El Codex Gigas un libro oscuro, llamado la biblia del diablo

377
En el siglo XIII, los escribas se parecían a este, imagen que podría reflejarse al monje que escribió El Codex Gigas

El Codex Gigas es considerado el mayor manuscrito medieval existente en el mundo. Fue creado a principios del siglo XIII, presumiblemente en el monasterio benedictino de Podlažice en Bohemia -actual República Checa-, y ahora está preservado en la Biblioteca Nacional de Suecia, en Estocolmo. Es también conocido como la Biblia del Diablo, debido a una gran figura del diablo en su interior y de la leyenda en torno a su creación.

El códice tiene capas de madera, revestidas de cuero y ornamentadas con motivos metálicos. Con 92 cm de altura, 50 cm de ancho y 22 cm de espesor, es el mayor manuscrito medieval de mayor tamaño conocido. Actualmente está constituido por 310 hojas de velino (una especie de pergamino), pero hay indicios de algunas páginas que han sido retiradas de la versión original. No se sabe quién lo hizo, ni se conocen las razones de que las páginas hayan sido removidas, aunque se piensa que algunas de ellas pudieran contener las reglas monásticas de los benedictinos. El códice pesa alrededor de 75 kg, y el velino utilizado para escribirlo, fue elaborado a partir de piel de ternera, según algunas fuentes, usando un total de 160 animales.

Una historia poco clara envuelve la historia de este libro

Una nota en la primera página indica a los monjes del monasterio benedictino de Podlažice, situado cerca de Chrudim y destruido durante el siglo XV, como los primeros propietarios del códice. La reducida dimensión de este monasterio y la aparente escasez de recursos humanos y materiales, plantea dudas sobre su capacidad de producir una obra de esta naturaleza.

Los registros en ella contenidos terminan en el año 1229. La ausencia de cualquier referencia a la muerte del rey de Bohemia, Ottokar I, ocurrida en diciembre del año siguiente, sugiere que la fecha más probable para su conclusión es el final del año 1229 o el comienzo de 1230.

Debido a las dificultades financieras del monasterio de Podlažice, el Codex Gigas seria embargado por los Cistercienses del monasterio de Sedlec. Esa misma nota en la primera página, también establece que en 1295 el códice volvió a la posesión de los benedictinos, después de haber sido comprado por el monasterio de Břevnov. De 1477 a 1593, fue conservado en la biblioteca de un monasterio en Broumov hasta que fue llevado a Praga en 1594 para formar parte de la colección de Rodolfo II.

Al final de la guerra de los treinta años, en 1648, la colección completa fue saqueada por el ejército sueco y, de 1649 a 2007, el manuscrito fue mantenido en la Biblioteca Nacional de Suecia. El 24 de septiembre de 2007, después de 359 años, el Codex Gigas volvió a Praga en préstamo y estuvo expuesto en la Biblioteca Nacional Checa hasta enero de 2008.

El contenido de el Codex Gigas siempre a creado cierta suspicacia

El Codex Gigas incluye toda la versión Vulgata Latina de la Biblia, excepto para los libros de Actos y Apocalipsis, provenientes de una versión pre-Vulgata. También se incluyen la enciclopedia “Etymologíae” de Isidoro de Sevilla, “Antigüedades judías” y “Guerras de los judíos” de Flávio Josefo, “Chronica Boemorum” -Crónica de los Bohemios- de Cosmas de Praga y varios tratados sobre medicina.

Pequeños textos completan el manuscrito: alfabetos, oraciones, exorcismos, un calendario con las fechas de celebración de santos locales y registro de acontecimientos relevantes, y una lista de nombres, posiblemente de benefactores y de monjes del monasterio de Podlažice.

Todo el documento está escrito en latín. El manuscrito contiene figuras decoradas -resaltadas- en rojo, azul, amarillo, verde y dorado. Las letras mayúsculas que inician los capítulos están decoradas con motivos que a menudo ocupan gran parte de la página. El Codex Gigas tiene un aspecto uniforme pues la naturaleza de la escritura no se altera en toda su extensión, sin evidenciar signos de envejecimiento, enfermedad o estado de ánimo, así como tampoco el cambio del escriba.

Esto llevo a considerar que todo el texto fue escrito en un período de tiempo muy corto. Sin embargo, teniendo en cuenta el tiempo necesario para el marcado de las guías de delimitación de las líneas y de las columnas, la escritura del texto, y el dibujo y pintado de las ilustraciones, los expertos creen que el libro habrá tardado más de 20 años en completarse.

En la página 290, su contenido es de una figura única de un diablo, de unos 50 cm de altura, algunas páginas antes de ésta, están escritas sobre un velino oscurecido y los caracteres son más atenuados que en el resto del manuscrito. La razón para la diferencia en los colores es que el velino, por ser hecho a partir de pieles animales, se oscurece cuando es expuesto a la luz. A lo largo de los siglos, las páginas más expuestas acabaron por tener un aspecto más oscuro.

Alrededor de este libro se ciernen varias leyendas y mitos

Hay que saber que, según la leyenda, el escriba de el codex gigas fue un monje que rompió los votos monásticos y fue condenado a ser emparedado vivo, para evitar esta severa sanción, prometió crear, en una sola noche, un libro, que glorificaría el monasterio para siempre y que incluiría todo el conocimiento humano.

Cerca de la medianoche, él tenía la certeza de que no conseguía completar esta tarea solo y, por eso, hizo una oración especial, la que no fue dirigida a Dios, sino al arcángel prohibido, Lucifer, el mismo Satanás, pidiéndole que le ayudara a terminar el libro a cambio de su alma. El monje vendió así su alma al diablo.

 

Así logro el monje concluir el manuscrito, añadiéndole una imagen del diablo como agradecimiento por su ayuda. A pesar de esta leyenda, el codex gigas no fue prohibido por la Inquisición y fue analizado por muchos estudiosos a lo largo de los tiempos.

Se considero por mucho tiempo que esta versión de la condena del emparedamiento del monje, era verdadera, esto, debido a la interpretación precipitada que se hizo de la palabra Inclusus, con el significado de, siendo emparedado. En realidad se ha reconsiderado esta traducción como “recluso”, así, seria un monje que fue condenado, o se condenó el mismo a la reclusión en el monasterio para realizar el trabajo de una vida, se refuerza esa versión por la “dedicatoria” encontrada al final del libro: hermanus inclusus, o “Herman, el recluso” o “Herman, el enclaustrado”.

Dejenos su Comentario