La Misteriosa Ciudad de Tiahuanaco

308

La ciudad de Tiahuanaco está ubicada en el sureste del lago más misterioso de todos: el Lago Titicaca (Perú y Bolivia). Está situado a una altitud de 3.800 metros, tiene una superficie de 6.900 km2 y mide aproximadamente 220 km por 110 km. Algunas profundidades superan los 300 metros. Es uno de los pocos lagos visibles desde el espacio.

La historia del Lago Titicaca es extraordinaria. Parece que hace más de cien millones de años, una gran cantidad de agua del Océano Pacífico fue aislada en medio de la Cordillera de los Andes por los levantamientos geológicos que causaron la formación de Sudamérica. Atrapados en este mar interior, un gran número de especies animales y vegetales marinas han seguido evolucionando fuera de su cuna original: el Océano Pacífico.

En la región hay muchas conchas fosilizadas. Además, los pescadores sacan regularmente ejemplares de fauna marina oceánica, como los caballitos de mar y diversas especies que resultan muy sorprendente para un lago de agua dulce a una altitud de casi 4.000 metros.

Parecería que se han producido muchas otras transformaciones geológicas desde la formación de este mar interior, y que los cambios siguen en curso en la actualidad. La región es regularmente afectada por terremotos, lo que podría explicar parcialmente algunos de los puntos geográficos de la ciudad de Tiahuanaco.

Tiahuanaco era un antiguo puerto

De hecho, Tiahuanaco fue una vez un antiguo puerto situado a orillas del lago Titicaca. Sin embargo, las ruinas están situadas a 18 km al sur del lago y a 30 metros más arriba de las costas actuales.

Los recientes trastornos geológicos progresivos pueden explicar esta rareza, pero no en tan poco tiempo, ya que los historiadores creen que el sitio no tiene oficialmente más de 1.500 años de antigüedad.

La Puerta del Sol, situada en la esquina noroeste de una estructura llamada Kalasasasasaya.

En el sitio de Tiahuanaco, en la esquina noroeste de una estructura llamada Kalasasaya, se encuentra la puerta del sol. En el friso del dintel de este monolito (ancho: 3,75 metros, alto: 3 metros, espesor: 50 cm) pensar más de 10 toneladas, figura de animales extraños.

Por ejemplo, podemos identificar un elefante, que nunca hemos visto en el continente americano. Sólo Cuvieronius, una especie prehistórica cercana al elefante, existió, pero cuya extinción se remonta a 10.000 años antes de Cristo. Este no es el único caso.

De hecho, también hay Toxodontes (mamíferos anfibios, un cruce entre un rinoceronte y un hipopótamo) que prosperaron hace 1,6 millones de años, y murieron hace 12.000 años al final del Pleistoceno.

No menos de 46 representaciones de cabezas de Toxodontes fueron encontradas en el sitio, y no sólo en la puerta del sol. Otras especies extintas son el Shelidoterium (Quadruped diurnal) y la Macrauchenia (tipo caballo).

Las cuentas no salen

Otro punto, apunta en la dirección de un origen antediluviano del sitio. El profesor Arthur Posnansky (1873 – 1946, boliviano de origen alemán), estudió Tiahuanaco durante 50 años, toda su vida. Entre otras cosas, ha realizado investigaciones arqueo-astronómicas sobre la orientación del Kalasasaya.

Todas las estructuras del sitio parecen seguir las posiciones azimutales de la salida y puesta del sol de una manera muy precisa. Sin embargo, A. Posnansky descubrió un ligero retraso. Demostró que cuando se construyó el Kalasasaya, el terreno estaba inclinado 23° 8′ 48”’.

Esta inclinación de nuestro planeta se llama “el oblicuo de la eclíptica”, y según la Conferencia Internacional de Efemérides, que formalizó en 1911 la curva de correspondencia de año en año, varía de 22° 1′ a 24° 5”, y 23° 8′ 48” corresponde a 15 000 años antes de Cristo.

La orientación del Kalasasasasaya sigue las posiciones azimutales de la salida y puesta del sol.

Ante esta revelación, todos estos cálculos han sido cuidadosamente revisados por otros científicos, como el Dr. Hans Ludendorff (Director del Observatorio Astronómico de Potsdam en los años 30), el Dr. Friedrich Becker del Instituto Espéculo Vaticano, el Profesor Arnold Kohlschutter de la Universidad de Bonn y el Dr. Rolf Müller del Instituto Astrofísico de Potsdam.

Después de 3 años de trabajo, todos concluyeron que el trabajo de Posnansky era justo.

15.000 años corresponderían al período del final de la Edad de Hielo, interrumpido por varias inundaciones que se sabe ocurrieron sobre varias regiones del mundo, lo que podría dar alguna explicación a otra rareza de este sitio.

Los efectos devastadores de un tsunami

La investigación de Posnansky ha demostrado que la ciudad está inacabada, como si estuviera interrumpida por un acontecimiento importante, como un desastre, cuando la construcción estaba casi terminada.

Además, hay pocos esqueletos encontrados en el sitio, pero en los alrededores, los esqueletos encontrados se mezclan con los restos de la fauna marina de una manera completamente caótica. ¿Cómo no pensar en un tsunami relacionado con uno de los períodos de inundación?.

Por supuesto, si mantenemos la suposición oficial de la edad de construcción de Tiahanaco en 1.500 años, obviamente no tiene sentido.

Viracocha, Dios del agua

Este sitio está dedicado a Viracocha, cuya representación aparece junto a una multitud de glifos completamente desconocidos. Viracochas es el Dios principal de los Incas, es el Dios creador, el rey de los relámpagos y las tormentas, simboliza al Dios del agua.

Según las leyendas, era alto, de piel clara y barba larga. Habría seguido un camino de Norte a Sur, enseñando a los diferentes pueblos en su camino y dándoles las técnicas de la agricultura y la apropiación de las artes, las hizo pasar de la condición de salvajes a la del hombre civilizado. Viracocha era considerado el hijo del sol.

Parece que los habitantes de Tiahanaco, también conocidos como la gente de Viracocha, tenían un perfecto dominio de la agricultura y de una manera muy sofisticada, lo que aún molestaba a los científicos.

En la región, probablemente hubo experimentos con muchas plantas tóxicas para hacerlas comestibles. Los análisis muestran que había algún tipo de técnica de desintoxicación. Algunas tierras, que fueron desarrolladas en tiempos prehistóricos, utilizan técnicas que superan a nuestras culturas modernas, como el waru waaru (nombre dado por los indios de la región).

Estas técnicas agrícolas son tan sofisticadas que han atraído la atención del gobierno boliviano y de las agencias internacionales de desarrollo. Planean realizar pruebas en otras partes del mundo, que se sabe que son difíciles de cultivar.

Waru waaru, técnicas agrícolas ancestrales que superan a nuestras culturas modernas.

Aquí hay mucho en común con Osiris, el gran civilizador. Incluso hay una leyenda local, que habla de Thunupa-Viracocha que correspondería a la leyenda de Osiris en varios puntos.

En su libro La Huella de los Dioses, Graham Hancock analizó algunos puntos comunes en las dos leyendas:

“Ambos fueron grandes civilizadores, ambos fueron víctimas de un complot, ambos fueron colocados dentro de un receptáculo (un cofre, un bote), ambos fueron arrojados al agua, ambos fueron arrastrados por un río y llegaron al mar”.

Hay otras pistas que fortalecen los vínculos entre estas dos deidades.

Las viejas embarcaciones tradicionales, todavía fabricadas en la isla de Suriqui, en el lago Titicaca, son similares a las embarcaciones egipcias que llevaban enormes bloques de piedras en el Nilo.

Además, se han utilizado las mismas técnicas antisísmicas que en Egipto, con refuerzos metálicos inyectados en la piedra, con la misma precisión de ajuste.

Finalmente, Viracocha se representa a menudo con agua, con patrones de escamas. Él es el Dios del agua, como Osiris, y como Oannes y Enki, que a menudo es representado como un hombre pez. Sin mencionar que Enki también fue un gran civilizador, y que es conocido por haber enseñado agricultura y otras técnicas a los hombres en Mesopotamia.

Dejenos su Comentario