¿Existe la Combustión Espontánea Humana?

267

Siempre ha habido relatos de hombres y mujeres que han sido brutalmente consumidos por un “fuego” invisible que los reduce a cenizas sin afectar en modo alguno a su entorno.

Hay muchos casos de combustión espontánea de seres humanos en todos los países. La mayoría de ellas provocan la muerte de las víctimas y son seguidas por investigaciones policiales.

Por lo tanto, hay un gran número de documentos fotográficos sobre casos recientes y excelentes informes de expertos, pero no se puede dar ninguna explicación.

De todos los ataques de “Fuego del Cielo” como los llamaban los antiguos, el más espectacular es probablemente el que consumio a una mujer americana de 67 años, la Sra. Mary Reeser.

Una buena noche para morir

En la noche del 1 de julio de 1951, el tiempo estaba bien sobre Florida y el puerto de San Petersburgo donde vivía la Sra. Reeser, a pesar de que se avecinaba la llegada de una tormenta subtropical.

Alrededor de las 9 p.m., la casera de la Sra. Reeser, la Sra. Carpenter, vino a decir buenas noches. Encuentra a la anciana en bata, sentada en un “sillón acolchado” y fumando un cigarrillo. Es la última persona que la vio con vida.

A las 8 de la mañana siguiente, la Sra. Cepenter, que ya había notado un olor a quemado alrededor de las 5 de la mañana, descubrió que el pomo de la puerta del estudio de la Sra. Reeser estaba casi ardiendo.

Ella pide ayuda a dos trabajadores. Uno de ellos logra abrir con un paño y un soplo de aire caliente sale a borbotones desde el interior. En el estudio abandonado, en medio de un círculo ennegrecido de unos 1,20 m de diámetro, se encuentran unos muelles de sillón, las cenizas de una mesa de pedestal y las partes metálicas de una lampara, así como lo que queda de su inquilina.

“un hígado carbonizado unido a un fragmento de columna vertebral, un cráneo que se había encogido al tamaño de una pelota de béisbol, un pie con una zapatilla de raso negra, pero quemado hasta el tobillo, y una pequeña pila de cenizas ennegrecidas”. Nunca antes la combustión espontánea había sido tan total e impresionante.

Autopsia de una deflagación

El calor, extrañamente selectivo, deformaba la instalación eléctrica, fundía velas sin prender las mechas, un vaso de plástico (pero no los cepillos de dientes cercanos) en el baño y rompía uno de los espejos que colgaban de las paredes.

Todas las superficies de azulejos están cubiertos de hollín graso por encima de una línea a unos 1,20 metros sobre el nivel del suelo. Por debajo de este límite, el apartamento está intacto, con la excepción de la víctima, su silla, la mesa del pedestal y la lampara.

Así, la pared detrás de la silla y un montón de periódicos viejos a 20 centímetros del círculo ennegrecido no se vieron afectados. Por lo tanto, una explosión de calor parece haber ocurrido en un pequeño espacio de 1,20 m de diámetro y el pie en su zapatilla, que permaneció intacto, debe haber sobresalido del círculo fatal.

La destrucción casi total del cuerpo de la Sra. Reeser es típica de la combustión espontánea, así como la ausencia de gritos de la víctima o el olor a carne carbonizada. Lo que menos lo es es la inexplicable reducción de su cráneo.

Una investigación que se empantana

La investigación subsiguiente reunió a expertos del FBI, médicos, especialistas en incendios e incluso meteorólogos. Se escucha a los fabricantes de sillas: se les pide que demuestren que la silla no pudo incendiarse por sí sola o explotar.

Todo esto no arroja ninguna evidencia y lleva a un informe policial poco concluyente de que la Sra. Reeser se durmió, con el cigarrillo en la mano, y le prendió fuego a su ropa. El fuego se extendió a la silla, lo que produjo el calor que destruyó el cuerpo, la mesa del pedestal y la lampara.

Los hechos contradicen estas conclusiones. En efecto, para reducir los huesos a cenizas se requiere una temperatura de al menos 1650°, que una simple silla o un incendio de ropa es incapaz de producir.

Por otro lado, tal temperatura habría provocado que toda la casa se quemara (a modo de comparación, el calor de un coche en llamas sólo alcanza los 700°…. ). Finalmente, la cantidad de hollín liberado muestra que el fuego que consumió a la Sra. Reeser lo hizo lentamente.

La redacción categórica del informe contrasta con las declaraciones del detective Cass Burgess un año después: “el caso sigue abierto. No podemos determinar la causa lógica de la muerte tanto como cuando entramos al apartamento de la Sra. Reeser”. Reflexión de todos los policías que investigaron el flagelo de la combustión espontánea.

Dejenos su Comentario