Una Situación Insólita de Ablutomania

826
Articulo que habla sobre Un Hecho Insolito de Ablutomania

Frecuentemente se preguntaran si lo escrito en esta pagina son cosas ciertas, a lo que respondemos, que todo lo que se escribe en este espacio está basado en hechos, y es por eso que siempre citamos nombres, fechas, lugares, y testimonios, cuando se trata de alguna especulación basada en eventos históricos.

Así hacemos saber claramente, de igual manera, y cuando el tema lo requiere, se dramatizan las circunstancias a fin de estimular la imaginación del lector, pero jamás inventamos lo que aquí se narra, así sean hechos de carácter tan increíbles como este, que escribiremos a continuación.

Los detalles del caso se publicaron originalmente en un número de la prestigiosa revista británica de psiquiatría, y de ello se ocupó posteriormente el semanario newsweek, en su número correspondiente al 7 de marzo de 1988.

La Ablutomanía una obsesion extrañas

Cierto joven canadiense de 19 años y a quien se identificó con el nombre de Tom, sufría de Ablutomania Aguda, una fobia al sucio y a los gérmenes, que le impulsaba a lavarse las manos no menos de 50 veces al día, sin contar innumerables duchas a distintas horas.

Semejante compulsión se hizo tan debilitante, que Tom, se vio obligado a dejar sus estudios para someterse a tratamiento con el psiquiatra, Leslie Solium, este emplearía a fondo todos los recursos conocidos, incluyendo hipnosis y terapia de Shock, pero aquella manía del joven lejos de ceder más bien se incrementó.

Víctima de una fuerte depresión, y afectado por una persistente dermatitis la cual era provocada por el uso excesivo de jabones desinfectantes, le confesó a su madre que ya estaba harto de una vida absurda y sin sentido, viendo como única solución quitarse la vida.

La señora sin duda, no menos hastiada de aquel problema y del costo de los tratamientos psiquiátricos, le contestó exasperada, “si hombre sal de eso y pégate un tiro”, quizás no lo dijo en serio, pero semejante reacción de su progenitora actuó como detonante, y desesperado Tom subió a su habitación donde se disparó en la cabeza con un rifle 22 de su propiedad.

Lo insólito, ¿que paso con la ablutomania?

Llevado de urgencia a un hospital, los cirujanos extrajeron la bala alojada en el lóbulo frontal izquierdo del cerebro, gracias a su pericia, Tom sobrevivió sin que se le presentaran problemas neurológicos post operatorios.

Lo insólito del caso es, que tras ser dado de alta ya no sufría de su compulsiva manía de lavarse las manos hasta 70 veces diarias, según parece y por afortunada coincidencia, el disparo pudo afectar o quizás, destruir el segmento exacto, en el lóbulo frontal de su cerebro que provocaba la manía compulsiva.

Según relata el doctor Solium, a lo mejor tampoco fue esa bala que destruyó parte del tejido cerebral lo que curó a Tom de su obsesión de lavarse las manos, sino el shock traumático que le provocaron las crueles palabras de su madre, y el acto mismo de pegarse un tiro.

Sea como fuere, Tom llevó a partir de entonces una vida normal, se graduó de ingeniero, y no quiso saber nada mas de su madre, a la cual jamás perdonó por haberle dicho esas palabras, que haciendo honor a la verdad, fue gracias a tan despiadado consejo como Tom se curo de su insólita ablutomania.

Dejenos su Comentario