Una cifra que se prolonga al infinito, el numero Pi

48
Lee el articulo sobre el numero Pi en Lo Mas Insolito.

En el mundo de las matemáticas se define como número trascendental a ese que no es susceptible de una resolución integral, así el ratio de la circunferencia de un círculo en relación a su diámetro implica uno de esos números trascendentales, y ese arco que se inicia con los dígito, 3,1416 o numero Pi, adquiere una persistencia inmortal, pues continúa perpetuándose hacia el nebuloso reinado de lo infinito.

Y es precisamente, debido a la exasperante imprecisión de esta cifra clave, por lo que resulta imposible calcular de manera exacta el área de esa forma geométrica, sin duda la más perfecta y ubicua en todo el universo que es precisamente el círculo.

El Largo recorrido del numero Pi

Una muestra de la fascinación y el desafío, que ese número 3,1416 representa para matemáticos de todo el mundo, lo indica el que en octubre de 1997, Daisuke Takahashi y Yasumasa Kanada, lograron extender hasta 51.000 millones puntos decimales, a ese numero de pi, hazaña que les llevó más de 30 horas aún empleando el más sofisticado superodenador hitachi SR2201.

Ese persistente desafío que presenta ese número 3,1416, posiblemente se inició en el año 1706, cuando el matemático william jones empleó el símbolo de Pi, para describir el radio de un círculo, estableciendo así una tradición matemática, que desde entonces es reconocida universalmente.

En un libro por demás muy interesante, titulado; “Los goces del símbolo pi”, el numerólogo David Blatner, no soló ofrece recónditos datos e historias relacionadas con esa letra griega y su empleo en matemáticas, sino que, en un alarde de erudición numérica, nos retrotrae, a su constante presencia en la época babilónica, pasando por los escritos del viejo testamento, hasta la época de los griegos.

Igualmente menciona como grandes pensadores de la antigüedad, ofrecieron refinamientos a esa seductora quimera matemática que es el numero Pi, Arquímedes, Ptolomeo, Leonardo da Vinci, así como Newton, por soló nombrar algunos, desgranaban ecuaciones, y trazaban polígonos, en tan numerosas combinaciones, que muchos se aproximaban a la circunferencia de las esferas, y casi permitían realizar cálculos precisos en sus respectivas áreas.

Su larga cadena no hace coincidir a todos

Exasperado por todo lo anterior, el matemático contemporáneo Simon Newcomb, opina que; “esa obsesión por reducir ad infinitum al 3,1416, en realidad no ha sido más que, una ociosa manía, afirmando que con soló diez decimales son más que suficientes, para darnos la circunferencia de todo el universo visible y hasta un punto matemático casi imperceptible.

Así que continúa newcombe; “para que perder tiempo y esfuerzo intentando llevar al numero Pi hacia etéreos valores multi numéricos. A lo anterior David Blatner, contesta; “si entendiésemos a ese número un poco mejor, si pudiésemos encontrar algún patrón sugestivo en sus dígitos, quizás también podríamos tener una reveladora comprensión de la física y matemática que conforman a nuestro universo. De allí que hasta podría suceder que, y tras alcanzar el nivel de más de un trillón de puntos decimales, podríamos encontrarnos allí con algún tipo de mensaje tan extraño como trascendental.

Dejenos su Comentario