El Proyecto Blue Beam, en Nombre de Dios

100
El proyecto Blue Beam y la Nueva Era

Estas armas podrían ser usadas desde el espacio para alcanzar a una persona en cualquier parte de la superficie de la tierra

El proyecto Blue Beam de la NASA es una estrategia para imponer la religión de la Nueva Era con “el Anticristo” a su cabeza y esta en cuatro fases. Detrás de esta formulación religiosa se escondería un plan científico tecnologíco espacial de alta tecnología. La única religión mundial sería la base del nuevo orden.

Una “teocracia” para un orden mundial debe tener una sola religión y un solo salvador para imponer un solo culto, de lo contrario el control global no es posible. El proyecto tecnológico “Blue Beam” tendría por objeto engañar a los individuos con una mistificación de vanguardia mediante la creación de un enorme y espectacular simulacro a escala mundial.

La primera fase se refiere al colapso de todos los conocimientos y conceptos científicos arqueológicos, religiosos y clásicos. Nuevos descubrimientos demostrarían a la gente el error fundamental de las doctrinas religiosas tradicionales.

Esta falsificación de información tendrá por objeto convencer a todos los pueblos de que sus enseñanzas religiosas han sido malinterpretadas y mal utilizadas durante siglos. Se trata de una fase de preparación psicológica destinada a destruir los fundamentos de las religiones tradicionales.

Tenemos algunos primeros pasos con el enfoque de David Icke hacia las religiones. Muchas teorías de conspiración también socavan los fundamentos de las religiones tradicionales, allanando el camino para una religión mítica y científica que superaría y abarcaría todas las creencias, incluido el ateísmo, en un movimiento de pensamiento globalista muy poderoso.

Esta fase consiste en sacar violentamente a la gente de ciertas ilusiones, haciéndola perder el equilibrio eliminando todos los puntos de referencia y, finalmente, ofreciéndoles “la única religión verdadera que reconcilia, alivia y calma a todos”.

La parte religiosa tendria un papel fundamnetal

Sería una especie de religión unitaria que absorbería todas las disciplinas y todas las corrientes de pensamiento en un paradigma muy amplio y en el que todos se beneficiarían. Esto equivaldría a la idea de “Ciencia” de la antigua Grecia, con la única diferencia de que no surgiría naturalmente de un contexto cultural, sino que se implantaría o impondría artificialmente tras una profunda desestabilización psicológica de las poblaciones.

La segunda fase del Blue Beam Project consistiría en una gigantesca puesta en escena espacial utilizando hologramas ópticos y sonoros tridimensionales, una proyección láser de imágenes holográficas en varias partes del mundo.

Cada uno recibirá una imagen de acuerdo con la fe dominante de su país. La nueva “Voz de Dios” hablará en todos los idiomas, y todos la escucharán claramente con las palabras de su condicionamiento cultural y religioso.

El espectáculo espacial, es decir, la proyección de imágenes holográficas en el cielo, se utilizará para simular el fin de los tiempos entre las naciones. Los pueblos serán testigos de escenas que representan las profecías y los acontecimientos que cada uno de ellos tuvo el deseo de verificar.

Estas imágenes, música y sonidos serán proyectados desde una vasta red de satélites, aproximadamente a 100 kilómetros sobre la tierra. El propósito de estas representaciones escénicas es revelar al mundo un “nuevo Cristo”, el nuevo Mesías Maitreya del que hablan los sutras budistas.

El Proyecto Blue Beam tendría un esquema tan sofisticado que sumiría a un número considerable de personas en un estado de éxtasis casi extático, llevándolas a una realidad de sustitución.

El Proyecto Blue Beam -la venida del Mesías- reclamará ser el cumplimiento de antiguas profecías, el evento más importante de los últimos 2000 años

Y se situará sobre un fondo de cinemascope celeste que traducirá simultáneamente un mensaje de amor a todos los idiomas y dialectos del planeta

La fe seria utilizada para doblegar el espiritu

Con esta animación virtual y el sonido que viene de las profundidades del espacio, los fieles de varias religiones, fuertemente impresionados, serán testigos del retorno de su salvador como una realidad viva.

Entonces las proyecciones de Jesús, Mahoma, Buda, Krishna, etc. se fundirán en una sola figura después de que se haya explicado el misterio de las revelaciones religiosas y su revelación.

De hecho, esta divinidad única será el anticristo que explicará que las diferentes escrituras sagradas han sido malinterpretadas y malentendidas, y que las antiguas religiones son responsables de haber puesto al hombre contra el hombre.

Esta gran mistificación generará desorden social, político, cultural y religioso

La tercera fase combinaría la telepatía con sistemas electrónicos, de transmisión y recepción donde las ondas ELF, VLF y LF pueden alcanzar a cada persona dentro de su conciencia para persuadirla de que es su propio dios quien le habla desde las profundidades de su alma.

Tal radiación de los satélites puede entrelazarse con el pensamiento para formar lo que se llama pensamiento artificial difuso. Según se informa, se han realizado experimentos sobre este tema en diferentes países. En algunas circunstancias, un pulso de baja frecuencia puede producir señales auditivas para un solo individuo mientras que para otros permanecen inaudibles.

La cuarta fase implicaría demostraciones sobrenaturales. Esta fase incluiría tres señuelos diferentes. La primera sería hacer creer a los seres humanos que se producirá una invasión alienígena en todas las grandes ciudades del mundo.

El segundo señuelo sería hacer creer a los cristianos que un evento maravilloso sucederá en la forma de una intervención extraterrestre beneficiosa para proteger a los terrícolas de un demonio despiadado. El propósito de esta maniobra sería reunir a todos los oponentes del orden mundial a la vez justo antes del comienzo del espectáculo celestial.

Las fases parte esencial de todo el plan

El tercer punto de esta cuarta fase es el uso global de todos los medios modernos de comunicación para transmitir ondas dirigidas a desestabilizar psíquicamente a las poblaciones a través de alucinaciones individuales y colectivas.

Después de la “noche de las mil estrellas”, y de todas las convulsiones globales causadas por este acontecimiento, la población mundial estará dispuesta a acoger al nuevo mesías de carne y hueso, un falso ciber-Rockefeller falsamente extraterrestre, al que se le rogará que restablezca el orden y la paz a toda costa, pero sobre todo a costa de nuestra libertad individual.

Una unidad artificial de los pueblos permitirá resolver los problemas urgentes que, en cualquier caso, se han creado desde cero. Pero gradualmente el lado tiránico de la nueva religión mundial aparecerá y mucha gente se despertará.

El control de la tierra estará en manos de una casta de “sumos sacerdotes” y tecnócratas despiadados que actúan “en nombre de Dios”. El objetivo de esta dictadura es el control de todos los habitantes y la explotación global de los recursos del planeta.

Dejenos su Comentario