. No se encontró la respuesta.

Santa Roseline de Villeneuve

El caso de Santa Roseline de Villeneuve es igualmente sorprendente. Roseline murió el 17 de enero de 1329 a la edad de 66 años. Su cuerpo era visible en la capilla de Sainte-Roseline-des-Arcs-sur-Argens en el Var y durante 558 años conservó toda su flexibilidad. Curiosamente, los ojos de Roseline habían mantenido todo su brillo mucho tiempo después de que el cuerpo se había podrido, y eso durante 679 años.

El 3 de septiembre de 1951, Hubert Larcher estudió el cuerpo de la santa. Declaró que sólo el ojo izquierdo estaba siendo destruido por el moho y que el cuerpo tenía moho en el borde cubital de la mano derecha. El cuerpo estaba relativamente bien conservado, pero esto puede deberse a las numerosas intervenciones de los embalsamadores para controlar la presencia de insectos.

En efecto, en 1894, el Dr. Pietro Neri había restaurado el cuerpo con cera de abeja y lo había teñido de negro. En 1929, cuando el Dr. Paul Sabatier examinó el cuerpo, afirmó que tenía una desecación relativa, un color ébano, pero que los ojos habían permanecido idénticos.

¿Es un milagro?. Sabemos que durante la muerte de la santa, durante varios días, los fieles marcharon ante sus restos. Hubo varios casos de curación espontánea. El cuerpo exhaló un delicioso olor a rosa.

¿Podemos creer en milagros?. Los milagros existen, puede ser. Ocurren todos los días, desde que nos levantamos en la mañana, a nuestro alrededor, pero no les prestamos atención. Estamos condicionados a ver el mal y no el bien. Abramos los ojos, abramos el corazón. Por supuesto, debemos hablar del mal, pero también debemos hablar del bien.

Dejenos su Comentario