Ayudado por los Muertos, un Angel Salvador

183
Salvados por los Muertos, un Angel Salvador 011111

Isaac Howard, un adolescente abandonado, se enorgullecía de haber probado casi todo: a menudo bebía en exceso, tomaba drogas y luego conducía por su Ohio natal, en el este de Estados Unidos. En el frenesí de vivir todo al máximo, asumió enormes riesgos.

Una noche, cuando acababa de cumplir 18 años, Howard tuvo una experiencia que cambiaría su vida. Había pasado la noche fumando y bebiendo con amigos. A las 3 de la madrugada, aunque muy borracho, decidió volver a casa.

Aquí está su historia: Estaba conduciendo por una pequeña carretera recta hacia Colón a unos 125 km/h, mi mente nublada por el alcohol y la basura de la droga. Estaba tan aturdido que no vi las señales que indicaban que el camino terminaba en T.

Cuando tuve que girar, iba demasiado rápido. El coche se levanto en dos ruedas y se estrelló contra un poste de teléfono. Realmente pensé que era el final. Pero de repente, estaba rodeado de una luz enorme y me sentí electrificado. Era como si el tiempo se estuviera ralentizando.

Me entro una gran tranquilidad y pude controlar el vehículo. Evité el poste y me encontré sobre las cuatro ruedas en medio de un maizal. El motor se había apagado, pero estaba vivo. Un poco confundido, volví a la carretera. También podría decirte que estaba totalmente sobrio y que no tenía problemas para volver a casa.

Más tarde, en el devastado campo de maíz, la policía encontró la matrícula de Howard. La policía también lo condenó por conducir de manera peligrosa. Hoy, Howard está convencido de que se salvó gracias a la intervención de un espíritu invisible. Cree que ha recibido una advertencia para cambiar radicalmente su estilo de vida.

Ya sea que la interpretación de Howard sea aceptada o no, su historia sigue siendo intrigante…. especialmente porque no es única.

Salvados por los Muertos, un Angel Salvador 02222

En otra parte del mundo llega un familiar

Así….. Marc Werner es un fotógrafo y escritor parisino. Deambulando implacablemente entre las capitales de Europa, tiene experiencia en todo tipo de situaciones que sin duda habrían confundido a mucha gente.

En una fría noche de invierno, Marc caminaba a casa después de beber demasiado. Insensibilizado por el alcohol, no sentía que el frío lo retenía. Cayó muerto de borracho en la alcantarilla, la espalda bañada en el agua helada que fluía.

Tuve que morir congelado. Y entonces empecé a vomitar y me di cuenta de que me estaba ahogando con mi propio vómito. Marc estaba demasiado borracho y entumecido para levantarse. Fue entonces cuando vio a su padre muerto inclinándose sobre él. Era real pero retroiluminado, un poco como un fantasma en las películas. Tomó mis manos y me enderezó. Cuando pude aclararme la garganta, desapareció.

Espontáneamente, es fácil imaginar que Marc, al borde de un coma etílico, tuvo una alucinación, pero el periodista afirma que se puso sobrio en el mismo instante en que apareció su padre.

Marc Werner no es el único que ha recibido ayuda de un familiar desaparecido para desbloquear una situación crítica.

¿La vocecita interna?

Así….. Estamos en febrero de 1999 en la ciudad de Kissimmee en el sureste de los Estados Unidos. María Tejada sentada en su sofá estaba viendo la televisión. De repente, oyó una voz, la de su difunto padre, que le ordenó que abandonara el sofá.

La voz la instó dos veces a moverse, pero ella lo ignoró, pensando que era su imaginación. Cuando la voz se hizo más urgente, finalmente decidió levantarse y cambiar de lugar. En ese momento, un Chevrolet golpeó la pared de la casa, cruzó la sala de estar y destrozó el sofá en el que María estaba sentada unos momentos antes.

Es obvio que María habría muerto inevitablemente si no hubiera tenido en cuenta la orden recibida. Todavía tiembla: Sin la advertencia de mi difunto padre, ciertamente habría muerto.

Salvados por los Muertos, un Angel Salvador 03333

Una pequeña adición: A cada uno su propio ángel

Estas historias de fantasmas que intervienen para cambiar el curso de una vida terrenal recuerdan inevitablemente el mito eterno y tranquilizador del ángel guardián, ese ser evanescente, mensajeros de la voluntad divina que vino a ayudar a los mortales en situaciones peligrosas.

Por lo tanto, parecería que el mundo espiritual está al lado del nuestro, e incluso tiene la capacidad de intervenir en nuestra dimensión, a nivel físico o psicológico.

Esta perspectiva abre interesantes áreas de investigación. ¿Podría ser, por ejemplo, que el estrés generado por las situaciones en las que se encuentran los testigos genere una especie de conexión instantánea con las mentes invisibles?.

O, simplemente, que los testigos están tan sorprendidos al apenas haber escapado de un desastre que atribuyen una parte de lo sobrenatural a lo que, a lo sumo, es sólo un golpe de suerte?. La respuesta no les importa: lo importante es que el ángel de la guarda ha estado allí.

Lo invitamos a seguir leyendo sobre la comunicación con los espiritus

Dejenos su Comentario